*

X

El documental de HBO que la Iglesia de la Cienciología no quiere que veas

Por: pijamasurf - 04/07/2015

La Cienciología promulga una religión del dinero donde los grados se adquieren mediante contribuciones. Recuerda al Vaticano durante la Edad Media pero, ¿la Cienciología vivirá tanto como para ser una religión seria, o este documental de HBO es el último clavo de su ataúd?

p02mf1lx

Un documental sobre la Cienciología producido por HBO se ha convertido en el documental más visto a poco de su estreno, sumando 1,7 millones de espectadores.  

La Iglesia de la Cienciología es un viejo favorito del internet. Mezcla extraña entre fanáticos religiosos y otakus de la ciencia ficción, sus adeptos no se caracterizan por ser autocríticos, pero sus campañas de desprestigio contra aquellos que atenten contra su doctrina son legendarias. Como respuesta a uno de estos ataques surgió el grupo de ciberhacktivistas Anonymous, y "la Iglesia" fue uno de sus primeros objetivos estratégicos.

Titulado Going Clear: Scientology and the Prison of Belief, el filme toma sus bases de un libro homónimo ganador del Pulitzer, escrito por Lawrence Wright, y una serie de testimonios de antiguos miembros de la Iglesia, así como footage comprometedor de algunas celebridades de Hollywood como Tom Cruise y John Travolta (la imagen de Travolta predicando sobre paz y comprensión enfundado en un traje de soldado es notable en sí misma).

Más que una crítica teológica, el documental centra sus ataques en el aspecto financiero y el carácter franquiciatario de la Iglesia: sobre las gestiones de David Miscavige, actual líder de la Cienciología, para chantajear a diversos miembros del IRS (Servicio de Recaudación Fiscal) para que su empresa tuviera estatus de Iglesia, una brecha legal que también ha explotado la Iglesia de Satán.

GoingClearCover

A pesar de que a muchos les parece un mal chiste de aficionados de Buck Rogers, la Cienciología es cosa seria, y los abogados que pueden comprar la fe son un auténtico milagro de Hubbard. Rápidamente emprendieron una campaña de desautorización del documental, argumentando que "se realizó sin pedir la versión de la Iglesia". Pese a ello, y con una vocación envidiable, afirman su compromiso "con la libertad de expresión", puntualizando que esta "no da carta blanca para emitir o publicar información falsa".

Se trata de un enfoque contextual sólo comparable con la genial ocurrencia duchampiana de sacar un objeto de un contexto (un baño de hombres) para colocarlo en otro (un museo): la Cienciología no se mete en debates teológicos que no pueda ganar, simplemente porque el discurso de ventas carece de pensamiento y funciona con la misma ciega eficacia que las fábricas de automóviles o las oficinas de telemarketing.

Con su buen gusto habitual, los cientólogos han comenzado una campaña de desprestigio para todos los que aparecen en Going Clear, siguiendo (y confirmando) punto por punto la estrategia de chantajes bajo la que mantienen en cintura a los miembros, algunos de los cuales se sienten encadenados "moralmente" a la Iglesia debido a los secretos que han compartido: todo lo que han dicho podría ser usado en su contra. 

Lo cierto es que HBO dio por sentada una reacción así, por lo que la ejecutiva Sheila Nevins bromeaba hace unos meses diciendo que la cadena tenía "probablemente a 160 abogados analizando el film". Incluso, antes de su estreno, la Iglesia de la Cienciología publicó desplegados en The New York Times Los Angeles Times donde desacreditaba formalmente el contenido del film.

Te podría interesar:

Ventajas y desventajas de ser increíblemente guapo

Por: pijamasurf - 04/07/2015

Una mujer demasiado hermosa provocó la guerra de Troya y, sin importar cuál sea nuestra concepción de la belleza física, las sociedades han establecido códigos al respecto

 

[caption id="attachment_93767" align="aligncenter" width="640"]Imagen: instagram.com/alexiadelyon/ Imagen: instagram.com/alexiadelyon/[/caption]

Cada sociedad decide y negocia qué es lo que considera hermoso en todos los ámbitos estéticos, así como los rasgos y expectativas que socialmente se asocian a los individuos más deseables. Se da por sentado que dichos rasgos y expectativas son deseables en otros, ¿pero serán deseables en uno mismo?

