*

X
¿El mundo se encuentra en claro progreso? Algunas estadísticas sugieren esto. Y, si esto es así, ¿entonces el alarmismo y la violencia que permea nuestros medios es una forma de pornografía?

 

Luke Rudkowski, de We Are Change, argumenta en este video que ya que estadísticamente el ser humano ha logrado un claro progreso en importantes indicadores, el miedo que propagan los medios de comunicación con constante información sobre muertes, desastres e inseguridad es una forma de pornografía. Rudkowski argumenta que los medios y los poderes que los controlan de esta forma intentan seguir colocando al público en un estado mental de estrés y preocupación cuando la realidad --afuera de la mediósfera-- es mucho más luminosa y merecedora de nuestro optimismo. Curiosamente la visión de Rudkowski, un periodista que anteriormente ha sido crítico del Grupo Bilderberg y la plutocracia, coincide con la visión de Bill Gates, quien hace unos meses declaró que el mundo se encuentra en franco progreso y que en los siguientes 20 años se logrará erradicar la pobreza.

El argumento se basa en la idea de que ya que en los últimos años se ha disminuido el número de muertes por enfermedades, en gran medida por los antibióticos, y así también ha subido la expectativa de vida, bajado la mortalidad infantil e incrementado el nivel de ingresos de las personas, entonces podemos concluir que estamos mejor que nunca. Algo que para muchos resulta un contrasentido. Rudkowski argumentaría que esto ocurre porque inmersos en el porno-pánico de la información no podemos ver las mieles del progreso; otros contestarían que esta sensación más bien es resultado de la experiencia cotidiana --y no del mundo virtual de la información, y que los indicadores estadísticos marcan un aumento cuantitativo pero no necesariamente cualitativo. Vivimos más pero no necesariamente mejor. Un ejemplo, los antibióticos que han aumentado enormemente nuestra expectativa de vida, en otro aspecto afectan la calidad de vida creando serios problemas para nuestro microbioma, como teoriza el doctor Martin Blaser en su libro Missing Microbes. Blaser cree que el incremento de enfermedades modernas como el asma, el autismo, el reflujo, el síndrome de intestino irritable, la diabetes o el Alzheimer, tienen que ver con alteraciones producidas en el microbioma humano principalmente debido al uso indiscriminado de antibióticos (que eliminan todo tipo de bacterias, algunas benéficas) y también a nuestros hábitos alimenticios. De igual manera, el progreso humano claramente está afectando a la biósfera planetaria, amenazando este "bienestar" supuestamente en perpetuo crecimiento, de tal forma que si acaso es que estamos mejor en la actualidad, esto puede ser apenas un flashazo efímero en el curso de la historia.

Otro argumento que maneja débilmente Rudkowski es que en la actualidad estamos mejor ya que contamos con tecnología de comunicación a escala global  --la alfabetización tecnológica. Esto, supuestamente, hace que los gobiernos tengan menos poder y les sea más difícil manipular al pueblo. Hay varios problemas con este argumento. Por una parte esa misma tecnología es también una infraestructura de control, vigilancia y espionaje, como hemos descubierto con programas como PRISM. Por otro lado, esa tecnología tiene efectos secundarios que no hemos podido medir del todo y que sin embargo ya estamos padeciendo (los efectos del medio, no del mensaje). Entre ellos, la pérdida de nuestra capacidad de poner atención y dirigir nuestra mente a tareas específicas, un desgaste producido por la multiestimulación de la información, el multitasking inherente en la tecnología. Al no ser capaces de controlar nuestra atención, seguramente no seremos capaces de discriminar entre estímulos externos cuya intención puede ser manipular nuestra atención o mantenernos en un estado de perenne distracción, sin poder profundizar y analizar lo que nos sucede embebidos en un medio ambiente electrónico y político.  

