*

X
La directora Clara Cullen cita una broma que suele contar el fotógrafo Mario Testino: "¿Por qué los argentinos salen durante una tormenta eléctrica? Porque creen que Dios les está tomando fotos"

 

On finding that her voice is sweet and low   
Replied, ‘To be born woman is to know—
Although they do not talk of it at school—
That we must labour to be beautiful'.
W. B. Yeats

Las mujeres argentinas son conocidas por su belleza, pero también por su obsesión por ser bellas y su deseo de ser deseadas. Esto evidentemente no es algo privativo de las argentinas; el deseo (como nos ha dicho el psicoanálisis, tan popular en ese país) es fundamentalmente deseo de ser deseados y la belleza siempre ha sido una poderosa divisa, que en nuestros días es un  franco ejercicio de poder genérico. Pero, como la directora Clara Cullen reconoce, en Argentina hay un orgullo, una infatuación y todo un aparato de producción de belleza que la eleva a una suerte de divinidad o de requisito para la felicidad y la satisfacción personal (es necesario señalar que se generaliza aquí para fines prácticos de una discusión y evidentemente muchas mujeres argentinas no se ven absortas por los ideales de belleza). No es baladí que las mujeres argentinas se digan entre ellas "diosas" y vivan una pujante introyección de los paradigmas de la mirada masculina: constantemente contemplando los cuerpos de otras mujeres y comparando su belleza, como si el mito de Eris se repitiera cotidianamente en sus vidas y esa ansiada manzana dorada siguiera suspendida en el aire, siempre a punto de caer entre ellas y dividirlas.

"La belleza es superior al genio, ya que no necesita explicación, es un hecho contundente, como la luz del Sol, como la primavera, como el reflejo en el agua oscura de la Luna", dice Clara Cullen en la La belleza es una forma de genio. Una voz, que pide que la miremos, brota sobre un fondo que se confunde con el rosa dorado de la carne, una confesión soberbia que utiliza a Charlotte Caniggia, la hija del futbolista, como un maniquí. "La belleza", continúa, "hace princesas a quienes la poseen" y "sólo las personas superficiales no juzgan el mundo por el físico, el verdadero misterio del mundo es lo visible, no lo invisible". Ya decía el poeta cubano Lezama Lima que lo corporal es lo enigmático: "el enigma es la fulguración de la presencia en lo visible". El cuerpo irradia una luz: es el Sol que se erige en la carne o la Luna que se desliza en la noche.

Screen shot 2015-04-11 at 2.12.06 PM

Tenemos aquí una exaltación de la belleza que nos remonta a la idea platónica y neoplatónica de la misma como presencia de lo divino en el mundo. Sin embargo, es también una distorsión de la belleza en el sentido platónico, ya que esta es siempre un reflejo, una sombra espiritual de las formas primordiales, un atributo del alma y no del cuerpo; una puerta o una ventana que nos aleja de este mundo y nos permite atisbar lo divino que yace atrapado en la prisión de la materia y desear "lo Bueno", los mundos superiores que el alma anhela ardientemente. Tenemos aquí una infatuación por la Afrodita vulgar, Afrodita Pandemos, y no un culto a Afrodita Urania, la Afrodita celeste, que es el alma del mundo. 

Clara Cullen nos permite penetrar en el fuero interno de la "diosa" terrenal. "¿Qué estoy pensando? Quiero sus senos, quiero sus ojos, quiero su nariz. Ella tiene mis senos, tiene mis ojos, tiene mi nariz". Este es el ruido psíquico de esta modelo (y la mujer que quiere ser modelo, la mujer que desea que la mirada del otro se pose sobre ella como una especie de alimento energético). Clara Cullen explica que la cirugía plástica es parte de su cultura, pero esta puede ser concebida como "un arte performance", el cuerpo siendo el lienzo; un cuerpo que es tanto el sacrificio como el sacrificante. Mientras que se cultiva el arte de la seducción, no sólo se objetifica el cuerpo femenino --y se incrusta en el mercado--, también se objetifica la divinidad, o ese poder intangible que la belleza confiere.

