*

X

Gran Colisionador de Hadrones podría entrar en contacto con un universo paralelo en los próximos días

Ciencia

Por: pijamasurf - 03/26/2015

La fascinate física de los microagujeros negros, las extradimensiones, la gravedad arcoíris y los universos paralelos, en la agenda del Gran Colisionador de Hadrones

bigbang_3177733b

El Gran Colisionador de Hadrones (LHC) está por reiniciar su investigación de los grandes secretos del universo en unos días. El experimento más caro en la historia de la física, con instalaciones en el CERN, en Suiza, ya ha probado su valía al encontrar el bosón de Higgs, la llamada "partícula de Dios" que sirve como el fundamento de la masa en el universo.

En esta temporada los investigadores del CERN creen que tal vez se podrían generar microagujeros negros, los cuales podrían ser una puerta hacia el descubrimiento de universos paralelos y posiblemente a una nueva teoría que refute el Big Bang como origen del universo. Estas excitantes investigaciones tienen que ver con lo que se conoce como la teoría de gravedad arcoíris (no tiene que ver con la novela de Thomas Pynchon, aunque algunas de las cosas que investiga el Gran Colisionador de Hadrones parecen ser sacadas de la ciencia ficción: ¿la nueva temporada de LHC o la trama de la serie Fringe?).

La teoría de la gravedad arcoíris sostiene que ya que las diferentes longitudes de onda de la luz tienen diferentes energías, la gravedad las afecta de manera distinta. "Una partícula con más energía verá la curvatura del tiempo-espacio de manera distinta a una partícula de menor energía. Lo que estamos viendo es cómo la gravedad actúa de manera diferente en partículas de diferente energía", dijo el doctor Mir Faizal.

Al incrementar al doble la cantidad de energía con la que opera el Gran Colisionador de Hadrones es posible que se generen microagujeros negros, algo que no ocurrió la vez pasada. Además, según la teoría de gravedad arcoíris, si existen otras dimensiones dobladas en el tiempo-espacio, es posible que la gravedad se filtre hacia otras dimensiones más altas, bajando el umbral de energía necesaria para producir un agujero negro. "Así que si operamos a ese nivel de energía podremos saber si la gravedad arcoíris es correcta, y las extradimensiones y los universos paralelos son correctos", explica Faizal.

Otra de las implicaciones de la teoría de la gravedad arcoíris es que el universo se remonta infinitamente en el tiempo, sin un solo punto de inicio o Big Bang. Si uno viaja en el tiempo hacia el pasado, el universo se vuelve más denso, acercándose al infinito de densidad pero nunca llegando a él. El efecto de la gravedad arcoíris es muy pequeño y difícil de medir en objetos como la Tierra, pero no así en un agujero negro. 

Sobre la posibilidad de que los agujeros negros sean peligrosos --algo que hace unos años generó especulación de que el acelerador de partículas podía destruir el universo--, el físico Damian Pope señala que estos agujeros son infinitesimales e inocuos. "Los agujeros negros en realidad son increíblemente inestables y evanescentes, se evaporan en microsegundos. Incluso si creamos una gran cantidad, 1 millón de miniagujeros negros, se evaporarán al instante, no seguirán creciendo". 

Rolf Heuer, director del CERN, señaló en el mismo comunicado de prensa que se avecina posiblemente una nueva era para la física y que los experimentos podrán arrojar luz también sobre la materia oscura y la supersimetría del universo. "Quiero ver la primera luz en el oscuro universo. Si esto sucede, entonces la naturaleza es generosa conmigo", dice ambiciosamente Heuer, quien lidera a este equipo de físicos que buscan develar los secretos del universo y penetrar las realidades invisibles.

¿Qué hace realmente el famoso pulpo de Hokusai con la mujer? Según la ciencia, nada sexual

Ciencia

Por: pijamasurf - 03/26/2015

Una interpretación científica de “El sueño de la esposa del pescador”, el famoso grabado erótico de Hokusai, sugiere que quizá el pulpo no esté tan excitado sexualmente como la mujer sobre la que se encuentra

hokusai

Sin duda muchos identificarán la imagen principal de esta nota: la escena sexual, un tanto monstruosa, un tanto inesperada, ente un pulpo y una mujer de rasgos orientales que, según parece, se encuentra en un momento de placer memorable con el cefalópodo. La ilustración es una xilografía de Katsushika Hokusai llamada Tako to Ama, El sueño de la esposa del pescador, y usualmente se clasifica dentro del género ukiyo-e, y en particular dentro del shunga, el arte erótico japonés del siglo XIX.

El grabado ha suscitado mucha curiosidad, artística en casi todos los casos pero, como en el curioso análisis que hace poco hicieron astrónomos forenses del cuadro de Monet Atardecer de Étretat, así también Diane Kelly, en el sitio Throb, examinó la validez científica de la ensoñación de Hokusai.

En la lectura de Kelly el arrobo de la mujer es indudable, no así el del pulpo, que estrictamente no muestra ninguna señal de excitación sexual. Por su color y sus dimensiones, el animal parecer ser un ejemplar macho del pulpo gigante del Pacífico (Enteroctopus dofleini) en cuya piel se encuentran cientos de células cromatóforas, las cuales le otorgan la coloración, la posibilidad del mimetismo, la textura y, cuando se trata de ejercer la actividad sexual, un singular patrón cutáneo de manchas blancas contra un fondo rojo. Un primer signo de que el pulpo del grabado tal vez no esté especialmente emocionado con lo que hace.

Otra prueba más para esta hipótesis se encuentra en el lugar más obvio del cuerpo del pulpo: el órgano que usa para copular. Como en otras especies, el pulpo gigante del pacífico también tiene un pene, sin embargo, en su caso es un apéndice más bien pequeño cerca de su cabeza que en realidad no utiliza durante el acto reproductivo. A cambio, se sirve del hectocótilo, un brazo que cumple las funciones del pene al momento de fecundar a la hembra.

En la imagen de Hokusai, sin embargo, el brazo que debería corresponder al hectocótilo (el tercero) no muestra las características de excitación habituales durante un momento de excitación sexual, a pesar de que parece acercar a la mujer tal y como lo haría con una hembra con la que está a punto de aparearse. En vez de estar preparado para inseminar a la hembra (tal y como se muestra en este video), el hectocótilo luce enredado con cierta ternura alrededor de la espalda de la mujer, lo cual podría parecer romántico aunque quizá también un poco obsceno.

Por último tenemos la interpretación más común que se hace de la escena: la mujer no está siendo penetrada por el pulpo, sino que más bien se trata de una sesión fenomenal de sexo oral, una representación de un cunnilingus imposible y por eso mismo incomparable. Sin embargo, nos dice Kelly, ¿de verdad una mujer querría sobre su genitalia una boca bien afilada, con una lengua dentada capaz de perforar conchas y exoesqueletos de animales marinos?

El arte es fantástico, pero de cuando en cuando no le sienta mal un poco de solvencia científica.

También en Pijama Surf:

Los diversos usos del escroto en grabados japoneses del siglo XIX

La imagen prohibida de Leda y el cisne de Derrick Santini, ¿bestialismo o arte erótico?