*

X

¿Quieres tener un corazón sano? Cuida la calidad (y duración) de tus relaciones amorosas

Salud

Por: pijamasurf - 03/03/2015

Un poco como si el sentido figurado acertara en la realidad, varios estudios confirman que la salud cardíaca está relacionada directamente con la calidad sentimental de las relaciones amorosas
Patti Smith and Robert Mapplethorpe 1969

Patti Smith y Robert Mapplethorpe, Norman Seeff (1969)

La creencia popular, casi desde siempre, es que el amor guarda una relación estrecha con el corazón, como si este músculo fuera el asiento tanto de las relaciones como de los efectos de estas cuando se involucra dicho sentimiento. Alguien nos gusta y nuestro corazón late tan sólo de ver a esa persona, o terminamos una relación y entonces sentimos cómo el corazón se nos parte en mil pedazos.

Curiosamente, puede ser que estas metáforas tengan cierto ápice de realidad, pues una investigación reciente sugiere un vínculo entre la calidad de las relaciones amorosas y la salud cardíaca.

Hace unos días, Hui Liu y Linda Waite, profesoras de sociología en la Universidad Estatal de Michigan y la Universidad de Chicago respectivamente, publicaron un estudio en el que después de examinar información de casi 1,200 hombres y mujeres casados de entre 57 y 85 años de edad encontraron, por un lado, que un matrimonio saludable fortalece la salud del corazón pero, por otro, que envejecer juntos agudiza ciertas enfermedades como la hipertensión o la taquicardia por los problemas emocionales que conlleva un vínculo emocional de este tipo.

Asimismo, esta investigación sostenida por casi 5 años notó que dicho fenómeno es más común en las mujeres, al parecer porque existe en ellas cierta tendencia a internalizar sus emociones y sentimientos y, por lo mismo, sentirse más deprimidas que los hombres.

El enigma, quizá, es cómo tener una relación de largo aliento y fuerte compromiso sin que esto tenga efectos adversos para el bienestar. Y quizá eso merecería otra investigación exhaustiva.

Google Maps para el cuerpo: de la epidermis a la superficie de un planeta extraterrestre

Salud

Por: pijamasurf - 03/03/2015

Melissa Knothe Tate, ingeniera biomédica de la UNSW, explica que este proyecto abre las puertas a nuevas terapias y prevenciones que hasta la fecha se desconocen

tumblr_nm68hzdDbS1tlftujo1_500

En caso de buscar la ubicación de calles, carreteras, bosques, desiertos e inclusive ecosistemas marinos, parece ser que la opción más asequible actualmente es Google Maps. Basta con usar la herramienta de zoom para divagar por zonas desconocidas en cualquier parte del planeta.

Pero, ¿qué pasaría si se usara la misma logística de esta plataforma en las células humanas? Quizá se podría ser testigo de cómo la dermis se convierte en la superficie de un planeta extraterrestre, o simplemente tener la oportunidad de crear terapias preventivas para la salud. 

Al menos ese es el objetivo de algunos ingenieros de la Universidad de New South Wales (UNSW) en Australia, quienes revelaron una tecnología avanzada que permite explorar cada célula del cuerpo humano con el apoyo de los algoritmos de acercamiento de Google Maps. Esto permite observar detalladamente cómo las células funcionan, la manera en que están conectadas y el proceso en que se nutren. 

tumblr_ngzr7ujclx1r8x2ybo1_1280

Melissa Knothe Tate, ingeniera biomédica de la UNSW, explica que este proyecto abre las puertas a nuevas terapias y prevenciones que hasta la fecha se desconocen. Por ejemplo, actualmente Tate y su equipo están realizando una investigación de la osteoartritis, una de las principales causas de discapacidades en la edad avanzada. También investigan conexiones neuronales:

Son elementos de información que miden aproximadamente a niveles de terabytes, por lo que los algoritmos de Google Maps nos ayudan a tomar esta enorme cantidad de información y a usarla de manera efectiva. Son los controladores del tráfico, si quieren llamarlos así. […] Esta instrumentación avanzada para la investigación brinda una plataforma tecnológica para responder las preguntas sin respuesta de la ciencia, abriendo avenidas para descubrimientos fundamentales, las implicaciones profundas que pavimentarán un camino a través de la ingeniería para mejorar la salud humana y la calidad de vida conforme envejecemos. 

Este “Google Maps para el cuerpo” inició usando microscopios de electrones de la compañía alemana Zeiss para inspeccionar las articulaciones; eventualmente el equipo se asoció con la Clínica Cleveland, las universidades Brown y Stanford y la empresa Google.