*

X

¿Podrías reunir todos los elementos de la tabla periódica en un mismo lugar?

Por: pijamasurf - 04/14/2015

No hablamos de coleccionar monografías: existe gente que paga por tener pequeñas muestras de todos los elementos de esta colección imposible de completar

 

ElementSales.com

ElementSales.com

Muchos de nosotros no recordamos con particular agrado las clases de química en la preparatoria, pero para algunos entusiastas el reto de tener una muestra de todos los tipos de materia conocidos por el ser humano es un reto interesante. (autor del best seller Los elementos) es uno de los mejores en un extraño hobby, el coleccionismo de elementos de la tabla periódica. 

¿Por dónde empezar? La historia de la tabla misma es interesante: su invención se debe al químico ruso Dmitri Mendeléiev, y está basada en la premisa de que las propiedades de los elementos son funciones de sus pesos atómicos. Todo esto es cosa que se ve en la escuela. Existen kits básicos de mineralogía en algunas tiendas todavía, pero para ser un coleccionista serio, sin embargo, Gray insiste en que es necesario comenzar "estudiando química, de lo contrario podrías hacerte daño".

Y es que aunque es un hobby dominado por vendedores en eBay y un par de páginas especializadas, la naturaleza de la colección pone algunos obstáculos extras. Por ejemplo, existen elementos que no es legal poseer, que son radiactivos o incluso inestables. El hassio (Hs) es un elemento sintético que tiene una vida de 9.7 segundos, y por el momento se cree que no existe sobre la Tierra. No se pueden coleccionar elementos químicos como si fueran especias, sólo porque son bonitos, sin conocer los riesgos potenciales.

¿Por qué alguien querría hacer algo así? Bueno, precisamente porque es una colección interesante y difícil. Kurt Steinberg, dueño de la tienda en línea Gallium Source, cree que se trata "de hacer el pasatiempo divertido para todos. Le vendemos a científicos de la NASA y el MIT y le vendemos a niños de 12 años". Puedes comprar un kit de principiante con 76 elementos.

Naturalmente no todos los elementos son tan interesantes, ni por las mismas razones. "Si observas el bismuto, en realidad es muy aburrido. Pero luego lo ves en su forma cristalina y es fascinante. Tiene todos estos colores de arcoíris", afirma.

Desde un punto de vista menos superficial, la colección de elementos químicos es interesante porque es imposible. A decir de Gray, "si eres un coleccionista de estampillas, nunca tendrás todas las estampilllas. No puedes tener todo, pero puedes acercarte muchísimo. La tabla periódica es un objeto satisfactorio, es todo. Es completa. Existe una casilla para cualquier cosa que haya existido o que existirá. No existen agujeros ni ambigüedad, sin polémica sobre si está terminada o no. Es una tabla de anotaciones".

Te podría interesar:

Günter Grass sobre Facebook: "Alguien que tiene 500 amigos en realidad no tiene amigos"

Por: pijamasurf - 04/14/2015

La palabra "amigo" podría no volver a ser lo mismo después de que Facebook la incorporara a su slang

0530 stl facebook.jpg

A poco más de una década de que Facebook comenzó a operar, la cantidad y profundidad de las implicaciones culturales que esta red social ha tenido es más que sorprendente. Lo que inició como una divertida herramienta para retomar contacto con personas que la vida había distanciado, para apoyar causas en común o para "conocer mejor" los gustos de otros relativamente cercanos a nosotros, terminó convirtiéndose en una fábrica de hábitos culturales cuyos efectos, ya visto en retrospectiva, generan bastantes dudas. 

Dejando a un lado la nula ética que se ha cansado de demostrar esta compañía y otros aspectos un tanto nefastos que acompañan su uso periódico, en esta ocasión hablaremos de un fenómeno puntual alrededor de Facebook, los "amigos". Esta etiqueta, cuyo valor a lo largo de la historia humana ha sido incuestionable, se vio un tanto desvirtuada desde que Zuckerberg decidió utilizarla para definir las relaciones que se entablarían dentro de su comunidad virtual.

De pronto las personas comenzamos a tener 100, mil o 3 mil amigos, cuando hasta hace unos años era absurdo siquiera pensar en una veintena de amistades. Evidentemente no se trataba de una súbita explosión de amor entre los hombres o que de pronto reimaginamos al prójimo como genuino amigo. Lo que ocurre es que el fenómeno Facebook comprobó tener tal injerencia cultural que incluso afectó semánticamente nuestra vida. Tal vez términos como "me gusta", "amigo" o "compartir" no serán ya nunca los mismos, pero en caso de que esto se cumpla, entonces tal vez tengamos que replantear el significado de los mismos.

A propósito de lo anterior el recientemente fallecido Nobel de literatura, Günter Grass, cuando fue cuestionado sobre Facebook durante una entrevista en 2013, comentó que él simplemente advertía a sus nietos: "Alguien que tiene 500 amigos en realidad no tiene amigos". Grass, además de esta burla contra "el mundo según Facebook", se caracterizó por ser un férreo crítico de las relaciones en línea y de la perpetua disponibilidad de las personas vía dispositivos móviles. 

El problema --que mucho indica que sí lo hay-- es que demos a nuestra vida digital un valor sobrado. Nos referimos a qué tanto peso emocional o social le das tus "amigos" en Facebook, a las proyecciones que cada usuario vende en las redes sociales sobre sí mismo o sobre su vida (generalmente acompañadas de vistosas fotografías con escenarios alegres) y en general a los valores que promueven los estándares narrativos de estos canales. ¿Te hace más feliz acumular amigos? ¿Te entristece perder seguidores? ¿Tu vida te parece menos grata cuando constatas la virtual felicidad que florece en las fotos vacacionales del otro? ¿Te sientes más gorda luego de ver las despampanantes imágenes que acertadamente publicaron tus "amigas"?

Independientemente de la respuesta a las preguntas anteriores, valdría la pena de vez en cuando recurrir al mantra espontáneo cortesía del Sr. Grass: "Alguien que tiene 500 amigos en realidad no tiene amigos", y esto tal vez te ayude a redimensionar el peso que das a tu vida virtual. 

Y tú, ¿cuántos amigos tienes?