*

X
Burroughs, Foucault y Deleuze y por qué la información hace que vivamos en la perfecta sociedad de contol

cloud-and-big-data

 

Michel Foucault escribió que "Un día, el siglo será deleuziano". Se refería al siglo XX, pero en muchos aspectos es el siglo XXI el que es deleuziano. Un mundo donde coexisten paradójicamente la estructura rizomática, descentralizada, hiperconectada del conocimiento --y que ha abrazado poética y ecológicamente una visión de la multiplicidad, de la heterogeneidad y de la holonomía-- y un aparato de control vigilante a través de esa misma información, tan seductora. Gilles Deleuze expresó con singular claridad hace alrededor de 30 años la idea de que transitábamos a una sociedad de control, un modelo que tomó del mismo Foucault --quien entendió que la información era históricamente central en la configuración evolutiva del aparato de poder-- y de William Burroughs, quien en vislumbres de lúcida paranoia, desde El almuerzo desnudo, alcanzó a ver el andamiaje del universo como un invasivo aparato de biocontrol. Burroughs vio una conspiración cósmica, un control telepático y viral entre gusanos extraterrestres y antiguos sacerdotes mayas y egipcios, pero esa misma desaforada visión era también una metáfora política que hoy sigue vigente, especialmente por ser quizás la voz que más anticipó el uso político de la guerra contra las drogas como parte de la expansión policíaca de la sociedad de control, el apilamiento de data y el perfeccionamiento de la vigilancia.

Del panóptico de Bentham y de Foucault al prisma de la NSA (la ubicuidad del ojo, el ojo que viaja contigo), de Ciempiés Telepático de Burroughs a los algoritmos del Big Data, hoy parece más claro que nunca que esta línea de investigación filosófica se ha cumplido en sus sospechas. Aunque existen claros antecedentes, como los que detecta Burroughs en sociedades teocráticas, este orden de control informático se esboza con la sociedad disciplinaria en la que: "El individuo no deja de pasar de un espacio cerrado a otro, cada uno con sus leyes: primero la familia, después la escuela ('acá ya no estás en tu casa'), después el cuartel ('acá ya no estás en la escuela'), después la fábrica, de tanto en tanto el hospital, y eventualmente la prisión, que es el lugar de encierro por excelencia" (Deleuze, "Posdata sobre las sociedades de control"). Pasando por las llamadas sociedades de soberanía --una transición encauzada hacia la profesionalización de la recaudación de información-- hasta entrar de lleno a las sociedades de control, donde ya no se confina a las personas en espacios cerrados, se alarga la mirada vigilante y se multiplica y suaviza la máquina de procesamiento de datos. "No se confina a las personas haciendo una carretera, pero haciendo una carretera se multiplican los medios de control", dice Deleuze. Es curioso cómo esta frase es perfecta también para el internet, la llamada "supercarretera de la información". Esta fue la gran "zanahoria" que la sociedad recibió con internet, movilidad y conexión absoluta, y un relajamiento y una distensión sobre este control, que parecía haber desaparecido --pero no estar en ninguna parte es la mejor forma de estar en todas partes: la tecnología informática se diviniza, es omnipresente y omnisciente. Blanda y voluntariamente cedemos nuestra información --la información que multiplica el control.

 

deleuze4

 

Deleuze entendió la filosofía de una manera creativa. El filósofo, decía, es el creador de conceptos. Sus conceptos hoy parecen tener vida propia, resultan dueños de una cierta cualidad profética. Quizás porque su filosofía lo acercó al arte (y leyendo sus libros algunos críticos hablan de una especie de chamanismo crítico). Recordemos a McLuhan (ese otro filósofo de la comunicación de ecos proféticos) quien creía que el artista podía anticipar lo que sucedía en una cultura sólo por su capacidad de vivir en la intensidad del presente y decodificar las modulaciones y mutaciones simbólicas de lo actual. No tenía que esperar a ver los efectos a largo plazo de un nuevo medio de comunicación, podía sentir las bifurcaciones de su transmisión inmanentemente. Algo similar ocurre con Deleuze, que si bien no fue el único en ver esta tendencia, logró decodificarla con la suficiente lucidez para que la pudiéramos entender. El artista hace inteligible lo hermético y lo invisible.

