*

X

Los hombres que jugaban con muñecas (FOTOS NSFW)

Por: pijamasurf - 03/14/2015

En términos de emociones, ¿quién puede juzgar a ciencia cierta qué es real y qué no lo es?

La subcultura de las Real Dolls y sus entusiastas no ha recibido el mejor de los tratos en la prensa: a menudo, los hombres que juegan con muñecas de silicona de tamaño real son vistos como degenerados, pervertidos, o simplemente como desadaptados sociales. 

Benita Marcussen, fotógrafa de origen danés, pasó mucho tiempo inmersa en f0ros especializados sobre muñecas en internet (donde se discute de todo, desde si uno puede captar una ETS de una muñeca usada hasta el desarrollo de los personajes mismos que encarnan las chicas) antes de que su cobertura informativa diera un vuelco al recibir una invitación a una de las reuniones del grupo.

La reunión tuvo lugar en Gales, y lo que Marcussen encontró fue un grupo de "caballeros... que no estaban interesados en mí, ¡para nada! Todo lo que querían era mostrarme cómo funcionaban sus muñecas".

Marcussen trató sus historias con respeto y después de 1 año consiguió suficiente confianza como para que sus (ahora) amigos le permitieran hacer fotos de ellos junto a sus "amigas". Cada uno es diferente: está el hombre cuya esposa falleció de cáncer hace años y nunca pudo volver a integrarse con una mujer de carne y hueso; están los padres de familia cuyas parejas conocen y respetan la afición de sus esposos; y están los que simplemente nunca lograron entender la psicología de la mujer, pero tampoco les interesa.

La idea de Marcussen con este proyecto no sólo es mostrar esta subcultura desde un ángulo respetuoso y emotivo, sino también combatir el prejuicio en contra. No es un pasatiempo barato, pero comienza a ser más popular cada vez. "Todos tenemos cosas que no compartimos", dice Benita. En términos de emociones, ¿quién puede juzgar a ciencia cierta qué es real y qué no lo es?

Esto es lo que pasa con tu cuerpo desde que mueres hasta que te entierran (FOTOS NSFW)

Por: pijamasurf - 03/14/2015

¿Qué pasaría si viéramos con nuestros propios ojos la imagen de aquello que ya sabemos que va a pasar? ¿Sería demasiado terrible, demasiado insoportable? Abrir los ojos en un momento de la vida es tan natural como cerrarlos en otro

Cathrine_Ertmann_19

En su serie About Dying, la fotógrafa danesa Cathrine Ertmann documenta el proceso que va desde la muerte del cuerpo físico hasta el momento del entierro o, en algunos casos, la cremación. Sus sujetos permanecen anónimos en todo momento, aunque no por ello carentes de identidad. Los rasgos particulares del cuerpo, la manera en que son tratados durante la autopsia y la presencia de los deudos en los servicios fúnebres son parte del proceso de desaparición que nuestra cultura trata de ignorar.

Cathrine_Ertmann_17

Ertmann obtuvo permiso de un instituto de ciencias forenses para tomar fotos en la morgue, incluyendo la sala de autopsias, el crematorio y la capilla. La similaridad del proceso mortuorio con el nacimiento es flagrante y buscada en todo momento: el cuerpo se revela de manera metonímica --a través de manos, hebras de cabello, las arrugas de un pie-- como un exceso de vida, como un cascarón que ha sobrevivido a la vida de la persona.

Cathrine_Ertmann_04

A decir de la fotógrafa, el miedo actual a la muerte toma la forma de una ansiedad que esta serie trata de abordar de manera directa, buscando confrontar y reconciliar la inevitabilidad de la muerte con sus condiciones concretas. La muerte, dice, es tan natural como nacer. Hay tristeza en ciertas muertes, sin duda: en la de los padres jóvenes que dejan hijos pequeños o en las muertes de niños que se perdieron muchas experiencias valiosas. Pero en otros casos, la muerte no es más que una conclusión natural que nada tiene que ver con la búsqueda de la eterna juventud que alienta nuestra sociedad de consumo; reconciliarnos con la mortalidad, paradójicamente (es el sentido de todo memento mori), nos permite estar más vivos dentro de nuestra vida.

Cathrine_Ertmann_01

Cathrine_Ertmann_03

[caption id="attachment_92555" align="aligncenter" width="620"]Cuando se declara muerte cerebral, los cuerpos deben permanecer seis horas en un sótano, esperando signos de vida súbita. El cordel rojo sirve en caso de que alguien se despierte, pero no ha ocurrido nunca. Cuando se declara muerte cerebral, los cuerpos deben permanecer 6 horas en un sótano, esperando signos de vida súbita. El cordel rojo sirve en caso de que alguien se despierte, pero no ha ocurrido nunca[/caption]

 

[caption id="attachment_92549" align="aligncenter" width="620"]El rigor mortis se completa luego de 12 horas, y comienza a la cuarta hora luego de la muerte clínica. El rigor mortis se completa luego de 12 horas y comienza a la cuarta hora después de la muerte clínica[/caption]

 

[caption id="attachment_92554" align="aligncenter" width="620"]Los moretones en los pies son formados por la sangre que baja y se queda ahí definitivamente. El cordel atado al pie es la última identificación oficial de un cuerpo: lleva su nombre, causa de muerte, y número de seguridad social. Los moretones en los pies son formados por la sangre que baja y se queda ahí definitivamente. El cordel atado al pie es la última identificación oficial de un cuerpo: lleva su nombre, causa de muerte y número de seguridad social[/caption]

Cathrine_Ertmann_08

[caption id="attachment_92557" align="aligncenter" width="620"]Luego de cada autopsia, la mesa y el suelo son disecados con mangueras a presión. Luego de cada autopsia, la mesa y el suelo son disecados con mangueras a presión[/caption]

Cathrine_Ertmann_15

[caption id="attachment_92556" align="aligncenter" width="620"]En la autopsia, los cuerpos se abren del hueso pélvico a la clavícula. Todos los órganos se remueven y analizan, incluyendo el cerebro. En la autopsia, los cuerpos se abren del hueso pélvico a la clavícula. Todos los órganos se remueven y analizan, incluyendo el cerebro[/caption]

 

[caption id="attachment_92550" align="aligncenter" width="620"]Los cuerpos son cremados a 450 grados C durante hora y media a dos horas. Se remueven las flores, pero se queman con todo y ataúd, dibujos, cartas y anillos. Si quedan fragmentos de hueso, estos son triturados manualmente antes de entregar las cenizas a los familiares. Los cuerpos son cremados a 450 grados durante hora y media a dos horas. Se remueven las flores, pero se queman con todo y ataúd, dibujos, cartas y anillos. Si quedan fragmentos de hueso, estos son triturados manualmente antes de entregar las cenizas a los familiares[/caption]

 

[caption id="attachment_92551" align="aligncenter" width="620"]En esta capilla universitaria, la cruz del fondo puede cambiarse por el signo de cualquier otra religión. En esta capilla universitaria, la cruz del fondo puede cambiarse por el signo de cualquier otra religión[/caption]

Cathrine_Ertmann_09