*

X

TOP 8: mejores escenas de sexo en la historia del cine

Por: pijamasurf - 02/14/2015

Nunca está de más tenerlas en mente durante un fin de semana romántico con tu pareja (o parejas)

El imperio de los sentidos (1976) Dir. Nagisa Oshima

Una oda maldita a la complicidad erótica y el poder. El sexo toma un carácter experimental que películas como 9 Songs han sabido explotar posteriormente; la obra de Osima también puede considerarse un comentario a El imperio de los signos El erotismo de Bataille: los instintos asesinos de nuestros antepasados de las cavernas se subliman a través de la estilización de las perversiones como búsqueda de placer.

 

 

Un chant d'amour (1950) Dir. Jean Genet (ft. Jean Cocteau)

Jean Genet fue un escritor legendario en sí mismo, santificado por J. P. Sartre, que con Un chant d'amour llevó a cabo un experimento fílmico de estilizada belleza: se trata de cuestionar la sexualidad, la vulnerabilidad y el poder a través de un lazo homosexual entre dos presos de una cárcel, observados además por un ojo indiscreto. Un análisis de las implicaciones políticas que están en juego en este breve filme merecería un artículo aparte.

 

 

El último tango en París (1972) Dir. Bernardo Bertolucci

La leyenda cubre la escena más famosa del filme de un halo legendario: ¿Maria Schneider no tenía idea de que Marlon Brando trataría de montarla y lo que vemos es una violación anal explícita o, por el contrario, la química actoral y la dirección de Bertolucci fraguaron una de las escenas más perturbadoramente memorables (y claro, eróticas) del cine?

 

 

Nueve semanas y media (1986) Dir. Adrian Lyne

Hay demasiadas escenas memorables en esta película como para elegir sólo una: Mickey Rourke y Kim Basinger dieron una cátedra generacional de erotismo en una escalera bajo la lluvia, vaciando el contenido de un refrigerador y ocasionalmente en una cama. Para variar.

 

 

Saló o los 120 días de Sodoma (1975) Dir. Pier Paolo Pasolini

Saló constituye una especie de iniciación no tanto al erotismo como al extremo de la racionalidad ejecutora del deseo: se trata de una relectura del Decamerón en clave fascista, una fantasía salvaje que lleva al espectador a cuestionar no sólo los motores y resortes de su propio deseo, sino la dimensión del bien y del mal. Una verdadera misa fílmica que no puedes olvidar una vez vista.

 

 

Las edades de Lulú (1990) Dir. Bigas Luna

Basada en la novela de Almudena Grandes, es una de esas películas que hacen época. Un joven Javier Bardem aparece para fijarlo como uno de los arquetipos de macho ibérico. Su título original iba a ser De la curiosidad a la ninfomanía, lo cual puede dar un espectro de lo que podremos observar.

 

 

Blue is the warmest color (2013) Dir. Abdellatif Kechiche

El despertar sexual de una adolescente es sólo uno de los muchos nudos dentro de esta increíble película, cuya escena explícita de 6 minutos es realmente monumental. El cuerpo de las actrices (Léa Seydoux y Adèle Exarchopoulos) es el único sonido, por lo que el espectador parece asistir a una escena prohibida no porque se trate de un tabú, sino por la vulnerabilidad de los personajes.

 

 

Luna amarga (1992) Dir. Roman Polanski

La lenta pudrición de la inocencia cuando se convierte en venganza puede ser más fuerte que el amor. Otra película con demasiadas escenas memorables. Probablemente la del desayuno, cuando Emmanuelle Seigner olvida (perversamente) cómo utilizar un vaso.

 

Te podría interesar:

Infográfico comparativo: ¿cuáles son las drogas psicodélicas más fuertes?

Por: pijamasurf - 02/14/2015

Gráfica de intensidad de experiencia psiconáutica con sustancias como el LSD, los hongos o la cannabis

charts

 

Ok, tal vez pienses que esta gráfica es una broma. Hay algo de eso, pero no sólo es una broma. Más allá de los libros mágicos y los programas de TV infantiles, el ranking psicodélico está basado en los cinco niveles de experiencias psicodélicas que presentaron en su libro clásico The Psychedelic Experience Tim Leary, Richard Alpert y Ralph Metzner. En este caso podemos suponer holgadamente que las caricaturas son el equivalente al DMT, el psicodélico que estos profesores de Harvard clasificaron en el nivel 5.

La gráfica parece tener cierta coherencia. Por ejemplo, recientes estudios médicos han preferido utilizar psilocibina a LSD argumentando que los usuarios tienen experiencias más suaves (además de la carga política del ácido). 

Como siempre, las experiencias personales tienen un valor cualitativo insustituible. ¿Cuáles son para ti los psicodélicos más fuertes? Comúnmente se dice que el DMT es el más fuerte; la ayahuasca, siendo también DMT pero en combinación, parece ser una experiencia más distribuida, con picos y valles, y, sin embargo, para algunas personas por momentos puede llegar a ser igual o más poderosa que la sola ingestión de DMT (un ticket para viajar al hiperespacio). O igualmente, el primo triptamínico, la psilocibina suele ser más mellow, pero en ocasiones un viaje fuerte de hongos, un derrumbe puede ser más severo que un viaje de LSD. ¿Qué hay de la salvia divinorum, cómo cotejarla con el DMT?