*

X

¿Por qué se dice que Islandia es el país más feminista del mundo?

Por: pijamasurf - 04/15/2015

Muchos críticos piensan que el modelo islandés puede ser excesivamente protector. Lo cierto es que la lucha por la igualdad de derechos civiles y beneficios económicos tiene una larga historia en la isla

 

Imagen: aljazeera.com

Imagen: aljazeera.com

Había una vez un país entre el fuego y el hielo, donde la igualdad de salarios entre hombres y mujeres está garantizada por ley, y donde su primer ministro utilizó su ascenso en la escalera política para impulsar leyes de matrimonio igualitario para casarse con su pareja. Érase una vez Islandia.

¿Algo más que topless?

Una joven islandesa fue trolleada severamente debido a algunos nudes filtrados, por lo que hombres y mujeres utilizaron el hashtag #FreeTheNipple para mostrarle solidaridad. Podría parecer otra protesta NSFW en redes sociales por bagatelas sentimentales del primer mundo, pero en realidad se trata de un arduo camino por la lucha de derechos civiles y económicos igualitarios para hombres y mujeres.

No se trata de la típica protesta estilo Femen, donde la desnudez femenina es utilizada como arma desestabilizadora de la opinión pública a través del supuesto "escándalo": se trata de una sociedad que no sexualiza ni asume que todo desnudo (especialmente el femenino) es "espectacular".

La igualdad en cuanto a derechos y obligaciones para todos los ciudadanos no es algo que se alcance fácilmente. En 2014, y por sexto año consecutivo, Islandia fue evaluada como el país con la menor brecha de género en el índice anual en la materia, publicado por el Foro Económico Mundial. El ranking toma en cuenta diferentes parámetros, incluyendo empoderamiento político, educación e igualdad entre trabajadores profesionales y técnicos, además de seguridad y sobrevivencia. (Los críticos dicen, sin embargo, que el mencionado índice mide brechas, pero que tales brechas son considerables, especialmente en cuanto al salario).

Para el observador externo pareciera que la igualdad no es un programa de gobierno, sino una cultura nacional. De hecho, llevan 150 años dando la batalla. Aquí algunos datos al respecto:

  • Islandia fue el primer país en garantizar derechos igualitarios sobre la herencia y propiedad en 1850.
  • El voto femenino islandés cumplió un siglo. La ley data de 1915, 5 años antes que en Estados Unidos.
  • Por cada hombre en la universidad, hay 1.7 mujeres.
  • Hay ligeramente más mujeres que hombres en las escuelas primarias y secundarias.
  • Hay en promedio dos mujeres por cada tres hombres en el Parlamento.
  • En una famosa protesta de 1975, se estima que más de 10% de la población del país salió a marchar por la igualdad económica. 90% de los asistentes eran mujeres. 1 año después, el Parlamento aprobó una ley para garantizar el pago equitativo.

Representación política

La diferencia parece radicar en la representación política de la agenda igualitaria. En 1980 (5 años después de la protesta por la igualdad económica), Vigdís Finnbogadóttir fue elegida como la primera presidenta de Islandia, además de la primera presidenta en Europa. Divorciada, madre soltera y actriz de vanguardia, la popularidad de Finnbogadóttir la reeligió por tres períodos más, hasta su retiro en 1996.

En 2009, Jóhanna Sigurdardóttir fue elegida primer ministro del país, la primera mujer abiertamente gay en ocupar el liderazgo de un Estado. Luego de impulsar leyes pioneras en matrimonio igualitario la primer ministro se casó con su pareja, Jonina Leosdóttir. Sin embargo, las uniones civiles del mismo género son una ley desde 1996.

¿Qué ganan los hombres?

Es curioso que un supuesto argumento en contra del feminismo afirma que solamente las mujeres se benefician de la igualdad civil y económica. En el año 2000, Islandia aprobó una ley que autoriza 3 meses de permiso pagado del trabajo para hombres y mujeres (con 80% de sueldo), con 3 meses adicionales repartidos entre ambos padres. Una reforma de 2012 autoriza 5 meses para cada padre y 2 meses para repartir.

