*

X

Escucha a Dylan o a Debussy y de paso ablanda la pared de tus arterias

Salud

Por: pijamasurf - 03/25/2015

Estos son los sorprendentes efectos inmediatos que tienen el rock y la música clásica en las arterias y el corazón

 

Screen shot 2015-03-25 at 4.58.08 PM

El más reciente hallazgo sobre los beneficios cardiovasculares de la música es una clara y hermosa invitación a que escuchemos música ahora, estemos donde estemos. Y si es Bob Dylan, Bach, Led Zeppelin o Debussy, mejor.

El estudio, realizado en Grecia, halló que si escuchamos música clásica o rock clásico reducimos inmediatamente el riesgo de enfermedades del corazón. Específicamente, estos dos tipos de música reducen la rigidez de la aorta y las ondas de presión sanguínea.

Las circulación funciona así: entre más rígidas estén las paredes de nuestras arterias, más poderosa es la presión sanguínea y el corazón tiene que trabajar para bombear sangre a las arterias. Ello conduce a mayor presión arterial y, por supuesto, a mayor riesgo de un ataque al corazón. Un breve período de estrés, dicen los médicos, puede tener un efecto duradero en la rigidez de las arterias; pero también un breve período de estimulación musical puede tener un efecto duradero en ablandarlas, léase música clásica (probadísimo tranquilizante) y, sorpresivamente, rock.

Tras algunos estudios en personas que escuchaban esos tipos de música, los resultados fueron que los efectos en la rigidez de la aorta duran el tiempo que dura la música, mientras que esta tiene un efecto más sostenido (al menos 30 minutos más) en la onda de presión sanguínea.  

De hecho, cuando se trató de ondas de presión, los fans de la música clásica respondieron mejor que los amantes del rock. Por obvias razones, la velocidad de las ondas de presión sanguínea se redujo más con la música clásica, y los aficionados a este género musical, dice el estudio, son más proclives a estos efectos tranquilizadores que los que gustan mucho del rock.

Pero, increíblemente, ambos géneros funcionan para ablandar nuestras arterias y reducir la presión arterial. No necesitamos que nos digan mucho más para poner música de inmediato, o al menos para planear una buena sesión de Zeppelin y Mozart en el futuro cercano.

Estudio afirma que el sobrepeso disminuye el riesgo de sufrir demencia en la vejez

Salud

Por: pijamasurf - 03/25/2015

Este interesante hallazgo pretende reformular las leyes y acciones de salud pública respecto a la obesidad en un marco de protección a la salud mental

obesidad

Una nueva investigación publicada en el Reino Unido simplemente parece contravenir todo lo que creemos saber acerca del sobrepeso: resulta que en un estudio comparativo realizado durante años se llegó a la conclusión de que las personas con algunos kilos de más tienen menos riesgo de sufrir demencia en la vejez.

El estudio analizó la historia clínica de casi 2 millones de personas, con una edad promedio de 55 años. El más obeso tenía 29% menos probabilidades de sufrir demencia 15 años después, comparado con personas de peso normal. Como correlato a esto, las personas demasiado delgadas tienen 39% más de probabilidades de sufrir demencia, que se define en nuestros días como una enfermedad que provoca pérdida de memoria y otras alteraciones cognitivas.

Los resultados no parecen verse afectados por hábitos como el tabaco o el uso de alcohol. De hecho, los investigadores no pueden ofrecer muchas explicaciones sobre el por qué de esta extraña relación entre el peso y la salud mental. Sin embargo, en palabras del jefe de la investigación, el doctor Stuart Pocock, los analistas creen que "los resultados sugieren que los médicos, científicos del sector salud y los políticos deben volver a pensar la mejor manera de identificar a quienes están en riesgo de demencia".

"También debemos prestar atención a las causas y consecuencias de salud pública en el vínculo entre el bajo peso y el riesgo incrementado de demencia que nuestra investigación ha encontrado", dice Pocock. ¿Quiere decir que debemos salir corriendo a comer todas las cosas grasosas que encontremos? No exactamente. La diabetes, hipertensión y otros riesgos asociados a la obesidad siguen siendo realidades comprobadas, aunque tal vez estas noticias nos alienten para no satanizar el sobrepeso.