*

X

Fotografías del espeluznante legado de los químicos de Monsanto

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 04/08/2015

De acuerdo con varias investigaciones realizadas, los habitantes de las áreas cercanas a los campos infectados con los herbicidas de Monsanto se han vuelto víctimas de diferentes tipos de enfermedades

El nombre de Monsanto se ha relacionado con una serie de problemas ambientales, enfermedades y mutaciones. Esta empresa estadounidense, actualmente especialista en biotecnología agrícola, se ha encargado de realizar desde 1901 productos químicos y alimentos genéticamente modificados, los cuales han alertado a la sociedad por su impacto ambiental, humano y animal. 

Desde la década de los 40, Monsanto se dio a conocer como el mayor productor de plástico con base en fibras sintéticas y poliuretano --actualmente se sabe que estos materiales son factores desencadenantes de enfermedades como el cáncer, así como del herbicida Orange Agent, el cual destruyó gran parte de la selva durante la guerra de Vietnam. Eventualmente, en la década de los 80, la empresa encontró un potencial en la unión de las plantaciones y el uso de químicos agrícolas, creando así productos fitosanitarios y organismos genéticamente modificados. 

A pesar de los esfuerzos de varias organizaciones no gubernamentales para detener estas consecuencias devastadoras, Monsanto ha continuado realizando sus productos: Dioxin, Glifosato, PCB, entre los más conocidos. De acuerdo con varias investigaciones realizadas, los habitantes de las áreas cercanas a los campos infectados con los herbicidas de Monsanto se han vuelto víctimas de diferentes tipos de cáncer, desórdenes cutáneos, supresión inmune, anemia, diabetes y problemas del hígado, entre una larga lista de enfermedades. 

Inclusive, la empresa se ha dedicado a negar la toxicidad de sus productos, a pesar de que uno de los principales gerentes rechazó beber agua de los ríos infectados de sus químicos porque "no estaba loco". Les compartimos un video del momento: 

 

En los últimos 5 años, el fotógrafo Mathieu Asselin se dedicó a documentar la historia controversial de Monsanto: fotografías de paisajes destrozados por la toxicidad de esta empresa. En Monsanto: A Photographic Investigation, el autor expone lugares como Anniston (Alabama, Estados Unidos), Sauget (Illinois, EE.UU.) y Argentina, así como anuncios antiguos, memorias y recortes de periódicos denunciando sus venenos. 

A lo largo de su investigación Asselin descubrió el verdadero riesgo de la avaricia de Monsanto, donde el terror reside en la negligencia hacia la salud de la gente: 

La parte más escalofriante es que, aún en la actualidad, no tenemos todavía una idea clara acerca de cómo los problemas de salud de la población van a evolucionar, y mucho menos se conocen los efectos que tendrán en las generaciones del futuro. Y este es un patrón que en las etapas tempranas se han repetido con los OGM. Es simplemente que no sabemos cuáles serán las consecuencias de la manipulación genética a largo plazo o a mediano plazo. […] Pero Monsanto va un paso antes al modificar genéticamente las semillas como el maíz, el algodón, la caña, alfalfa, soya, para que sean resistentes al Roundup (cultivos tolerantes al glifosato) llamado Roundup Ready Seeds. Las consecuencias en humanos se han mostrado en lugares como Argentina, donde gran parte de la población que vive cerca de estos cultivos rociados con estos herbicidas han desarrollado diferentes tipos de problemas de salud, entre ellos malformaciones de los recién nacidos similares a los niños en Vietnam contaminados con Dioxin (el químico más poderoso que ha sido creado por el hombre, y el componente principal del Agent Orange). […] Como pueden ver, muchos de los productos de Monsanto se construyeron en lo que llamé una cascada de fracasos exitosos. La comercialización de estas fallas ha tenido una estrategia exitosa de trabajo para esta empresa estadounidense. 

Las fotografías que Asselin documentó están rodeadas de sensaciones asociadas a la indignación y la búsqueda de justicia, a la necesidad del equilibrio que permita alcanzar el bienestar tanto ambiental como personal. 

 

 

Científicos descubren hábitat extremo en las Cataratas de Sangre de la Antártida

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 04/08/2015

Los torrentes salinos subterráneos que nutren las Cataratas de Sangre de la Antártida conectan un inesperado ecosistema que sobrevive en las condiciones más adversas

bf

En la Antártida existe un lugar que hace honor a la fama legendaria del continente: las llamadas Cataratas de Sangre. Se trata de una caída de agua en donde la salinidad del líquido se combina con un nivel elevado de hierro del terreno y, finalmente, con el oxígeno del aire, lo cual resulta en un torrente rojizo que a la distancia semeja una herida sangrante.

Recientemente el sitio fue objeto de una investigación realizada por científicos de la Universidad de Tennessee, quienes analizaron los flujos subterráneos de agua salada que nutren las cataratas y notaron que existe una conexión entre estas y lagos cercanos que desde la superficie parecen separados entre sí. Según estas observaciones, realizadas con un helicóptero equipado con un sensor especial, hay afluentes que van desde la costa hasta 12km de profundidad y, en el caso del agua que fluye bajo el glaciar Taylor, hasta con 5km de profundidad.

Esto, sin embargo, no es sólo una curiosidad hidrológica. Los investigadores descubrieron que dichos flujos subterráneos son también la conexión de un ecosistema que sobrevive en condiciones que podrían creerse adversas, en especial la elevada salinidad del agua y una temperatura de -15°C, lo cual no obsta para que en pequeñas oquedades existan colonias de microbios que tienen ahí su hábitat.

La investigación es útil no sólo para entender la evolución de la vida en la Tierra sino incluso en otros planetas, pues las condiciones mencionadas podrían equipararse a las de la superficie de Marte o las lunas de Júpiter, en donde alguna vez hubo agua.