*

X

¿El arte puede ser funcional? 7 piezas que cuestionan la definición tradicional de arte

Por: pijamasurf - 03/15/2015

La utilidad y la estética protagonizan uno de los debates más interesantes del arte contemporáneo

Desde hace tiempo la historia del arte experimentó una ruptura conceptual que, en cierta forma, marcó no sólo un antes y un después sino el inicio de varios debates interesantes sobre qué hace arte al arte. Cuando Duchamp expuso su famoso mingitorio no hizo más que señalar la caducidad de una definición de arte que se encontraba ya desfasada de su presente y, por lo mismo, nombraba una realidad sobrepasada.

Una rama de esos debates toca la relación de lo artístico con lo funcional. En la perspectiva conservadora, el arte está reservado a la contemplación y el regocijo de los sentidos, su finalidad no es práctica y, por lo mismo, no puede ser “utilizado” de la misma manera que utilizamos una cuchara o un autobús. Sin embargo, en nuestra época no son pocos los artistas que van en contra de esta idea y elaboran piezas que también cumplen una función más allá de la estética: recrean y enamoran, pero también son útiles para su entorno.

Una de las preguntas que pueden hacerse ante estos ejemplos es si la utilidad los hace menos artísticos. Si nos sentamos en una banca diseñada por Louise Bourgeois, ¿es más banca que escultura? ¿O cómo se concilian esas cualidades? El dilema puede sonar un tanto ingenuo, pero sin duda pone de relieve la manera en que usualmente nos acercamos al arte, con respeto y solemnidad, cuando quizá, como Nietzsche quería, todos nuestros actos podrían estar orientados por un sentido estético para hacer de nuestra vida una obra de arte.

También en Pijama Surf: Top 10 obras de arte contemporáneo que te harán preguntarte por qué son arte

Te podría interesar:

¿Cuál es la cerveza favorita, por país, alrededor del mundo? Este mapa te lo dice

Por: pijamasurf - 03/15/2015

Este curioso mapa infográfico muestra cuáles son las cervezas más populares en cada país alrededor del mundo

Con el paso del tiempo la cerveza se ha convertido en un elixir cotidiano para los habitantes de una buena porción del planeta. La popularidad de este refrescante brebaje se ha desdoblado en cientos de marcas nacidas en distintos países, muchas de las cuales han terminado por consagrarse como una especie de embajadores culturaless de sus respectivos lugares de origen, e incluso como símbolos identitarios –tal es la pasión orgánica que genera una buena cerveza.

Recientemente, la revista especializada Vinepair creó un mapa en el que ubica las cervezas más populares en decenas de países. Así, por ejemplo, ubicamos el escudo de Corona en México, el de Bud Light en Estados Unidos, Quilmes en Argentina, Guinness en Irlanda, Carling en Inglaterra, Heineken en Holanda, King Fischer en India o Tiger en Malasia y Singapur.  

A continuación este curioso mapa infográfico, cuya versión ampliada puedes ver siguiendo este enlace

Screen Shot 2015-03-16 at 11.13.32 AM