*

X

Crean gotas para los ojos que habilitan visión nocturna

Por: pijamasurf - 03/31/2015

Utilizando una molécula natural propia de los peces que viven en las profundidades marinas, un grupo de peculiares científicos habilitó visión nocturna en un voluntario

AN10112144Mandatory Credit

Una extraña organización independiente dedicada a la "ciencia ciudadana", Q, ha creado un extraño producto que seguramente amará todo aquel que fantasee con los superhéroes. Se trata de unas simples gotas para los ojos pero que, una vez colocadas, habilitan visión nocturna. 

Ello a partir de la hipótesis de que la clorina e6, una molécula natural que contienen los peces de agua profunda, se podría usar para habilitar la vista en ambientes oscuros. Si bien esta sustancia se ha utilizado vía intravenosa para tratamientos de cáncer, jamás se habían probado hasta ahora sus bondades como facilitador de visión nocturna. 

Un médico voluntario integrante de este peculiar laboratorio, se ofreció para que sus ojos fuesen humectados con 50ml de Ce6. Tras 1 hora de haberle aplicado la molécula, Gabriel Licina reportó haber visto con relativa claridad, en plena oscuridad, hasta a una distancia de 50m. El efecto duró unas horas y, para el día siguiente, la vista del voluntario había vuelto completamente a la normalidad. 

El experimento a detalle puede ser consultado aquí.

 

Te podría interesar:

En este museo puedes tomarte las selfies que quieras con grandes obras de arte (FOTOS)

Por: pijamasurf - 03/31/2015

En vez de intentar prohibir una tendencia, este museo en Filipinas aprovechó la fiebre contemporánea de las selfies para ofrecer a sus visitantes la posibilidad de experimentar el arte desde esta práctica lúdica

Como sabemos bien, buena parte de la vida contemporánea la experimentamos sólo por mediación de una pantalla, inevitablemente en algunos casos, pues hay elementos de nuestro mundo que sólo existen digitalmente (un tweet, esta nota, un video de YouTube); otras veces, sin embargo, se trata de un acto deliberado, por ejemplo, en un concierto, cuando casi como en un acto reflejo los asistentes sacan sus teléfonos y comienzan a grabar algunos minutos del evento.

El arte no escapa a esta situación. De hecho, no es extraño que, antes que apreciar una pintura o una escultura, el primer impulso del espectador sea más bien tomarse una selfie con la obra en cuestión. Una evolución sin duda interesante: las obras que por siglos se han celebrado como cimas de la estética, la creatividad y otros valores positivos del ser humano, ahora son poco más que objetos cuya única utilidad parece ser alimentar la máquina de narcisismo y consumo de imágenes que tanto caracteriza a este momento de la historia.

Por estas y otras razones, el museo filipino que ahora presentamos llama tanto la atención. Porque, con humor e ingenio, convierten esa curiosa relación entre el arte y el espectador en su oferta como espacio de consumo cultural. En Art in Island, situado en Manila, es posible tomarte todas las selfies que quieras con reproducciones de pinturas célebres.

El museo, claro, es notablemente lúdico, y en cierta forma esa es su diferencia. Muestra que el arte puede perder cierta solemnidad que a veces lo rodea, pero sobre todo, que es difícil o imposible frenar ciertas conductas colectivas cuyo control incluso está más allá de los individuos que las ejecutan.

Imágenes vía Hyperallergic