*

X

TOP 8: mejores escenas de sexo en la historia del cine

Por: pijamasurf - 02/14/2015

Nunca está de más tenerlas en mente durante un fin de semana romántico con tu pareja (o parejas)

El imperio de los sentidos (1976) Dir. Nagisa Oshima

Una oda maldita a la complicidad erótica y el poder. El sexo toma un carácter experimental que películas como 9 Songs han sabido explotar posteriormente; la obra de Osima también puede considerarse un comentario a El imperio de los signos El erotismo de Bataille: los instintos asesinos de nuestros antepasados de las cavernas se subliman a través de la estilización de las perversiones como búsqueda de placer.

 

 

Un chant d'amour (1950) Dir. Jean Genet (ft. Jean Cocteau)

Jean Genet fue un escritor legendario en sí mismo, santificado por J. P. Sartre, que con Un chant d'amour llevó a cabo un experimento fílmico de estilizada belleza: se trata de cuestionar la sexualidad, la vulnerabilidad y el poder a través de un lazo homosexual entre dos presos de una cárcel, observados además por un ojo indiscreto. Un análisis de las implicaciones políticas que están en juego en este breve filme merecería un artículo aparte.

 

 

El último tango en París (1972) Dir. Bernardo Bertolucci

La leyenda cubre la escena más famosa del filme de un halo legendario: ¿Maria Schneider no tenía idea de que Marlon Brando trataría de montarla y lo que vemos es una violación anal explícita o, por el contrario, la química actoral y la dirección de Bertolucci fraguaron una de las escenas más perturbadoramente memorables (y claro, eróticas) del cine?

 

 

Nueve semanas y media (1986) Dir. Adrian Lyne

Hay demasiadas escenas memorables en esta película como para elegir sólo una: Mickey Rourke y Kim Basinger dieron una cátedra generacional de erotismo en una escalera bajo la lluvia, vaciando el contenido de un refrigerador y ocasionalmente en una cama. Para variar.

 

 

Saló o los 120 días de Sodoma (1975) Dir. Pier Paolo Pasolini

Saló constituye una especie de iniciación no tanto al erotismo como al extremo de la racionalidad ejecutora del deseo: se trata de una relectura del Decamerón en clave fascista, una fantasía salvaje que lleva al espectador a cuestionar no sólo los motores y resortes de su propio deseo, sino la dimensión del bien y del mal. Una verdadera misa fílmica que no puedes olvidar una vez vista.

 

 

Las edades de Lulú (1990) Dir. Bigas Luna

Basada en la novela de Almudena Grandes, es una de esas películas que hacen época. Un joven Javier Bardem aparece para fijarlo como uno de los arquetipos de macho ibérico. Su título original iba a ser De la curiosidad a la ninfomanía, lo cual puede dar un espectro de lo que podremos observar.

 

 

Blue is the warmest color (2013) Dir. Abdellatif Kechiche

El despertar sexual de una adolescente es sólo uno de los muchos nudos dentro de esta increíble película, cuya escena explícita de 6 minutos es realmente monumental. El cuerpo de las actrices (Léa Seydoux y Adèle Exarchopoulos) es el único sonido, por lo que el espectador parece asistir a una escena prohibida no porque se trate de un tabú, sino por la vulnerabilidad de los personajes.

 

 

Luna amarga (1992) Dir. Roman Polanski

La lenta pudrición de la inocencia cuando se convierte en venganza puede ser más fuerte que el amor. Otra película con demasiadas escenas memorables. Probablemente la del desayuno, cuando Emmanuelle Seigner olvida (perversamente) cómo utilizar un vaso.

 

Te podría interesar:

Científicos determinan la edad precisa del universo

Por: pijamasurf - 02/14/2015

El programa Planck ha revelado datos sobre el universo que hacen de este un escenario aún más apasionante de lo que hasta ahora creíamos

planck-data

Cuando todavía muchos jugamos con la posibilidad de que el universo jamás haya tenido un principio como tal, lo cual constituiría una discreta paradoja dentro de la sofisticada extravagancia de la física en planos subatómicos, el programa de la Agencia Aeroespacial Europea, Planck, recién calculó con precisión la edad de nuestro universo. 

Este programa fue creado para rastrear la primera luz que existió –esa hebra lumínica, pionera, que se desprendió tras el Big Bang. Luego de analizar la data recabada en torno a los ritmos de expansión del universo a lo largo de la historia, utilizando como base un mapa del Cosmic Microwave Background (CMB), los investigadores calcularon que el universo tiene 13 mil 770 millones de años.  

Afortunadamente, durante este proceso no solo se logró determinar la edad precisa del universo –lo cual representa una coordenada fundamental para posteriores estudios–. Los investigadores también establecieron que tan sólo 4.9% del universo corresponde a materia ordinaria, 25.9% a materia oscura y el restante 69.2% a oscura y misteriosa energía, lo cual sugiere de manera intrigante lo poco que conocemos y, sin más, siquiera concebimos, del componente de nuestro universo –recordemos que, ya de por sí, la materia oscura mantiene innumerables misterios para la ciencia; ahora imaginemos que la mayoría de lo que nos rodea mantiene un nivel mucho mayor de hermetismo ante nuestra comprensión. Además, se determinó que las primeras estrellas tardaron en formarse alrededor de 550 millones de años tras el Big Bang.

Screen Shot 2015-02-16 at 12.33.04 PM

Las medidas tomadas por el Planck fueron registradas en nueve frecuencias de banda que se emplearon no sólo en mapear la temperatura de la radiación sino también su polarización, lo cual arrojó información de la etapa joven del universo y del campo magnético de nuestra galaxia. Finalmente, además del CMB, la misión acuñó un mapa de la emisión polarizada de polvo interestelar, que comprende un catálogo de 13 mil 188 nubes densas frías en la Vía Láctea, y de 1,653 cúmulos.

Y bueno, más allá de las abstracciones impenetrables que emanan de cifras tan distantes a nuestra existencia humana, este tipo de datos es, para el humano común y corriente como nosotros, por lo menos un recordatorio que nos invita a redimensionar nuestro ínfimo rol en esa inabarcable puesta en escena cósmica que es este universo. Nuestros problemas y alegrías son minúsculos fragmentos de confeti en esta fiesta, ni más, ni menos. 

[IBTimes]