*

X

¿Sabías que en México puedes deshacerte de la propaganda política montada en sitios prohibidos?

Por: Ana Paula de la Torre - 02/05/2015

De lugares como árboles o puentes peatonales puedes sustraer la molesta (e ilegal) publicidad política

basura-electoral-toneladas-plastico-proselitismo_1_1060916En junio de este 2015 se elegirán en México hasta 2 mil 179 cargos entre 500 diputados federales, 993 alcaldes y 10 gobernadores. En este escenario, la cantidad garrafal de dinero que recibieron este año los impopulares partidos políticos para sus tareas ordinarias y sus gastos de campaña fue de 5 mil 356 millones de pesos. 

En México la democracia ha causado un desencanto notable, sobre todo hoy que el país está secuestrado por una partidocracia que no desea abrir su poder a los ciudadanos. En los últimos 30 años, los partidos han aprobado reformas que no han solucionado el problema más arraigado en México, la pobreza (al menos la mitad de la población vive esta condición, y esta es un aderezo muy poderoso de la violencia que sufre el país). 

Así, los ciudadanos no sólo perciben que los partidos políticos no han hecho su trabajo de mejorar las condiciones de vida en general, sino que además se niegan a dar entrada a otros actores (recordemos, por ejemplo, que los nuevos candidatos independientes cuentan sólo con 30 días para reunir miles de firmas, entre otras escabrosas trabas).  

En este coctel de descontento, la mayoría de los partidos inundan las calles de propaganda política que replica sus gastados slogans en lugares ilegales (se documentó, por ejemplo, que en 2012 96% de la propaganda política fue montada en espacios ilegales en el DF), enviando con ello un paradójico mensaje de ilegalidad. 

Sin embargo, tú como ciudadano puedes retirar los anuncios ilegales (únicamente para puestos de elección federal) de los los siguientes sitios. Recuerda: si la propaganda es sustraída de un lugar prohibido, ninguna autoridad puede reprenderte. Si alguien te molesta recuerda que de la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales (LGIPE), en su Art. 250 se desprende que puedes quitar la publicidad de los siguientes lugares por ser ilegal (llevar contigo una copia de este artículo puede ser muy útil):

 

Los sitios prohibidos: 

  • Árboles
  • Áreas verdes
  • Semáforos
  • Puentes y bajo puentes
  • Casetas telefónicas
  • Postes de luz y alumbrado
  • Postes de telefonía.
  • Paradas de autotransporte
  • Señalamientos viales
  • Buzones de correo
  • Monumentos históricos
  • Propiedad privada sin permiso

 

¿Dónde sí se puede? 

  • Bienes de uso común propiedad del gobierno (sobre todo bardas y mamparas).
  • Vallas y anuncios espectaculares con premiso en regla
  • Bardas y en general propiedad privada con permiso del dueño.

 

Procura tomar una foto de la publicidad colocada en lugares prohibidos y subirla al Twitter de #QuitaUnAnuncio, así se llevará un registro y se exhibirá a los políticos vía digital.

Aquí otras recomendaciones del activista Jesús Robles Maloof.

 

Twitter de la autora: @anapauladelatd

Las opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad del autor y no necesariamente reflejan la posición de Pijama Surf al respecto.

 
 

Joven emprende viaje de 3 años para combatir su depresión (FOTOS)

Por: pijamasurf - 02/05/2015

3 años de travesía hicieron que Michael Loffer se reencantara profundamente con la vida; y afortunadamente, documentó su recorrido

Screen Shot 2015-02-06 at 12.09.41 AM

La depresión es uno de los acompañantes más populares en la actualidad. Ya sea que responda a una pérdida de valores o frivolización, a una vida abocada al consumismo y la simulación, a factores genéticos, alimenticios, bioquímicos o psicoculturales, lo cierto es que es uno de los mayores males de la sociedad contemporánea. Lo anterior pesa aún más, o se recrudece, inmersos en una especie de presión social por ser, o al menos, parecer felices. Algo así como "la triste obligación de tener que ser feliz"

Ahora, más allá de los detonantes o consecuencias de la depresión, del cómo la entendamos o la comuniquemos, se trata de un fenómeno innegablemente complejo y multifactorial. Además, como señalábamos en un artículo anterior: "La depresión es una trampa, pero una casi perfecta. Y es que si la voluntad mueve montañas, la depresión construye abismos, tan reales como tu mesa de madera o la taza de té que a veces te acompaña. Además, a diferencia de otras frecuencias anímicas, por ejemplo la melancolía, la depresión carece de toda poiesis, es más bien un estado obscenamente estéril, que fácilmente puede inhabilitar (discapacitar) a aquel que lo experimenta" .

Afortunadamente nuestro diseño es aún más rico y complejo que este mal, y en ese sentido generalmente disponemos de herramientas (aunque a veces no tengamos siquiera el ánimo de utilizarlas) para hacerle frente a dicha frecuencia. Por ejemplo, tenemos el caso del joven fotógrafo Michael Loffer, quien tras enfrentar una severa crisis depresiva un día tomó fuerzas y decidió dejar todo para entregarse a la deriva geográfica: viajó durante 3 años por Asia y Sudamérica. 

Durante este trayecto Loffer encontró más que motivos suficientes para reencantarse de la vida, abrir su cabeza, aligerar su espíritu y, sobretodo, redimensionar aquellas cosas que lo mantenían deprimido (y que generalmente se trata de minúsculas tormentas autoforjadas). Tras la larga travesía, el espontáneo viajero aseguró que muchas de las experiencias, que por cierto documentó fotográficamente, le "transmitían un poco de vida". En consecuencia, aquel que inició el trayecto como un tipo desesperado e insípido, regresó empoderado y agradecido.

Al compartir su historia en Reddit, recibió críticas sobre la comodidad de poder acceder a viajar así, inesperadamente, durante tanto tiempo, algo que pocas personas en el mundo podrían hacer. Sin embargo, Loffer advirtió que lo logró en mayor medida por voluntad que por dinero: pidiendo "rides", haciendo "couch surfing" y economizando al máximo.

Pero más allá de si el suyo es un lindo cuento de hadas autosuperacional o una valiente travesía, lo que importa es conocer la historia de alguien que hackeó su propio crucigrama para liberarse de un estado indeseado. Y para muestra del ejercicio, quedaron estás imágenes:

Chiang Mai, Tailandia

travel-photography-around-world-depression-michael-loffler-1

 

Tonle Sap Lake, Cambodia

travel-photography-around-world-depression-michael-loffler-3

 

Ta Prohm, Cambodia

travel-photography-around-world-depression-michael-loffler-2

Yuanyang, China

travel-photography-around-world-depression-michael-loffler-4

Lijiang, China

travel-photography-around-world-depression-michael-loffler-5

 

Machu Picchu, Perú

travel-photography-around-world-depression-michael-loffler-6

 

Zhangjiajie, China

travel-photography-around-world-depression-michael-loffler-7