*

X

Una apología fotográfica del (¿horrible?) gato esfinge

Por: pijamasurf - 03/21/2015

La fotógrafa Alicia Rius dice estar hipnotizada por esta especie sin pelo, y nos muestra su infatuación en estas fotos

sphynx-cat-photos-by-alicia-rius-16__880

Incluso entre los más confesos y obsesos amantes de los gatos existe una renuencia a apreciar la belleza (si es que la hay) de los gatos esfinge o gatos sin pelo. Pero también hay los que simplemente adoran a esta especie felina por su evidente extrañeza y elegancia. La fotógrafa Alicia Rius es una de estas últimas; se encuentra fascinada por la apariencia extraterrestre del gato esfinge.

“Hay algo perturbador y sin embargo ominoso que me mantiene anonadada cada vez que veo uno de estos”, comenta. “Sin sus trajes esponjosos o abrigos finos, esta raza muestra lo que un gato realmente es. Todo es crudo, expuesto, vulnerable”.

Sus fotografías quizá sean una apología del gato calvo o una muestra de su crudeza y vulnerabilidad, que ella encuentra estética. Sea como sea, es increíble recordar que esta especie tan a todas luces alien existe en este planeta nuestro, y que así es como todos los adorables gatos peludos se verían sin sus suaves adornos.

 

sphynx-cat-photos-by-alicia-rius-7__880

sphynx-cat-photos-by-alicia-rius-29__880

sphynx-cat-photos-by-alicia-rius-28__880

sphynx-cat-photos-by-alicia-rius-5__880

sphynx-cat-photos-by-alicia-rius-27__880

sphynx-cat-photos-by-alicia-rius-26__880

sphynx-cat-photos-by-alicia-rius-25__880

sphynx-cat-photos-by-alicia-rius-21__880

sphynx-cat-photos-by-alicia-rius-12__880

sphynx-cat-photos-by-alicia-rius-18__880

sphynx-cat-photos-by-alicia-rius-13__880 

 

Te podría interesar:

Nuevo estudio advierte que la conciencia es omnipresente en nuestro cerebro

Por: pijamasurf - 03/21/2015

Un estudio reciente comprueba propiedades únicas que denota el proceso de hacer algo consciente en nuestro cerebro

Screen Shot 2015-03-23 at 12.40.23 AM

Por lo menos desde el siglo XVII, la ciencia ha perseguido la respuesta a una interrogante que al menos parece esencialmente elusiva: ¿qué es la conciencia? Y a pesar de decenas de intentos por asir esta pregunta y contestarla, si somos objetivos, o mejor dicho categóricos, parece que esto aún no se ha conseguido. 

Pero si bien debemos ejercer la humildad existencial y aceptar que, por lo menos en un plano racional, no somos del todo capaces de definir con precisión qué es la conciencia, tampoco podemos negar que poco a poco la ciencia parece profundizar en su arrojo y su acercamiento a este fenómeno es cada vez más claro.

Entre los numerosos logros que recién se han conseguido en pro de entenderla, se acaba de publicar en el diario científico Proceedings of the National Academy of Sciences una investigación de la Universidad de Vanderbilt que advierte que a diferencia de cualquier otra función cerebral, la conciencia es una cualidad que no se ubica en región específica alguna de nuestro cerebro, sino que se activa de manera "omnipresente". 

Descubrieron que no existe un área o un circuito de regiones en el cerebro particularmente activo durante el proceso de conciencia; todo el cerebro pareció intensificar su conectividad durante este acto. 

Como bien señala Orion Jones en su artículo para Big Think, estudios anteriores han demostrado que diversas regiones del cerebro modulan distintos componentes de la conciencia, por ejemplo el lenguaje, la atención o el autocontrol. Sin embargo, ninguna de estas cualidades es suficiente, por sí sola y ni siquiera sumadas, para comprehender integralmente lo que ocurre al momento de ejercer la conciencia. Algo así como "el todo es más que la suma de sus partes", y ese todo parece por momentos inabarcable para nuestro entendimiento ya que es a partir de la misma conciencia que tenemos que explicarlo –lo cual implica un confuso proceso autorreferencial.

En todo caso quedó comprobado, o al menos así lo sugiere este estudio, que la conciencia no es un fenómeno que puede simplemente ubicarse dentro de una porción de nuestro cerebro como ocurre con el resto de actividades. Esto parece insinuar la posibilidad de que la conciencia sea algo que está más allá del tradicional "tabulador" que utilizamos para entender la mente humana y en especial el funcionamiento de nuestro cerebro. Es decir, esta reciente investigación refuerza la posibilidad de que la ruta para llegar a un pleno entendimiento de qué es la conciencia sea una muy distinta a la que usualmente seguimos.

Y aquí aprovechamos para recordarles un artículo publicado anteriormente aquí, que se titula: "¿Qué es la conciencia y por qué tal vez esta pregunta sea imposible de responder?".