Realizando un estudio comparativo de diferentes investigaciones sobre el impacto social de la belleza a lo largo del tiempo, las psicólogas sociales Lisa Slattery Walker y Tonya Frevert de la Universidad de Carolina del Norte han llegado a la conclusión de que la belleza es un aspecto superficial con profundas implicaciones.

Pros

[caption id="attachment_93766" align="aligncenter" width="480"]Omar Borkan Al Gala Omar Borkan Al Gala[/caption]

Una cara bonita dice más que mil palabras. Y al parecer hay buenas razones: sean cuales sean sus rasgos, las personas físicamente atractivas tienen rasgos asociados a la belleza, como una bondad que se les atribuye inconscientemente. "Es una de las muchas características de estatus que podemos identificar muy tempranamente en nuestras interacciones", según Walker. 

Se llama la teoría de "lo que es bello es bueno", y nos remite al idealismo platónico. En la leyenda, Friné es acusada injustamente de un crimen y el hábil abogado defensor la desnuda en pleno juicio como evidencia de la inocencia de su clienta; se dice que al verla, el jurado la absolvió de todos los cargos, pues sería herético sostener que los dioses hayan puesto tanto cuidado en crear un ser malévolo. Es esa burbuja de otredad angélica lo que dota a los/as demasiado guapos de una clase de impunidad y seguridad basada únicamente en su apariencia.

En su investigación, Walker y Frevert encontraron que los estudiantes atractivos tendían a ser juzgados con mejores competencias e inteligencia que los no tan bendecidos por la genética. El efecto de esa aprobación gratuita es una acumulación de confianza percibida a lo largo del tiempo, lo que los hace creer que merecen las consideraciones que recibieron en la juventud. "Se te confieren ventajas a lo largo de la vida, desde los días de escuela hasta el lugar de trabajo", dice Walker, quien estima que la diferencia de salarios en favor de las personas atractivas puede ser de entre 10 y 15% mayor al promedio a lo largo de la vida laboral.

Contras

[caption id="attachment_93765" align="alignright" width="300"]zoolander-10613 Derek Zoolander[/caption]

La belleza física puede jugar en contra en ciertas circunstancias. El sexismo y el acoso laboral ataca cotidianamente a las mujeres, y permite que hombres atractivos o carismáticos accedan a posiciones de poder sin la preparación necesaria --a la presidencia, por ejemplo. O si se es mujer, a profesiones tradicionalmente masculinas. Un ejemplo clásico es Legalmente rubia.

Un estudio de 1975 reveló que la gente solía dejar una distancia considerable cerca de una mujer bonita al caminar por la calle. Esto revelaba una especie de marca de respeto, pero también una marca de exclusión. Y es que según Frevert ser atractivo puede atraer más atención en el espacio visible, pero a costa de hacer sentir a otros que no están autorizados para acercarse. El sitio de citas OKCupid reportó recientemente que los perfiles que obtenían más citas no eran precisamente aquellos con las fotos más perfectas. Una razón de ello es que las parejas potenciales se sienten menos intimidadas en Tinder u otras apps de citas por prospectos más atractivos que ellos.

Durante las entrevistas de trabajo, la belleza percibida puede jugarnos en contra si nuestro entrevistador es del mismo sexo que nosotros. Algunas soluciones podrían ser que las habilidades y aptitudes de los candidatos se califiquen sin tomar en cuenta su apariencia física, pero lo cierto es que mantener una elección laboral perfectamente objetiva puede ser tarea difícil.

Por último, no importa si eres o no atractivo: estar obsesionado con la manera en que otros te perciben (el viejo "espejito, espejito" del cuento de hadas) "puede alterar tu experiencia y tus interacciones" si lo experimentas como estrés o ansiedad. En otras palabras, la belleza sirve para estandarizar ciertos mercados y órbitas de consumo, pero está lejos de ser la panacea en la experiencia personal.