*

X

La arquitectura de las emociones humanas: sobre el trabajo de Joanna Hogg

Arte

Por: Psicanzuelo - 02/03/2015

Por medio de las construcciones espaciales de la directora inglesa encontramos la manera en la que las emociones pueden vibrar hasta el espectador

archipelago-04-LST082704-t

Londinense de nacimiento, Joanna Hogg cuenta con 54 años de edad, siendo una de las voces femeninas más innovadoras actualmente. Sus películas son sutiles estudios sociales de la cultura inglesa contemporánea. De entrada, su estilo se asemeja un poco al de Michael Haneke antes de Amour: tomas largas, en su mayoría planos americanos o planos generales, pero a diferencia de este sus encuadres por lo general no tienen movimiento alguno, y está muy lejos de sus temas. Lo que sí genera, al igual que Haneke, por lo mismo de su estilo, es una tensión en la trama. Podemos observar al personaje a plenitud, en ocasiones a varios de ellos teniendo discusiones; como tanto habló al respecto el maestro teórico de la nueva ola francesa, André Bazin, este acercamiento brinda objetividad al espectador en relación a lo que sucede en la escena. No hay un montaje que piense por él, y puede libremente elegir a donde mirar. El mejor representante de las teorías de Bazin fue Jean Renoir (tan admirado por la nueva ola) en su momento; Joanna Hogg comparte un estilo similar en su acercamiento dramático.

Archipelago_-_Picture_2Pensemos en La regla del juego (Jean Renoir, 1939) y comparémosla con la hermosa Archipiélago (Joanna Hogg, 2010). En la trama del clásico de Renoir, un grupo de burgueses se encierra en una casona a disfrutar de la vida; en contraste con sus actividades, que denotan su frivolidad, viviendo sin hacer un solo esfuerzo, se nos presenta a la servidumbre, que vive contrariamente. La manera como se relacionan los dos grupos nos da la película. En la cinta de Hogg, una familia bien acomodada viaja a su casa de campo en vacaciones, siendo sus grandes conflictos dramáticos, para la madre por ejemplo, que el padre no los vaya alcanzar, y para la caprichosa hermana un pescado que a su gusto no está bien cocinado por el color y un pequeño hueso que encuentra en otro platillo, que la termina lastimando al masticarlo. Al centro de la trama están el hijo varón Edward (Tom Hiddleston) y la joven y atractiva sirvienta, que ha venido a ayudar a la familia en esta temporada vacacional, Rose (Amy Lloyd). Se desarrolla una relación de absoluto entendimiento entre ellos, en platicas que son claros ejemplos de que Edward no comparte con mucha gente ni la afinidad ni el sentimiento. Finalmente la clase social los separa, no hay espacio para nada más que una relación amo y sirviente.

En su más reciente trabajo, Exhibition (Joanna Hogg, 2014), la autora parte una vez más de un lugar, en este caso la casa donde han vivido por varios años el matrimonio que componen D (Viviane Albertine) y H (Liam Gillick). Es un espacio increíblemente bien diseñado, H es un arquitecto exitoso y D es una artista contemporánea, que hace instalaciones y performances. Los dos aman la casa, pero saben que es un momento de cambio y la van a vender, quieren irse a otro lugar a darle un nuevo inicio a su corazón. El amor de la pareja está presente en cada momento, pero sus defectos, su humanidad, también, siendo el puente de comunicación entre ellos lo que hace que trascienda la relación. Ambos viven el momento tenso, lleno de ansiedad de estar por dejar la casa. La sutilidad, una vez más, es el arma letal de Hogg; más que en los diálogos, en lo que no se dice, como alguna vez lo demostró Michelangelo Antonioni, el existencialismo en pareja. En este caso, el arte los une de varias maneras, en su mutua sensibilidad y la manera en que respetan su libertad individual: son adultos que practican actividades de niños y equilibran su humanidad mutuamente. Además Hogg hace una operación especial con sus actores: Viviane Albertine solía ser una música punk, integrando parte del mítico grupo The Slits: 