El gobierno, además, paga 95% del cuidado infantil para los niños menores de 5 años, lo que equivale a una tasa de inscripción de 90%, y hace mucho más fácil que ninguno de los padres abandone su trabajo por cuidar a los hijos.

Es necesario tomar en cuenta que la población total de Islandia es de 320 mil habitantes, y Reykiavik, la ciudad capital, es más pequeña que la mayoría de las capitales del mundo. Sin embargo, constituye un experimento social invaluable para el resto del mundo acerca de los beneficios sociales de la equidad entre hombres y mujeres. Existen muchas corrientes feministas, pero la lucha por la igualdad de derechos y responsabilidades beneficia ulteriormente a hombres y mujeres. Se trata de cambiar las leyes, no sólo las definiciones.

Te podría interesar:

Günter Grass sobre Facebook: "Alguien que tiene 500 amigos en realidad no tiene amigos"

Por: pijamasurf - 04/15/2015

La palabra "amigo" podría no volver a ser lo mismo después de que Facebook la incorporara a su slang

0530 stl facebook.jpg

A poco más de una década de que Facebook comenzó a operar, la cantidad y profundidad de las implicaciones culturales que esta red social ha tenido es más que sorprendente. Lo que inició como una divertida herramienta para retomar contacto con personas que la vida había distanciado, para apoyar causas en común o para "conocer mejor" los gustos de otros relativamente cercanos a nosotros, terminó convirtiéndose en una fábrica de hábitos culturales cuyos efectos, ya visto en retrospectiva, generan bastantes dudas. 

Dejando a un lado la nula ética que se ha cansado de demostrar esta compañía y otros aspectos un tanto nefastos que acompañan su uso periódico, en esta ocasión hablaremos de un fenómeno puntual alrededor de Facebook, los "amigos". Esta etiqueta, cuyo valor a lo largo de la historia humana ha sido incuestionable, se vio un tanto desvirtuada desde que Zuckerberg decidió utilizarla para definir las relaciones que se entablarían dentro de su comunidad virtual.

De pronto las personas comenzamos a tener 100, mil o 3 mil amigos, cuando hasta hace unos años era absurdo siquiera pensar en una veintena de amistades. Evidentemente no se trataba de una súbita explosión de amor entre los hombres o que de pronto reimaginamos al prójimo como genuino amigo. Lo que ocurre es que el fenómeno Facebook comprobó tener tal injerencia cultural que incluso afectó semánticamente nuestra vida. Tal vez términos como "me gusta", "amigo" o "compartir" no serán ya nunca los mismos, pero en caso de que esto se cumpla, entonces tal vez tengamos que replantear el significado de los mismos.

A propósito de lo anterior el recientemente fallecido Nobel de literatura, Günter Grass, cuando fue cuestionado sobre Facebook durante una entrevista en 2013, comentó que él simplemente advertía a sus nietos: "Alguien que tiene 500 amigos en realidad no tiene amigos". Grass, además de esta burla contra "el mundo según Facebook", se caracterizó por ser un férreo crítico de las relaciones en línea y de la perpetua disponibilidad de las personas vía dispositivos móviles. 

El problema --que mucho indica que sí lo hay-- es que demos a nuestra vida digital un valor sobrado. Nos referimos a qué tanto peso emocional o social le das tus "amigos" en Facebook, a las proyecciones que cada usuario vende en las redes sociales sobre sí mismo o sobre su vida (generalmente acompañadas de vistosas fotografías con escenarios alegres) y en general a los valores que promueven los estándares narrativos de estos canales. ¿Te hace más feliz acumular amigos? ¿Te entristece perder seguidores? ¿Tu vida te parece menos grata cuando constatas la virtual felicidad que florece en las fotos vacacionales del otro? ¿Te sientes más gorda luego de ver las despampanantes imágenes que acertadamente publicaron tus "amigas"?

Independientemente de la respuesta a las preguntas anteriores, valdría la pena de vez en cuando recurrir al mantra espontáneo cortesía del Sr. Grass: "Alguien que tiene 500 amigos en realidad no tiene amigos", y esto tal vez te ayude a redimensionar el peso que das a tu vida virtual. 

Y tú, ¿cuántos amigos tienes?