*

X

Psicología y medio ambiente: asumir la responsabilidad individual en el deterioro global

Por: pijamasurf - 03/25/2015

¿Ver videos de naturaleza durante un par de horas puede hacer que cambien nuestras elecciones medioambientales en el corto plazo? ¿Será posible replicar los resultados de este estudio a escala masiva?

NatureTrail1

Se estima que 8 mil millones de visitantes asisten anualmente a visitar áreas naturales protegidas, un número mayor que la población total de la Tierra. Con esa cantidad de visitas, ¿por qué somos incapaces como especie de arreglar el caos medioambiental en el que nos han metido las malas decisiones tomadas en pro del progreso capitalista?

Un nuevo estudio dirigido por el psicólogo John M. Zelenski y publicado en el Journal of Environmental Psychology propone que existe una relación entre la experiencia del mundo natural y el comportamiento sustentable. La hipótesis es simple: si expones a alguien a un poco de naturaleza, se comporta de manera más cooperativa.

Dos grupos de voluntarios observaron videos y luego participaron en un experimento de juegos cooperativos. Al primer grupo se le mostró un documental de la vida en la Tierra producido por la BBC, mientras que el segundo vio una retrospectiva arquitectónica de la ciudad de Nueva York.

El primer grupo (que pasó un rato viendo imágenes de océanos, selvas y animales) se mostró más dispuesto a realizar elecciones que no los beneficiaran directamente durante el experimento de juegos (28.57%), mientras que los que observaron el entorno urbano tuvieron una mayor tendencia a beneficiarse individualmente en el juego, a costa de los demás (49.09%).

Para los autores, la implicación es que las campañas en pro del medio ambiente deben considerar utilizar mensajes enfocados en la naturaleza como un todo, en vez de enfocarlos desde el punto de vista económico o de seguridad nacional. Es posible que el ecologismo que viene se beneficie de este tipo de acercamientos, donde el cuidado del medio ambiente no es cuestión local sino global, y donde las acciones de uno (como en la proverbial teoría del caos, donde la mariposa en Japón desencadena una tormenta en Nueva York) afectan a todos.

Te podría interesar:

Midiendo la riqueza en felicidad, ¿nuevo paradigma económico?

Por: pijamasurf - 03/25/2015

Los parámetros para medir el bienestar de una nación están evolucionando y la felicidad se perfila como un criterio fundamental

Screen Shot 2015-03-26 at 7.10.43 PM

Re-entender la economía conforme a un nuevo paradigma en el que la ecología toma un papel principal hace que países como Costa Rica sean la envidia de, por ejemplo, Estados Unidos. Y en esta misma dirección, la calidad de vida es una variable que congrega múltiples factores que, en conjunto, se acercan mucho más a una noción integral de riqueza.

Por mucho tiempo el indicador más utilizado para medir el éxito económico y la riqueza de un país ha sido el Producto Interno Bruto (o Ingreso Per Cápita). Sin embargo, estas estadísticas macroeconómicas no suelen reflejar el bienestar general de la población. Contrarrestando esta brecha entre los indicadores económicos y la satisfacción real de las personas, el think tank británico New Economics Foundation (NEF) desarrollo hace unos años un índice alternativo, el Happy Planet Index.

Este índice del “planeta feliz” toma en cuenta las siguientes variables: la satisfacción de vida (medida por la encuestadora Gallup), el desarrollo humano de un país (medido por la ONU) y la huella de carbono de cada país. Para evaluar a los países el NEF multiplica los datos de bienestar por números de expectativa de vida y luego los divide entre la huella ecológica.

Laura Stoll, investigadora de este centro de investigación, considera que incluir una dimensión ecológica a este índice de riqueza es importante. “Te dice qué tan eficiente son los países en convertir recursos ambientales limitados en vidas largas y felices para sus habitantes”, dice Stoll. La riqueza, según esta perspectiva, es algo que se construye a largo plazo y en armonía con el medio ambiente.

No es sorpresa que los países que aparecen en los primeros resultados en esta lista no sean los mismos que encabezan las listas de indicadores económicos tradicionales. Costa Rica (un país que  ha optado por la energía renovable), Vietnam y Colombia aparecen en los primeros lugares. El primer país europeo (en los tops tradicionales, los países escandinavos ocupan los primeros lugares) es el Reino Unido, en el 41, mientras que Estados Unidos aparece en el lugar 105 de 151 países, en gran medida por la gran cantidad de recursos que consume.

Un nuevo paradigma que enfatiza el bienestar por sobre la cantidad de capital parece estarse gestando. Recientemente Bhutan organizó una reunión de la ONU cuyo tema central era el bienestar. El gobierno británico ha empezado a recolectar datos de bienestar de hasta 200 mil personas. A esto se suma una tendencia importante en la arquitectura urbana: las ciudades biofílicas, cuya concepción fundamental es integrar la naturaleza a la vida moderna para aumentar la calidad de vida de los ciudadanos. No todos podemos vivir en Costa Rica, envueltos en la feliz abundancia de los bosques tropicales, pero podemos exportar un poco de esa felicidad conservando el medio ambiente y desarrollando espacios verdes en el seno de nuestras propias urbes.