El servicio de venta se ha convertido en el centro o el “alma” de la empresa. Se nos enseña que las empresas tienen un alma, lo cual es sin duda la noticia más terrorífica del mundo. El marketing es ahora el instrumento del control social, y forma la raza impúdica de nuestros amos. El control es a corto plazo y de rotación rápida, pero también continuo e ilimitado, mientras que la disciplina era de larga duración, infinita y discontinua. El hombre ya no es el hombre encerrado, sino el hombre endeudado. 

  

delueze 

La información como sistema de control tiene como hierofantes a los publicistas, directivos de marketing y corredores de bolsa. La economía se digitaliza, la materia y el capital se vuelven pura información: espíritu. El tiempo es dinero, el dinero es dios ("In God We Trust"), las corporaciones no sólo se vuelven personas, se vuelven egregors, un conglomerado particular de espíritu, capaz de transformar la conciencia de millones de personas, mucho más que cualquier nación. La información está en todas partes; no hay forma de escapar de ella, transmitiendo. Burroughs en Naked Lunch:

El aparato de biocontrol es un prototipo de control telepático unilateral. El sujeto puede hacerse susceptible al transmisor a través de drogas u otro tipo de procesamiento sin instalar el aparato... El Emisor tiene que mandar todo el tiempo, pero no puede nunca recargarse sólo por contacto. Al final deja de tener sentimientos que mandar. No puedes tener sentimientos que mandar si estás solo. No sólo como el Emisor está solo --y te das cuenta de que sólo puede haber un Emisor en un tiempo-espacio... Finalmente la pantalla se va a negros... El Emisor se ha convertido en un enorme ciempiés... así que los trabajadores llegan y queman al ciempiés y eligen a otro Emisor por consenso de la voluntad general... Los mayas estaban limitados por su aislamiento... Ahora un solo Emisor podría controlar el planeta... Ves que el control nunca puede ser un medio para un fin práctico... Nunca puede ser un medio más que para más control... como la heroína.

 


deleuze2

 

Deleuze parece aterrizar a Burroughs:

No es necesaria la ciencia ficción para concebir un mecanismo de control que señale a cada instante la posición de un elemento en un lugar abierto, animal en una reserva, hombre en una empresa (collar electrónico). Félix Guattari imaginaba una ciudad en la que cada uno podía salir de su departamento, su calle, su barrio, gracias a su tarjeta electrónica (individual) que abría tal o cual barrera; pero también la tarjeta podía no ser aceptada tal día, o entre determinadas horas: lo que importa no es la barrera, sino el ordenador que señala la posición de cada uno, lícita o ilícita, y opera una modulación universal. 

deleuze 5

 

¿Quién no tiene hoy un collar electrónico? Aunque no esté en el cuello, está en nuestras bolsas, con nuestros teléfonos. El contrato que hemos aceptado por default es que al recibir información todo el tiempo, la información podrá vernos todo el tiempo y registrar nuestra identidad todo el tiempo. El infinito indeleble de la metadata --que algún día será digerida para hacer que una máquina pueda predecir el futuro, saber antes que tú lo que vas a hacer. El sueño del control total, pre-inoculado y presciente. 

El concepto que nos vendieron era que la información era libertad, que la información nos haría libres. Una libertad enfrentada con un insoslayable predicamento, ¿puede crecer la libertad mientras crece el control? ¿la libertad no tiene que ver con la privacidad? ¿podemos confiar en la gran máquina que todo lo ve, entregarnos al poder del algoritmo? Ahora sabemos que la información es probablemente el constituyente básico del universo, aún más fundamental que la energía y la materia, el bit como ladrillo del constructo de lo real. La sociedad disciplinaria de Foucault construyó una enorme cantidad de edificios con ladrillos de concreto para mantenernos confinados, vigilados, engrasando una máquina aún mecánica. Ahora es la información misma, transparente, hiperpermeable, no-local, la máquina incorpórea la que nos observa. Podríamos preguntarnos: ¿cuál es su agenda, está viva? Pero quizás mejor preguntarnos: ¿queremos vivir en un mundo donde el único dominio del espíritu lo tiene la información? ¿Dónde el paraíso está a la vuelta de la esquina, pero es un paraíso simulado por una supercomputadora en la que flota tu conciencia? Tal vez al final las máquinas habrán sido lo mejor de nosotros.

