*

X

¿Quieres beber pero no emborracharte? Tal vez este experimento te interese (VIDEO)

Ciencia

Por: pijamasurf - 03/23/2015

Experimento realizado en la Universidad de Sydney revela la singular reacción que una buena dosis de oxitocina puede provocar frente al alcohol

tumblr_nlldtt5dsG1ts981lo1_500

Beber alcohol es una práctica antiquísima y popular, y aun así hasta ahora se encuentran miles o millones de personas que se lamentan por sus efectos inmediatos. Hay a quienes les gusta beber pero quisieran ahorrarse algunos de sus efectos: el mareo, las náuseas, quizá incluso la desinhibición y la pérdida de control. Y aunque hasta el momento eso no es totalmente posible (por más que haya estrategias para retrasar la llegada de la embriaguez), un experimento realizado hace poco en la Universidad de Sydney parece promisorio al respecto.

Según informa Michael Slezak en New Scientist, investigadores de dicha institución que estudian los efectos de la oxitocina en ratas realizaron una prueba para saber qué sucedía cuando esta hormona interactuaba con el alcohol. Como sabemos, la oxitocina es un químico corporal clave en nuestra interacción con el mundo, pues está presente en buena parte de las reacciones asociadas con la interacción social (de ahí el peculiar sobrenombre: “la hormona del amor”).

En el experimento, los científicos administraron en un par de ocasiones oxitocina a ratas; en la segunda prueba, directamente a su cerebro, en una cantidad de casi 150 mil veces más el nivel normal de la hormona en el cuerpo de una rata. Después de esto, los roedores fueron “emborrachados” con el equivalente a botella y media de vino en escala humana. La última fase del experimento consistió en medir las capacidades motrices de las ratas y su tiempo de reacción ante ciertos estímulos. Sorpresivamente, la oxitocina nulificó los efectos del alcohol en las ratas que debieron haber estado embriagadas y que gracias a dicha hormona se comportaron normalmente, como si no hubieran “bebido”.

Sin embargo, tal parece que la oxitocina tampoco es una panacea, pues cuando las ratas recibieron el equivalente a una botella de vodka, entonces sí el alcohol las noqueó. Esto se explica porque llega un punto en que la cantidad de alcohol es tanta que la oxitocina no puede impedir que alcance los receptores GABA del cerebro e interfiera con la sinapsis.

Si bien este experimento podría encontrar utilidad recreativa, los investigadores piensan más bien que sus resultados podrían aplicarse en tratamientos de desórdenes por alcohol, como la tolerancia que se desarrolla cuando beber se vuelve habitual (y entonces cada vez se necesita más cantidad para conseguir el mismo efecto) y el alcoholismo hacia el cual esto deriva.

Placebo couture: cómo la ropa que usas modifica tu pensamiento y te programa socialmente

Ciencia

Por: pijamasurf - 03/23/2015

Usar cierta ropa tiene efectos cognitivos específicos, lo cual sugiere que la ropa es placebo y que podemos programarnos o desprogramarnos tomando conciencia de estos efectos

Screen Shot 2015-04-30 at 11.45.36 AM

Además de canalizar la energía del Sol o del viento para el beneficio del planeta, también el ser humano debería de canalizar el poder del placebo o el poder que tiene la mente para modificar el cuerpo y la experiencia de realidad. En la época reciente se han apilado numerosos ejemplos en distintos rubros sobre la acción del placebo, el efecto de autosanación y modificación cognitiva que ocurre a través de la sugestión o la creencia; quizás no le damos la suficiente importancia a este tema, que podría liberarnos del yugo farmacéutico.

Un nuevo estudio realizado por investigadores de la Universidad de Columbia muestra que en el caso de los hombres, vestir de traje modifica sus patrones de pensamiento. Voluntarios obtuvieron mejores resultados en aspectos de procesamiento abstracto de información en pruebas psicométricas al usar trajes como los que usarían en una entrevista de trabajo. Los investigadores señalan que este efecto no se presenta sólo por la diferencia o el contraste con las vestimentas cotidianas sino que, "ya que la ropa formal se siente formal", este efecto debe de repetirse. Los investigadores creen que en parte el efecto se produce por el estereotipo asociado a vestir formalmente, lo que llaman "power dressing", es decir, la ropa hace que la persona se sienta poderosa --porque participa en una constelación de signos condicionantes-- y esto crea un efecto placebo.

Anteriormente se ha observado que cuando sujetos utilizan una bata blanca que creen pertenece a un doctor se vuelven más atentos e interesados a lo que las demás personas dicen --un efecto que no se repite cuando usan una prenda que creen que pertenece a un pintor. Al parecer, la relación simbólica entre la ropa y la profesión o el tipo de persona que usa esa ropa y las características estereotípicas de las mismas son ya parte de nuestro inconsciente colectivo.

Tener conocimiento de esto puede ser un arma para afrontar ciertas situaciones en la vida cotidiana --y también una estrategia de marketing de la industria de la moda. Al mismo tiempo, aumentar la conciencia del efecto placebo también es una forma de desactivar y dejar de padecer placebos inconscientes. Por ejemplo, uno podría sentirse igualmente poderoso vistiendo con pants y camiseta, a sabiendas de que al fin de cuentas la ropa es sólo una convención social que afecta nuestra mente. Aunque puede existir un efecto psicofísico en la ropa, en el color y en la textura, gran parte del efecto es una cuestión simbólica adquirida: no es tanto que la ropa nos haga sentir de tal o cual forma sino que nos sentimos así porque proyectamos significados a la ropa, que es esencialmente un lienzo. Cuando uno descubre la programación colectiva inconsciente que opera cotidianamente, uno puede jugar a programarse individualmente y trascender el mundo de etiquetas invisibles por el que se guía las mayoría de las personas.