*

X

El documental de HBO que la Iglesia de la Cienciología no quiere que veas

Por: pijamasurf - 04/07/2015

La Cienciología promulga una religión del dinero donde los grados se adquieren mediante contribuciones. Recuerda al Vaticano durante la Edad Media pero, ¿la Cienciología vivirá tanto como para ser una religión seria, o este documental de HBO es el último clavo de su ataúd?

p02mf1lx

Un documental sobre la Cienciología producido por HBO se ha convertido en el documental más visto a poco de su estreno, sumando 1,7 millones de espectadores.  

La Iglesia de la Cienciología es un viejo favorito del internet. Mezcla extraña entre fanáticos religiosos y otakus de la ciencia ficción, sus adeptos no se caracterizan por ser autocríticos, pero sus campañas de desprestigio contra aquellos que atenten contra su doctrina son legendarias. Como respuesta a uno de estos ataques surgió el grupo de ciberhacktivistas Anonymous, y "la Iglesia" fue uno de sus primeros objetivos estratégicos.

Titulado Going Clear: Scientology and the Prison of Belief, el filme toma sus bases de un libro homónimo ganador del Pulitzer, escrito por Lawrence Wright, y una serie de testimonios de antiguos miembros de la Iglesia, así como footage comprometedor de algunas celebridades de Hollywood como Tom Cruise y John Travolta (la imagen de Travolta predicando sobre paz y comprensión enfundado en un traje de soldado es notable en sí misma).

Más que una crítica teológica, el documental centra sus ataques en el aspecto financiero y el carácter franquiciatario de la Iglesia: sobre las gestiones de David Miscavige, actual líder de la Cienciología, para chantajear a diversos miembros del IRS (Servicio de Recaudación Fiscal) para que su empresa tuviera estatus de Iglesia, una brecha legal que también ha explotado la Iglesia de Satán.

GoingClearCover

A pesar de que a muchos les parece un mal chiste de aficionados de Buck Rogers, la Cienciología es cosa seria, y los abogados que pueden comprar la fe son un auténtico milagro de Hubbard. Rápidamente emprendieron una campaña de desautorización del documental, argumentando que "se realizó sin pedir la versión de la Iglesia". Pese a ello, y con una vocación envidiable, afirman su compromiso "con la libertad de expresión", puntualizando que esta "no da carta blanca para emitir o publicar información falsa".

Se trata de un enfoque contextual sólo comparable con la genial ocurrencia duchampiana de sacar un objeto de un contexto (un baño de hombres) para colocarlo en otro (un museo): la Cienciología no se mete en debates teológicos que no pueda ganar, simplemente porque el discurso de ventas carece de pensamiento y funciona con la misma ciega eficacia que las fábricas de automóviles o las oficinas de telemarketing.

Con su buen gusto habitual, los cientólogos han comenzado una campaña de desprestigio para todos los que aparecen en Going Clear, siguiendo (y confirmando) punto por punto la estrategia de chantajes bajo la que mantienen en cintura a los miembros, algunos de los cuales se sienten encadenados "moralmente" a la Iglesia debido a los secretos que han compartido: todo lo que han dicho podría ser usado en su contra. 

Lo cierto es que HBO dio por sentada una reacción así, por lo que la ejecutiva Sheila Nevins bromeaba hace unos meses diciendo que la cadena tenía "probablemente a 160 abogados analizando el film". Incluso, antes de su estreno, la Iglesia de la Cienciología publicó desplegados en The New York Times Los Angeles Times donde desacreditaba formalmente el contenido del film.

¿Cómo sería un día laboral si todos fueran desnudos a la oficina? Esta revista lo hizo durante 1 mes (NSFW)

Por: pijamasurf - 04/07/2015

Un ensayo fotográfico que retrata algunas de las situaciones que se presentaron en una oficina de San Francisco en donde se implementó una política de trabajar desnudos durante 1 mes

 

Te guste o no, tus compañeros de trabajo son la gente con la que más tiempo pasas a lo largo del día: son los que comparten contigo la artificiosa cotidianidad de la oficina, y codifican junto a ti los rituales del trabajo en el siglo XXI. Pero el espacio de trabajo siempre ha sido un espacio de socialización, asociado también a una etiqueta.

La tendencia del home office ha trasladado la socialización del espacio de la oficina a las redes sociales y su fiesta de notificaciones a todas horas del día y de la noche. Aquí las experiencias se enfrentan: para algunos, trabajar en la comodidad de su casa es un sueño hecho realidad, pero para otros significa una dificultad extra para concentrarse al no poder separar el espacio doméstico del laboral. Unos y otros tienen algo en común: se sienten mejor en pijama o en ropa interior.

Es aquí cuando una valiente revista de San Francisco, Bold Italic, salió con la aparatosa idea de deshacerse de instaurar una política de nudismo casual en las oficinas, siguiendo los "Naked Fridays" de David Taylor, psicólogo organizacional que propuso seriamente la alternativa en 2009. "Al no ver beneficios en arruinar los restantes 4 días de la semana con ropas destroza-ánimos, decidimos tratar de trabajar desnudos durante todo el mes de marzo".

El resultado es un ensayo fotográfico que retrata algunas de las situaciones que se presentaron durante ese tiempo en la oficina. La primera hora al llegar al trabajo fue la más extraña, todos se veían los genitales y tenían regresiones al kinder y las elementales diferencias entre hombres y mujeres. Luego, todo se puso más relajado. Se dice que una mujer incluso tuvo pesadillas acerca de "estar de pie frente a toda la oficina mientras daba una presentación, ¡completamente vestida!".