*

X

El verdadero origen del Día de la Bicicleta: celebrando el primer viaje de LSD del Dr. Albert Hofmann

Arte

Por: Alejandro Martinez Gallardo - 04/18/2015

El 19 de abril se celebra el Día de la Bicicleta en honor al primer viaje intencional de LSD, la sustancia descubierta por el doctor Albert Hofmann. El origen psicodélico de esta celebración debería tenerse en mente hoy cuando las personas celebran el Día Mundial de la Bicicleta sin tener conciencia de lo que hay detrás de esta fecha

 hofmann_bike_preview1

Pocas personas tienen presente que el Día de la Bicicleta, una celebración de civilidad y marketing ecopolítico que apela al uso de un transporte alternativo y a la alegría del "ride", tiene un origen relativamente esotérico y contracultural. Aunque este año en algunas partes se ha querido diferenciar el festejo, celebrándolo el 18 de abril, la fecha original es el 19 de abril, día central en el folclor psicodélico. El 19 de abril de 1943, el doctor Albert Hofmann ingirió el primer viaje intencional de LSD en la historia; al salir de los laboratorios de Sandoz para dirigirse a su casa Hofmann tomó una bicicleta y fue ahí donde tuvo la primera epifanía de la naturaleza del LSD. En Pijama Surf celebramos todos los años esta fecha, con la intención de provocar viajes de bicicleta (con y sin LSD) en los que uno pueda apreciar la belleza intrínseca de la naturaleza, ver el Sol en el pasto, los colores vibrantes de las flores, respirar el aire fresco y conectarse con la red enjoyada del planeta. Este es el espíritu original que Hofmann halló ese día en Suiza.

El Día de la Bicicleta se originó en DeKalb, Illinois, en 1985, cuando el profesor de la Universidad del Norte de Illinois, Thomas B. Roberts, acuñó el término para celebrar con su comunidad el primer viaje lisérgico de la historia. En este artículo Roberts explica el trasfondo de esta celebración, su correspondencia con Hofmann y la (casi) sincronía con otro histórico "ride", que dio pie a otra "revolución". En Estados Unidos, los niños solían aprender este poema:

It was the eighteenth of April in ‘75 

And hardly a man I now alive

Who remembers that famous day and year  

And the midnight ride of Paul Revere.

Compartimos aquí una breve historia de este evento que ha hecho eco en el tiempo. El verdadero Día de la Bicicleta, que como ocurre con muchas festividades populares ha sido transformado, despojado de su significado esotérico, religioso o simbólico, para ser incrustado en una dinámica política-comercial.

El 19 de abril de 1943 el doctor Albert Hofmann decidió probar una nueva droga que había desarrollado en sus laboratorios en Suiza años antes trabajando con el ergot, un hongo que se genera en el pan de centeno (y que se dice habría sido usado en los misterios griegos de Eleusis) en busca de encontrar un estimulante circulatorio. Los accidentes son la materia prima de la creación y el 16 de abril de 1943 Hofmann ingirió accidentalmente un poco de LSD –"todo hombre derrama la sustancia que ama”, decía Robert Anton Wilson parafraseando a Oscar Wilde. Esta pequeña dosis fue suficiente para desatar a su imaginación y preparar el histórico primer viaje de dietilamida de ácido lisérgico.

El día que ahora felizmente conocemos como Día de la Bicicleta, Hofmann decidió tomar 250 microgramos de LSD-25 (el umbral de la dosis son 20 microgramos). Después de ingerir la ominosa sustancia, el doctor Hofmann fue presa de un momento inicial de pánico –lo que se explica por la gran cantidad de ácido que consumió sin tener referencias, coqueteando con un malviaje que por suerte no dominó la experiencia, abriendo de esta forma brecha en beneficio de la psicodelia: después de una examinación médica superficial Hofmann comprobó que estaba bien y decidió explorar la sustancia. Como todo verdadero psiconauta primero tuvo que atravesar el inframundo para transformar su conciencia. Le pidió a su asistente que lo llevara a casa, en bicicleta, porque no se podía usar vehículos motorizados por la guerra. En el viaje en bici, al entrar en contacto con la luz del Sol y la naturaleza, despertó el primer momento de conciencia psicodélica sunshine acid:

Poco a poco empecé a disfrutar una serie sin precedente de colores y formas jugando persistentemente detrás de mis ojos cerrados. Imágenes fantásticas surgían, alternándose, variando, abriendo y cerrándose en círculos, explotando en fuentes, reacomodándose e hibridizándose en un flujo constante.

El nacimiento del flujo de fractales característico del LSD en la pantalla de la mente. El primer hito en la conformación de un campo morfogenético psicodélico que influiría en la conciencia colectiva del planeta.

Tuve la sensación de que veía la tierra y la belleza de la naturaleza como era cuando fue creada. Fue una experiencia maravillosa. Un renacimiento, ver la naturaleza bajo una luz nueva…

Esta mítica imagen del viaje en bici del buen doctor ha sido inmortalizada en innumerables planillas de LSD que millones de personas en el mundo han consumido, incorporando a su imaginaria los colores esencialmente psicodélicos, el magenta y el verde, el Sol y el pasto resplandeciente y esa insinuación de la bici que empieza a levitar y a acariciar las nubes.