Twitter del autor: @alepholo

 

Te podría interesar:
Vivimos en la era de la inspiración en gotas (y la poca atención); para estos tiempos un ecléctico y jugoso compendio de frases célebres vía Russ Kick

 

flash-wisdom.w250.h140

 

Por sí misma, la vida es una cita.

Borges 

Hemos pasado de la generación MTV, en la que imágenes caleidoscópicas cortaron en gajos las narrativas tradicionales iniciando un asalto sensorial, a la generación de Twitter, de las constantes actualizaciones en un feed anegándose de snippets de 140 caracteres, snacks de noticias, chismes e inspiración autosuperacional que compiten por nuestra endeble atención. El internet no sólo ha hecho que toda la información del mundo esté a nuestro alcance, ha hecho que toda la información ya resumida, predigerida y formateada para que sea user friendly esté a un clic de distancia. No es necesario profundizar: nos distribuimos por todas partes y recorremos el espacio global sin movernos. Esto nos permite abarcar muchos más temas, estar mucho más informados, conocer un poco de todo, y así tal vez absorber paletas multicolores, de las más diversas culturas, y ampliar nuestros horizontes. Tal vez incluso aumentar nuestra capacidad de detectar patrones --la habilidad intelectual más valorada de nuestra época-- descargando en las máquinas nuestra memoria y otras tareas prescindibles para dedicarnos a ver el campo de juego, con una mirada arquímidea, y conectar los puntos dispares (conectarlo todo), estratégicamente tomar decisiones.

En este contexto, divididos entre el flujo mercurial del éxtasis de la información y la evaporación de la reflexión y la capacidad de atención, el editor y antologista Russ Kick nos presenta su libro Flash Wisdom. He aquí un resumen ejecutivo de la sabiduría milenaria en rebanadas, centellas de inteligencia clásica, perlas digitales para personas que creen que pueden decodificar la totalidad a través de una pequeña parte del mandala, como el holograma de David Bohm, en el que en cada imagen o en cada bit de información está implicada la totalidad de la información del universo. O para aquellas que consideran que la información es una divisa que pueden canjear por todo tipo de puntos y quieres encumbrarse en el mercado de la información: he aquí unos instrumentos financiero para capitalizar su reputación: sabiduría por nos cuantos dólares y, sobre todo, por unos cuantos minutos de inversión. Y, por último, también hay que decirlo, para aquellos que buscan sincera inspiración, piedras luminosas en el camino de la carretera.

Russ Kick es alguien que encarna perfectamente el nuevo paradigma en el que todos somos curadores de información, DJs de datos compartiendo y editando lo que vamos viendo en nuestros life streams, hackeando de la realidad. Lleva haciendo esto --compilando crema(data)master-- por más de una década, minando internet y llevando los formatos de internet a los libros (para lectores con menos inclinación a los textos de largo aliento, que se niegan a revelar su esencia y utilidad al primer vistazo) para la formidable Disinformation Company, una editorial que es también uno de los mejores sitios en la historia de internet.

El libro es lo que podemos llamar un braingasm o un adictivo comprimido psicoactivo de inspiración, humor, provocación e instrucción de la genialidad de la humanidad. Un compendio que celebra los grandes momentos de inspiración y lucidez de la manera más accesible.

Los grandes temas, como qué es la realidad, la vida, la muerte, el amor y los temas del zeitgeist: la felicidad, la creatividad, el otro, el control y la vigilancia y la visión de sistema (holística) son filtrados por la mirada particular de Kick, emblema de nuestra (contra)cultura. Desde ese nodo por el que han pasado cosas como el posmodernismo, el desencanto con las grandes narrativas, la teoría de la conspiración, la física cuántica y sus extrañas implicaciones al nivel más básico realidad (cómo el acto de observar afecta lo observado o el fantasmagórico efecto de entrelazamiento cuántico: todo está superlumínicamente conectado), la revolución psicodélica y por supuesto los sueños de la (¿teología? de la) liberación a través de la información de internet. La verdad en una quote te hará libre (o al menos obtendrás una ola de retweets). Un teaser:

Cada modelo que construimos nos dice más sobre nuestra mente que sobre el universo… el universo es más grande que cualquiera de nuestros modelos… cada descripción del universo es una descripción del instrumento que utilizamos para describir el universo: la mente humana. (Robert Anton Wilson)

A continuación una selección (de la selección) de Flash Wisdom (traducida al español) y al final de cada sección un extra o pilón de la casa:

 

REALIDAD

No vemos las cosas como son,  las vemos como somos nosotros.

