*

X

¿Quiénes son los 100 líderes espirituales más influyentes en 2015?

Por: pijamasurf - 02/19/2015

Una ecléctica selección de figuras conforma la lista de Watkins con los mayores influenciadores de la espiritualidad contemporánea

Screen Shot 2015-02-19 at 11.39.52 AM

Hoy vivimos tiempos ciertamente paradójicos. Por un lado pareciera que la sofisticación de nuestros vicios socioculturales ha alcanzado niveles hasta hace poco difíciles de imaginar, por ejemplo en lo que concierne al consumismo o a la enajenación, y por otro, de hecho quizá en respuesta a, llevamos unas cuantas décadas pujando colectivamente por una reconstrucción de la mística y el desarrollo espiritual. Este peculiar binomio genera, entre otras cosas, un extraño cúmulo de líderes "espirituales", compuesto por jerarcas religiosos, celebridades, escritores de mística autosuperacional, aventurados científicos y sincréticos chiflados.  

Screen Shot 2015-02-19 at 11.42.49 AM

Fundada en Londres hace más de un siglo, Watkins es una de las librerías más influyentes en temas de misticismo, espiritualidad y esoterismo. Y anualmente, a través de su revista Mind, Body, Spirit, publica su lista de las 100 personalidades más influyentes en el desarrollo de la espiritualidad.

Los criterios para considerar a los candidatos iniciales son los siguientes:

- Que hayan comenzado el año en curso con vida.

- Que hayan realizado una contribución “única y espiritual”, a escala global, durante el año anterior.

- Que estén particularmente presentes en el imaginario y en la mente de las personas (lo cual se determina a través de cuántas búsquedas en Google se realizan con su nombre o cuántas veces se visitan sus perfiles en Wikipedia).

Una vez atravesados o completados estos filtros, entonces se conforma el listado final, el cual se materializa en un exuberante collage que refleja la inquieta confusión que enmarca la espiritualidad contemporánea, los cruces ideológicos, prácticos y metafísicos que hoy participan en esa compleja coreografía que nos caracteriza. Basta echar un vistazo para, más allá de imprimir un juicio de valor a la selección, sentirse intrigado y tratar de entender qué es lo que esta lista nos sugiere sobre nuestra sociedad y sobre el momento histórico que nos corresponde:

 

1. Dalai Lama 35. Gary Snyder 68. Marshall Rosenberg
2. Pope Francis 36. Andrew Weil 69. Richard Rohr
3. Eckhart Tolle 37. Neale Donald Walsch 70. Satish Kumar
4. Thich Nhat Hanh 38. Pema Chödrön 71. James van Praagh
5. Desmond Tutu 39. James Lovelock 72. David Steindl-Rast
6. Deepak Chopra 40. Doreen Virtue 73. Gangaji
7. Paulo Coelho 41. Don Miguel Ruiz 74. David Deida
8. Oprah Winfrey 42. Gregg Braden 75. Erich von Däniken
9. Ram Dass 43. Dan Millman 76. Malala Yousafzai
10. Alice Walker 44. Brian Weiss 77. Barbara Marx Hubbard
11. Rhonda Byrne 45. Starhawk 78. Jeff Foster
12. Arianna Huffington 46. Julia Cameron 79. Khwaja Shamsuddin Azeemi
13. Jon Kabat-Zinn 47. Jack Canfield 80. Mother Meera
14. Matthew Fox 48. Richard Saul Wurman 81. Judy Hall
15. Alejandro Jodorowsky 49. Daisaku Ikeda 82. Lynne McTaggart
16. Louise L Hay 50. Robert Thurman 83. Seyyed Hossein Nasr
17. Jaggi Vasudev 51. Richard Bandler 84. Claudio Naranjo
18. Rupert Sheldrake 52. Robert Bly 85. Mark Epstein
19. Dr Wayne W Dyer 53. Bruce Lipton 86. Thomas Keating
20. Byron Katie 54. Stanislav Grof 87. Anita Moorjani
21. Elizabeth Gilbert 55. Mooji 88. Daniel Pinchbeck
22. Karen Armstrong 56. Ajahn Brahm 89. Rob Bell
23. Sri Sri Ravi Shankar 57. Mantak Chia 90. Vladimir Megre
24. Esther Hicks 58. Russell Brand 91. Jonathan Goldman
25. Richard Bach 59. James Redfield 92. Shakti Gawain
26. Ken Wilber 60. Caroline Myss 93. Larry Harvey
27. Marianne Williamson 61. Michael Bernard Beckwith 94. Jamaliya Syed Khaleel Awn Moulana
28. Thomas Moore 62. Steve Taylor 95. Peter Russell
29. Amma 63. Tony Robbins 96. Robin Sharma
30. Graham Hancock 64. Huston Smith 97. Mario Reading
31. Alex Grey 65. Adyashanti 98. Andrew Harvey
32. Iyanla Vanzant 66. Jack Kornfield 99. Eben Alexander
33. Prem Rawat 67. Lee Carroll 100. Sharon Kleinbaum
34. Francis Chan