 

Twitter del autor: @alepholo

 

Te podría interesar:
Un compendio de lugares a los que uno puede viajar para viajar internamente ahí (con o sin psicodélicos): esbozos de un Club de Turismo Psicodélico
[caption id="attachment_95769" align="aligncenter" width="614"]abodeofchaos5 La Casa del Caos, en Francia[/caption]

Los lugares que visitamos suelen modificar también la forma en la que nos sentimos. Ya sea por la configuración de los colores,  la fragancia, la temperatura, la altura, la topografía o por cosas aún más misteriosas como la memoria del espacio o aquello que, por asociaciones culturales, proyectamos sobre un lugar, el tipo de pensamientos y nuestro estado de ánimo suelen verse alterados inmediatamante por el sitio en el que estamos. A veces no nos damos cuenta de esto, pero es seguro que nuestro cuerpo funciona de manera distinta en el jardín que en la cocina y ni se diga en una montaña o en el mar. Hay lugares que nos envuelven en su propio misterio, colocándonos en un estado de conciencia más sutil, como si cayéramos bajo el hechizo de lo que los antiguos llamaban el genius loci (el genio del lugar). Es por esto que uno puede hablar de lugares psicodélicos, entendiendo que esta palabra significa aquello que manifiesta la mente, pero que podemos entender mejor como aquello que hace que emerja a un plano consciente la profundidad de la psique. 

Casi como un metalenguaje del placer del viaje (el viaje dentro del viaje) el sitio Psychedelic Traveler reúne una serie de locaciones que considera que fomentan la expansión de la mente, con o sin sustancias psicodélicas. Es decir, lugares que por sí mismos son como un buen psicodélico o que son el perfecto complemento para fumar un porro, ingerir una gota de LSD o comerse unos hongos. El sitio se concibe como una comunidad, casi una wiki, en la que los usuarios pueden recomendar diferentes locaciones para que otros viajeros puedan tener experiencias "psicodélicas" y vayan descubriendo las innumerables joyas ocultas que les tiene reservadas el planeta.

[caption id="attachment_95767" align="aligncenter" width="614"]quinta12 Quinta da Regaleira, en Portugal[/caption]

No hay duda de que viajar es un arte (y aquí la palabra tiene siempre doble sentido) y es distinto a sólo hacer turismo, a ir a los mismos lugares, tomarse la foto y luego presumir que se fue a cierto sitio. La esencia de viajar es tener experiencias significativas, posiblemente transformadoras, que nos hacen no sólo ver otros mundos sino participar en ellos; estas experiencias son también internas. Uno se lleva no sólo el paisaje que vio, también se lleva los pensamientos y las sensaciones que ocurrieron internamente mientras observaba estos paisajes --los estados mentales que fueron, en realidad, provocados, engrandecidos por los espacios y las personas que conocimos en un viaje. Es por eso que el viajero podría argumentar que es más rico que el hombre acaudalado que no ha viajado, puesto que a él le pertenece una cauda de riquezas inmateriales, de memorias y de relaciones psicogeográficas que quien no ha a probado esta diversa comunión con el mundo no puede concebir. Sí, los lugares son seres y, por suerte, los llevamos con nosotros, multiplicando nuestra vida. 

[caption id="attachment_95768" align="aligncenter" width="614"]insidetram Glebe Tram, en Australia[/caption]

Entre los lugares que Psychedelic Traveler considera ideales para encender un porro y admirar el paisaje o fusionarse con él (que se mueve, estalla en colores y se vuelve parte de la misma psique) o que por sí solos estimulan o relajan permitiendo que nuestra mente se manifieste en todo su esplendor, podemos destacar las formaciones rocosas de Playa de Gale, en Portugal; los jardines y pozas de Xilitla, de Edward James, en México; la Casa del Caos en Francia, del escultor Thierry Ehrmann (algo como una actualización cyberpunk de Xilitla); el lugar del nacimiento de Gautama Buda en Lumbini, Nepal; el jardín botánico de Wellington, Nueva Zelanda; la estación abandonada de tranvías de Glebe en Sydney, Australia, llena de graffiti fluorescente; las cuevas de gnomos hiperpsicodélicas de Electric Lady Land en Ámsterdam o los hermosos laberintos, cuevas y fuentes con motivos de alquimia de la Quinta da Regaleira en Portugal. 

En Pijama Surf hemos detectado algunos otros hotspots para posibles excursiones psicodélicas que deberían eventualmente sumarse a este compendio psiconáutico. Por ejemplo, el Jardín de la Especulación Cósmica, un espacio insuperable para la reflexión filosófica (¿lisérgica?); el río Caño Cristales en Colombia, agua violeta, roja y verde que podría ser una bandera líquida de la psicodelia; la Falla de Richat, que desde el cielo es como un ojo; el sitio arqueológico de Chavín de Huántar, el cual fue específicamente diseñado como una especie de parque de atracciones psicodélico para facilitar estados de conciencia alterados y entrar en contacto con la divinidad; y, mi favorito, Star Axis, un lugar alineado con la estrella polar en el desierto de Nuevo México que es un poderoso instrumento de percepción.

Twitter del autor: @alepholo