*

X

TOP 8: mejores escenas de sexo en la historia del cine

Por: pijamasurf - 02/14/2015

Nunca está de más tenerlas en mente durante un fin de semana romántico con tu pareja (o parejas)

El imperio de los sentidos (1976) Dir. Nagisa Oshima

Una oda maldita a la complicidad erótica y el poder. El sexo toma un carácter experimental que películas como 9 Songs han sabido explotar posteriormente; la obra de Osima también puede considerarse un comentario a El imperio de los signos El erotismo de Bataille: los instintos asesinos de nuestros antepasados de las cavernas se subliman a través de la estilización de las perversiones como búsqueda de placer.

 

 

Un chant d'amour (1950) Dir. Jean Genet (ft. Jean Cocteau)

Jean Genet fue un escritor legendario en sí mismo, santificado por J. P. Sartre, que con Un chant d'amour llevó a cabo un experimento fílmico de estilizada belleza: se trata de cuestionar la sexualidad, la vulnerabilidad y el poder a través de un lazo homosexual entre dos presos de una cárcel, observados además por un ojo indiscreto. Un análisis de las implicaciones políticas que están en juego en este breve filme merecería un artículo aparte.

 

 

El último tango en París (1972) Dir. Bernardo Bertolucci

La leyenda cubre la escena más famosa del filme de un halo legendario: ¿Maria Schneider no tenía idea de que Marlon Brando trataría de montarla y lo que vemos es una violación anal explícita o, por el contrario, la química actoral y la dirección de Bertolucci fraguaron una de las escenas más perturbadoramente memorables (y claro, eróticas) del cine?

 

 

Nueve semanas y media (1986) Dir. Adrian Lyne

Hay demasiadas escenas memorables en esta película como para elegir sólo una: Mickey Rourke y Kim Basinger dieron una cátedra generacional de erotismo en una escalera bajo la lluvia, vaciando el contenido de un refrigerador y ocasionalmente en una cama. Para variar.

 

 

Saló o los 120 días de Sodoma (1975) Dir. Pier Paolo Pasolini

Saló constituye una especie de iniciación no tanto al erotismo como al extremo de la racionalidad ejecutora del deseo: se trata de una relectura del Decamerón en clave fascista, una fantasía salvaje que lleva al espectador a cuestionar no sólo los motores y resortes de su propio deseo, sino la dimensión del bien y del mal. Una verdadera misa fílmica que no puedes olvidar una vez vista.

 

 

Las edades de Lulú (1990) Dir. Bigas Luna

Basada en la novela de Almudena Grandes, es una de esas películas que hacen época. Un joven Javier Bardem aparece para fijarlo como uno de los arquetipos de macho ibérico. Su título original iba a ser De la curiosidad a la ninfomanía, lo cual puede dar un espectro de lo que podremos observar.

 

 

Blue is the warmest color (2013) Dir. Abdellatif Kechiche

El despertar sexual de una adolescente es sólo uno de los muchos nudos dentro de esta increíble película, cuya escena explícita de 6 minutos es realmente monumental. El cuerpo de las actrices (Léa Seydoux y Adèle Exarchopoulos) es el único sonido, por lo que el espectador parece asistir a una escena prohibida no porque se trate de un tabú, sino por la vulnerabilidad de los personajes.

 

 

Luna amarga (1992) Dir. Roman Polanski

La lenta pudrición de la inocencia cuando se convierte en venganza puede ser más fuerte que el amor. Otra película con demasiadas escenas memorables. Probablemente la del desayuno, cuando Emmanuelle Seigner olvida (perversamente) cómo utilizar un vaso.

 

Te podría interesar:

Facebook cierra perfiles de nativos americanos por utilizar "nombres falsos"

Por: pijamasurf - 02/14/2015

Pecando de incompetente, racista y poco respetuoso ante sus usuarios, Facebook elimina perfiles reales de nativos americanos por considerar sus nombres como una especie de broma

Screen Shot 2015-02-16 at 6.56.23 PM

Un nuevo caso ocurrido en Estados Unidos alrededor de Facebook exhibe o confirma algunas de las cualidades más cuestionables de esta compañía. La red social más popular del mundo vuelve a tener problemas con los nombres de perfiles y decide eliminarlos, sólo que se trata de nombres reales de usuarios nativos americanos que, simplemente, no le parecen palabras que califican como un nombre al algoritmo de Facebook.

Existen dos casos recientes, aunque hay más, los cuales denuncia el sitio Colorlines. Uno es Dana Lone Hill, una mujer de origen lakota, que inesperadamente vio como su cuenta era suspendida. Para recuperarla, tuvo que enviar diversos documentos de identificación y así convencer a la gente de Facebook de que se trataba de su verdadero nombre. Otro caso es el de Oglala Lakota Lance Brown Eyes, quien también tuvo que demostrar que ese era su nombre legal y aun así, cuando le regresaron su perfil, se encontró con que Facebook había "normalizado" su nombre a Lance Brown.

Este tipo de situaciones evidencian, por un lado, que el intento de Facebook de cimentar todo algoritmícamente es más que falible. También denota un problema racial, ya que los responsables de programar dicho algoritmo no toman en cuenta las prácticas de las minorías, ni siquiera las más simples, por ejemplo los usos y costumbres al momento de nombrar a un hijo. Finalmente, este tipo de situaciones termina refiriendo, una vez más, al poco respeto que Facebook ha demostrado en innumerables ocasiones por sus usuarios.

Quizá por esto miles de personas, entre ellas una de las mentes que mejor entiende el actual escenario mediático, abandonan cada mes el feudo de Zuckerberg y compañía. 

Firma aquí una petición para obligar a Facebook a cambiar sus políticas (aunque, tal vez, lo mejor que podrías hacer para manifestar tu repudio es dejar de participar en la red).