Hoffman1943

Rápidamente después de descubrir la sustancia, Hofmann se dio cuenta de que podía ser usada para fines terapéuticos. Algo que fue probado con éxito por personajes como el actor inglés Cary Grant y en un inicio embanderado por Aldous Huxley (quien se hizo amigo de Hofmann y tomó LSD al momento de su muerte). Más tarde llegaría Tim Leary y detonaría la fiebre de LSD, caso tornándose mainstream --ejecutivos de la farmacéutica Sandoz soñaban con embotellarlo y hacer una nueva Coca-Cola; se prohibiría y hasta sería usado por la CIA en programas de control mental como el MK-ULTRA. Pese a este destino, el LSD, que fuera el gran catalizador del movimiento hippie, cambió paradigmáticamente la conciencia del mundo –con paraísos e infiernos en una misma gota, pero haciéndonos ver que es la mente la que los hace así. “La mente es su propio lugar y en sí misma puede hacer un cielo del infierno y un infierno del cielo”, escribió Milton en su Paraíso Perdido.

Twitter del autor: @alepholo

Te podría interesar:

Hans-Ulrich Obrist, un palacio sin caminos trazados como la trascendencia de la psique

Arte

Por: María José CA - 04/18/2015

Para él, las fronteras físicas no representan limitantes para la expresión febril del arte

HANS-ULRICH-OBRIST

Busqué a mi alma y no la encontré. 

Busqué a mi Dios y me eludió. 

Busqué a mi hermano y encontré a mi Dios y a mi alma.

Elisabeth Kübbler-Ross

 

El arte supone ser, quizá, la vía más directa a la trascendencia de la psique. Su estructuración, basada en la constancia, la disciplina y quizá un poco de ingenio de la locura, se convierte en la forma más inteligente tanto del cogito como de la perspicacia humana, mientras que su función incluye una réplica aguda de la comunicación entre ese ser superior y el humano mismo. 

Se trata realmente de un melodrama frecuente con entradas abruptas y disonancias cognitivas, con ironías y disociaciones, las cuales se encargan de crear una elocuencia reactiva en contra de la suavidad de lo convencional.  

Sin embargo, para que este mensaje sea transmitido exitosamente hacia el inconsciente colectivo, se requiere de un interpretador entre artista y espectador. Es este individuo quien, con suficiente lucidez y perspicacia, tiene el poder de recibir, decodificar, traducir y recodificar el lenguaje nato y puro de la psique expresado a través del arte. 

Hans-Ulrich Obrist, famoso por su primer proyecto de curaduría, considera al arte como una vía de comunicación con un Autrui (ese Otro), en donde las propuestas provocativas alteran las fronteras del formato de una exhibición y, en consecuencia, de la manera de percibir al arte mismo. Para él: “si uno habla acerca de la interdisciplinariedad y los procesos dinámicos complejos, creo que es sólo el principio. En vez de los caminos narrativos en un sentido tradicional, son los espectadores quienes trazan la exhibición. De lo contrario, sólo llegaríamos a un estilo de Starbucks”.

Sin título

Para él, las fronteras físicas no representan limitantes para la expresión febril del arte. Para él, la estructuración del arte no debería ser más que un antídoto para la claustrofobia de los museos y castillos de la sociedad. Para él, debe existir un método para liberar a la mente de la autocensura y crear así un paradigma que reúna a cada cogito en el camino a la trascendencia. Y sencillamente, él lo llamaría Dangerous Idea: A Palace of Unbuilt Roads:

Mi nombre es Hans-Ulrich Obrist, y estamos en el día 27 del primer mes del quinceavo año de la segunda década del primer siglo del tercer milenio en Londres, y voy a hablarles acerca de la idea de un “palacio de caminos jamás trazados”. […] Mi idea siempre fue construir un palacio de caminos jamás trazados. Hay varias razones por las cuales los proyectos jamás se realizan, y más si se tratan de proyectos excitantes que cumplen con este potencial transformador para cambiar a la sociedad.

Un proyecto puede no realizarse dado que era demasiado grande para realizarse, o demasiado pequeño para hacerse, o simplemente se olvidan, o simplemente son demasiado peligrosos. También pudieron ser censurados --si sólo se pudiera pensar en todos los proyectos del mundo que cada día han censurado. […] No deberíamos jamás olvidar a los proyectos jamás realizados por su peligrosidad. Los proyectos que realmente no se han atrevido a ser, son proyectos que nosotros mismos autocensuramos. 

Entonces mi idea --y  pienso que podría ser una contribución para un archivo continuamente creciente de ideas peligrosas-- es comisionar a un arquitecto que realmente construya un edificio en el cual dé hogar a todos los proyectos no realizados de artistas, arquitectos, científicos, poetas, etc., de todo el mundo. Creo en que algo increíble puede suceder si los juntas en un solo espacio y los tienes, de algún modo, reunidos. 

De algún modo, este reencuadre en el arte es lo que permitirá descubrir el secreto de una realidad más allá de la subjetividad. Y parece ser que la mejor manera de cambiar la percepción de un cogito (y por tanto, de una civilización) es a través de la alteración de la lucidez, la perspicacia, de la creatividad en las ideas. Podríamos inclusive decir que el secreto del cambio a la libertad se genera a través de estos metamensajes que no tienen palabras, sólo sensaciones...

 

Twitter de la autora: @deixismj