--Anaïs Nin

La realidad es frecuentemente imprecisa.

--Douglas Adams

El espacio de Einstein no está más cercano a la realidad que el cielo de Van Gogh. La gloria de la ciencia no está en una verdad más absoluta que la verdad de Bach o Tolstoi, sino en el acto mismo de la creación.

--Arthur Koestler

 

EXTRA:

Hay momentos en la historia en los que las visiones de dementes y drogadictos son una mejor guía a la realidad que la interpretación del sentido común de la información disponible a la mente “normal”. Este es uno de esos períodos, si es que no te has dado cuenta.

--Robert Anton Wilson

Todos los fenómenos son reales en algún sentido, irreales en algún sentido, sin sentido y reales en algún sentido, sin sentido e irreales en algún sentido y sin sentido reales e irreales en algún sentido… y si repites 666 veces esto alcanzarás la iluminación suprema… en algún sentido. 

--R. A. W.

 

VIDA

Todo en la vida es sólo por un rato.

―Philip K. Dick

Nos convertimos en lo que pretendemos ser, así que debemos de tener cuidado de qué pretendemos ser.

—Kurt Vonnegut

Todo es un patrón, toda la vida, pero a veces no podemos ver el patrón cuando somos parte de él.

—Belva Plain

El gran arte de la vida es la sensación; sentir que existimos, incluso en el dolor.

—Lord Byron

Si no te conviertes en el océano estarás mareado todos los días.

—Leonard Cohen

EXTRA:

Este lugar es un sueño. Sólo alguien dormido lo considera real. Luego la muerte llega como el amanecer, y te despiertas riéndote de lo que pensabas eran tus penas.

--Rumi

 

BIENESTAR

Sanamos del sufrimiento sólo cuando lo experimentamos en su totalidad.

—Marcel Proust

Las cosas q posees terminan por poseerte.

—Chuck Palahniuk

Estoy feliz de haber prestado tan poco atención a los buenos consejos; de haberlos seguido, ta vez hubiera evitado algunas de mis equivocaciones más valiosas.

―Edna St. Vincent Millay

EXTRA:

Hasta que no obtiene lo que quiere, el alma te enferma.

--James Hillman

No podemos cambiar algo hasta que no lo aceptamos. Condenar no libera, oprime.

--Carl Jung

 

EL SER

La mente es todo. Eres lo que piensas. 
—Gautama Buddha

El hombre es el único animal para el cual su propia existencia es un problema que debe resolver.

—Erich Fromm

La ansiedad es miedo de uno mismo.

--William Shekel

Por fin he llegado a la conclusión de que mi más alta ambición es ser lo que ya soy.

—Thomas Merton

EXTRA:

Sé tu mismo, todos los demás puestos ya están tomados.

Oscar Wilde

 

ARTE Y CREATIVIDAD

Escribo porque no sé lo que pienso hasta que leo lo que digo.

—Flannery O’Connor

El arte no reproduce lo visible; en cambio, hace visible.

—Paul Klee

Ante la pregunta: ¿Cómo te conviertes en un profeta?

Allen Ginsberg: Dí tus secretos.

 

AUTORIDAD Y CONTROL

La indignación moral es lo mismo que los celos pero con un halo. 

—H. G. Wells

Si las palabras, "vida, libertad y búsqueda de la felicidad" no incluyen el derecho a experimentar con tu propia conciencia, entonces la Declaración de la Independencia no vale ni siquiera el cáñamo con el que fue escrita.

—Terence McKenna

Debo crear mi propio sistema o seré esclavizado por el sistema de otro hombre.

—William Blake

Reexamina todo lo que te han dicho en la iglesia o en la escuela o en un libro, descarta todo lo que insulta a tu propia alma.

—Walt Whitman

 

Twitter del autor:@alepholo