*

X

¿Por qué se dice que Islandia es el país más feminista del mundo?

Por: pijamasurf - 04/15/2015

Muchos críticos piensan que el modelo islandés puede ser excesivamente protector. Lo cierto es que la lucha por la igualdad de derechos civiles y beneficios económicos tiene una larga historia en la isla

 

Imagen: aljazeera.com

Imagen: aljazeera.com

Había una vez un país entre el fuego y el hielo, donde la igualdad de salarios entre hombres y mujeres está garantizada por ley, y donde su primer ministro utilizó su ascenso en la escalera política para impulsar leyes de matrimonio igualitario para casarse con su pareja. Érase una vez Islandia.

¿Algo más que topless?

Una joven islandesa fue trolleada severamente debido a algunos nudes filtrados, por lo que hombres y mujeres utilizaron el hashtag #FreeTheNipple para mostrarle solidaridad. Podría parecer otra protesta NSFW en redes sociales por bagatelas sentimentales del primer mundo, pero en realidad se trata de un arduo camino por la lucha de derechos civiles y económicos igualitarios para hombres y mujeres.

No se trata de la típica protesta estilo Femen, donde la desnudez femenina es utilizada como arma desestabilizadora de la opinión pública a través del supuesto "escándalo": se trata de una sociedad que no sexualiza ni asume que todo desnudo (especialmente el femenino) es "espectacular".

La igualdad en cuanto a derechos y obligaciones para todos los ciudadanos no es algo que se alcance fácilmente. En 2014, y por sexto año consecutivo, Islandia fue evaluada como el país con la menor brecha de género en el índice anual en la materia, publicado por el Foro Económico Mundial. El ranking toma en cuenta diferentes parámetros, incluyendo empoderamiento político, educación e igualdad entre trabajadores profesionales y técnicos, además de seguridad y sobrevivencia. (Los críticos dicen, sin embargo, que el mencionado índice mide brechas, pero que tales brechas son considerables, especialmente en cuanto al salario).

Para el observador externo pareciera que la igualdad no es un programa de gobierno, sino una cultura nacional. De hecho, llevan 150 años dando la batalla. Aquí algunos datos al respecto:

  • Islandia fue el primer país en garantizar derechos igualitarios sobre la herencia y propiedad en 1850.
  • El voto femenino islandés cumplió un siglo. La ley data de 1915, 5 años antes que en Estados Unidos.
  • Por cada hombre en la universidad, hay 1.7 mujeres.
  • Hay ligeramente más mujeres que hombres en las escuelas primarias y secundarias.
  • Hay en promedio dos mujeres por cada tres hombres en el Parlamento.
  • En una famosa protesta de 1975, se estima que más de 10% de la población del país salió a marchar por la igualdad económica. 90% de los asistentes eran mujeres. 1 año después, el Parlamento aprobó una ley para garantizar el pago equitativo.

Representación política

La diferencia parece radicar en la representación política de la agenda igualitaria. En 1980 (5 años después de la protesta por la igualdad económica), Vigdís Finnbogadóttir fue elegida como la primera presidenta de Islandia, además de la primera presidenta en Europa. Divorciada, madre soltera y actriz de vanguardia, la popularidad de Finnbogadóttir la reeligió por tres períodos más, hasta su retiro en 1996.

En 2009, Jóhanna Sigurdardóttir fue elegida primer ministro del país, la primera mujer abiertamente gay en ocupar el liderazgo de un Estado. Luego de impulsar leyes pioneras en matrimonio igualitario la primer ministro se casó con su pareja, Jonina Leosdóttir. Sin embargo, las uniones civiles del mismo género son una ley desde 1996.

¿Qué ganan los hombres?

Es curioso que un supuesto argumento en contra del feminismo afirma que solamente las mujeres se benefician de la igualdad civil y económica. En el año 2000, Islandia aprobó una ley que autoriza 3 meses de permiso pagado del trabajo para hombres y mujeres (con 80% de sueldo), con 3 meses adicionales repartidos entre ambos padres. Una reforma de 2012 autoriza 5 meses para cada padre y 2 meses para repartir.

El gobierno, además, paga 95% del cuidado infantil para los niños menores de 5 años, lo que equivale a una tasa de inscripción de 90%, y hace mucho más fácil que ninguno de los padres abandone su trabajo por cuidar a los hijos.

Es necesario tomar en cuenta que la población total de Islandia es de 320 mil habitantes, y Reykiavik, la ciudad capital, es más pequeña que la mayoría de las capitales del mundo. Sin embargo, constituye un experimento social invaluable para el resto del mundo acerca de los beneficios sociales de la equidad entre hombres y mujeres. Existen muchas corrientes feministas, pero la lucha por la igualdad de derechos y responsabilidades beneficia ulteriormente a hombres y mujeres. Se trata de cambiar las leyes, no sólo las definiciones.

¿El ano masculino (y el placer del 'pegging') son el máximo tabú heterosexual?

Por: pijamasurf - 04/15/2015

Es necesario comenzar a preguntarnos si dejaremos que la vergüenza o la pena (o incluso la ignorancia) nos priven de un placer desconocido

pegging

Gracias a la masificación del sexo anal y la curiosidad de nuestra época por las prácticas sexuales no tradicionales (hola, porno), cada vez más hombres heterosexuales se preguntan acerca de la estimulación anal. Existen foros con discusiones interminables acerca de si un hombre hetero que disfruta la estimulación prostática es gay, o si la preferencia sexual y el placer corren por caminos paralelos que sin embargo no son mutuamente excluyentes.

La manipulación manual u oral del ano masculino es fuente de gran placer, y se trata de una cuestión anatómica: más o menos a un dedo de profundidad a partir de la abertura anal se encuentra la próstata, descrita como "el punto P", un sitio de placer masculino semejante al famoso punto G.

El juego anal puede abordarse de varias formas. Hay quien dice que la masturbación es lo mejor para acostumbrarse a la incomodidad del principio, pero otros argumentan que el apoyo de la pareja puede ser fundamental para hacerlo una experiencia realmente placentera. 

[caption id="attachment_94128" align="aligncenter" width="600"]Imagen: blog.sheboptheshop.com Imagen: blog.sheboptheshop.com[/caption]

El "beso negro" o rimjob (también llamado anilingus) es la estimulación oral del ano. Dada la abundancia de terminaciones nerviosas presentes en la zona, esta estimulación puede ser placentera en sí misma. Para los más avezados y de mente más abierta puede seguir una sesión de pegging, que consiste en ser penetrado por tu chica mientras utiliza un strap-on.

Parte de la excitación de esta práctica (que gana popularidad como si se tratara de una moda, al menos a juzgar por los resultados de búsqueda en motores) parece radicar justamente en la subversión que implica ceder el rol tradicional de género en la pareja heterosexual. En vez de "dar", el hombre se permite recibir; en vez de recibir, la mujer experimenta el voluptuoso placer de administrar placer y algo de dolor.

En las sociedades grecolatinas y en muchos ritos de iniciación en todo el mundo la penetración anal del hombre ha sido vista como una forma de sumisión, una práctica de poder, un requisito de un proceso pedagógico, aunque la sodomía ha estado asociada a desviaciones sexuales y morales desde los tiempos del Antiguo Testamento.

Sin embargo, es necesario comenzar a preguntarnos si dejaremos que la vergüenza o la pena (o incluso la ignorancia) nos priven de un placer desconocido. Tal vez una sociedad igualitaria en términos sexuales sería aquella que no pusiera ningún tipo de prejuicio social en la búsqueda del placer por cualquier vía posible. Literalmente, cualquiera.