A lo anterior hay que sumarle que mientras han disminuido las estadísticas de muertes por epidemias, han aumentado las muertes por democidios. Según Rudolph Rummel, tan sólo en el siglo XX los gobiernos asesinaron a más de sus ciudadanos que en toda la historia de la humanidad. Este incremento en asesinatos perpetrados por los propios gobiernos parece ser una buena razón para preocuparnos. Y, aunque se podría argumentar que esta cifra parece estar disminuyendo en el siglo XXI, es muy temprano para poder hacer un diagnóstico que no sea superficial, a vuelapluma.

Todo esto es materia de reflexión, preguntas más que respuestas. Nos enfrentamos con un claro escollo de arbitrariedad en cómo medir el bienestar y el progreso sin recurrir a la inflación perpetua de las estadísticas bajo un paradigma basado en una economía de crecimiento. En nuestro mundo todo crece, pero crecer no necesariamente es algo bueno o provechoso para el espíritu; hay momentos en que seguir creciendo significa desarrollar tumores. 

Twitter del autor: @alepholo

 

 

El azul fue el último color en recibir una descripción personalizada entre muchas civilizaciones antiguas. Esto ha dado lugar a argumentos que plantean que el humano era incapaz de percibir este color, o bien, que en esos tiempos el cielo era de un tono rojo-anaranjado debido a la presencia de metano en la atmósfera

2010_21-1

Hoy raramente reparamos en ello, pero imaginemos la dificultad que experimentó la humanidad para conceptualizar y comunicar los colores. Cómo el azul llegó a ser azul en un consenso general, habiendo tantos lugares distintos donde encontrarlo, tantos tonos, tantos lenguajes. Tomó siglos de descripciones confusas antes de que cada color tuviera la característica distintiva que tiene ahora.

Pero el azul es de particular interés porque parece haber sido el último de los colores en recibir una descripción personalizada entre muchas de nuestras civilizaciones antiguas. Y ello es de lo más raro si pensamos que tanto el cielo como el mar son predominantemente azules. Hay argumentos que plantean que quizás los humanos eran incapaces de ver físicamente el color azul hasta hace relativamente poco; la base de esta presunción viene, principalmente, de la traducción de la Ilíada y la Odisea. En su texto, Homero describe el cielo color bronce y el mar color vino. Esto ha llevado a algunos académicos a creer que, en el momento en que el poeta griego escribía sus obras, los ojos humanos eran incapaces de percibir el azul; otros argumentan que quizás Homero mismo era daltónico.

La explicación más plausible para esta discrepancia es que el cielo bien pudo haber sido color bronce, y ello provocaba que el mar2010_07 pareciera color vino (el agua del océano refleja el color del cielo). Estudios recientes han encontrado, de hecho, que durante esos tiempos la atmósfera de la Tierra pudo haber contenido más metano (CH4) que la de hoy, lo cual tendría un gran efecto en la refracción de luz del Sol entrando en la atmósfera y causar un tono rojo-anaranjado, o bronce, en el cielo más joven del planeta.

No es fácil imaginar este mundo sin el vibrante color azul del cielo y del mar, pero si esto fue así en la Antigüedad, entonces explicaría por qué este color fue el último en aparecer en el lenguaje. Las únicas fuentes de azul hubieran sido sus raras apariciones en la vida salvaje, escasos ojos azules, flores raras y piedras preciosas encontradas dentro de la tierra. Pero cuando el azul ya fue “descubierto” por las civilizaciones, fue considerado el color más bello y místico de todos, hasta el punto de que su pigmento era más valioso que el oro.

Hoy el azul ocurre tan comúnmente, si no es que más, que todos los otros colores (es el color predilecto de la mayoría de las personas del mundo), pero aun siendo así, el azul tiene la naturaleza del enigma. Es el color del planeta Tierra y es el color de los dioses, pero hay algo que no sabríamos cómo nombrar que nos tiene infatuados desde que nuestros ojos fueron capaces de verlo, o bien desde que cambió la atmósfera de la Tierra.