 

6 excelentes razones para practicar sadomasoquismo en vez de sexo tradicional

Por: pijamasurf - 02/19/2015

Sus adeptos comparan la práctica del BDSM con una forma extrema de yoga que genera múltiples beneficios físicos, psicológicos y relacionales a sus practicantes

088bd7b0a4995cdd6f900f3820bcd4f0

El amor y el sexo son formas de relacionarse con otros que, cual más cual menos, están basadas en poder y resistencia. Llevar al extremo el énfasis en el poder puede ser sumamente excitante para muchos (y sumamente rentable para los editores de 50 Shades of Grey): la práctica conocida como BDSM (por las siglas Bondage, Discipline, Dominance, Submission, Sadism y Masochism) es practicada por 36% de los adultos en Estados Unidos, según una encuesta de Durex. Esto quiere decir que 36% de los adultos en EE.UU. utilizan máscaras, sujeciones, cadenas, esposas, gagballs o algún tipo de implemento de tortura sexual (claro, siempre con el consenso de su pareja o parejas).

Sandra LaMorgese es terapeuta sexual y dominatrix profesional con base en Nueva York. Según su experiencia, el BDSM no sólo es una práctica de poder, sino una forma de vida que puede unir a las parejas —y en cierto sentido, atarlas el uno al otro. Estas son seis buenas razones para abrirle la puerta al BDSM en tu vida sexual:

teacher

1. Comunicación

No se trata sólo de la importancia de las palabras de seguridad: la comunicación entre parejas sadomasoquistas mejora porque propicia un ambiente de confianza, respeto y entrega a través de una ficción convenida. La comunicación es impecable porque no es sólo verbal; la confianza depositada en el otro es mayor, además: el otro sabe justo cuándo dejar de apretar (y cuándo apretar más) leyendo tus reacciones.

2. Intimidad

El hecho de que las prácticas de sexo extremo involucren ciertos riesgos hace que la sensación de complicidad sea mucho mayor que en el sexo tradicional. Hay que pensar que debes confiar ciegamente en alguien para dejarlo ponerte una venda en los ojos y ponerte de cabeza. Una investigación publicada en Archives of Sexual Behavior, además, mostró que las parejas que practican BDSM muestran niveles menores de cortisona (la hormona del estrés) y suelen ser más afectuosas en su vida diaria.

3. Fidelidad

Las prácticas BDSM desarrollan fuertes lazos (jejeje) entre sus participantes, que son parte de la evolución sexual de su pareja: la pareja aprende más y más mientras más experimenta, y eso parece disuadirlos de buscar otras parejas fuera de la relación. La energía y el espacio emocional compartido por la pareja sadomasoquista raramente se pone en riesgo por una aventura pasajera.

4. Salud mental

El BDSM no es ni una apología de la violación ni es una enfermedad mental: un estudio de 2013 publicado en el Journal of Sexual Medicine mostró que, de hecho, los practicantes de BDSM suelen tener mejor salud mental que los no practicantes; algunos indicadores fueron: menores niveles de neurosis, mejor apertura a puntos de vista diferentes al propio, mayor seguridad en sus relaciones interpersonales, mejor disposición para lidiar con el rechazo y mayor grado de bienestar en general. Según la doctora LaMorgese, si expresas con más libertad tu sexualidad, tu salud mental se beneficia.

[caption id="attachment_90995" align="aligncenter" width="490"]Mejor comunicación... Mejor comunicación...[/caption]

5. Reduce el estrés psicológico

En el estudio de 2009 antes mencionado, los investigadores hallaron que entre los participantes de BDSM existen dos formas (ambas positivas) de lidiar con el estrés. Los dominantes presentan menores niveles de cortisona en general, pero los sumisos presentan mayores niveles en un primer momento: durante las sesiones de nalgadas, azotes o incluso cosquillas —sin mencionar la expectativa y ansiedad que es parte del juego de dominación— los cuerpos de los sumisos experimentan altos niveles de dolor, lo que puede generar altos niveles de cortisona también. Estos niveles bajan cuando la sesión termina, y una sensación general de alivio se apodera del cuerpo. Es similar a cuando ves una película de terror para sentirte en paz después.

6. Reduce la ansiedad

El goce de provocar o recibir dolor puede reducir la ansiedad general: según este estudio de 2014, la práctica del BDSM altera la irrigación sanguínea del cerebro, lo que puede llevar a estados alterados de conciencia similares a los de practicar yoga o al “high” de ciertos deportistas de alto rendimiento. LaMorgese de hecho enfatiza la similaridad del BDSM con una forma extrema de yoga, pues obliga a los participantes a enfocarse únicamente en el momento actual, presente, pues nunca se está más presente que cuando el dolor nos obliga a apersonarnos por completo en nuestro propio cuerpo.