Y por su parte Liam Gillick es un artista conceptual; ninguno de los dos son actores profesionales ni amateurs, pero lo que sí son es artistas. La decisión de Hogg es muy afortunada: la veracidad que recibe el espectador es irrefutable. En especial Viviane Albertine explora a profundidad su personaje, casi en una interpretación punk de sensaciones del estar vivo, del miedo a la muerte, del miedo también a estar vivo, de la sensación de existir. Este acercamiento ya le había funcionado a la directora en otros roles, aunque menos importantes. Hogg también es guionista de sus cintas: el rol que tiene en Archipiélago el pintor que da clases a la madre y que también vacaciona en la misma isla es un famoso pintor en la vida real.

Desde que murió el maestro Antonioni no había visto un cine que dependiera tanto del espacio, de la arquitecturaexhibition_2640080b. Haciendo del arte cinematográfico un ejercicio arquitectónico, directores como Wim Wenders o Jia Zhangke vienen a mi mente pero no ocurre lo mismo que con las películas de esta mujer, en el sentido de cómo los personajes habitan los lugares y lo que representa habitarlos. Joana Hogg comentó al respecto, en una entrevista sobre la casa en la que todo ocurre en Exhibition, lo siguiente, aclarando la relevancia desde su gestación:

Conocí a James Melvin (el arquitecto) en los tempranos 90 y me volví amiga de él y su esposa, Elsa. La casa se me hizo un perfecto cubo que podía ser el perfecto contenedor de mis ideas. Me gustó la angularidad, y la idea de que este lugar postmodernista era un buen escenario para una historia explorando la ansiedad alrededor del cambio, la memoria y el sueño, todas las cosas que quedan en la vibra de una casa con el tiempo. Hay una teatralidad acerca de ella de alguna manera. Es como una casa de muñecas modernista, donde la escalera de caracol es su espina dorsal. Fue construida en 1969, pero Sauerbruch Hutton la rediseño en los 90. Adjuntaron elementos como las puertas corredizas rosas, y mucho del color que se ve; la casa original era muy monocromática. Creo que las modificaciones incrementan el sentido de teatralidad.

Estos comentarios nos indican la importancia que tiene la casi única locación en la realización de Exhibition. El personaje que interpreta Viviane ocupa una oficina en el piso de arriba, y el personaje que interpreta Liam tiene un despacho en la parte de abajo; se comunican mientras trabajan en sus respectivos proyectos por un interfón, donde en ocasiones expresan sus angustias existenciales además de establecer la hora de la cena. Ella plantea a través de la preparación de sus performances los problemas que está teniendo para abandonar la casa; algunas noches se masturba en la cama cuando su esposo está ya dormido, en una especie de reto hacia él, sin ser descubierta.

exhibition6900x506

Al igual que para Antonioni, hay un discurso en estás películas de la incomunicación, pero permea sobre un asunto de crítica sobre la burguesía. En el caso de Hogg, también hay una reflexión profunda de la manera como un artista puede solucionar mucho de lo que es criticado, por la forma en cómo se acerca a la realidad que lo rodea. Por ejemplo, durante una cena formal de unos amigos, ante la plática banal, ella finge un desmayo y él le sigue la corriente; cuando conversan de regreso en su casa al respecto, nos damos cuenta de lo liberador que fue el performance social y de como los une esta sensibilidad artística ante el mundo exterior.

El cine de Joanna Hogg, al igual que el del maestro Antonioni, cuestiona el estar vivo en un contexto social; Hogg nos estimula en un tiempo donde todo se quiere decir con palabras, de una hermosa manera rítmica y geométrica.  

Twitter del autor: @psicanzuelo          

Te podría interesar:

Libros de amor para niños: 9 títulos para iniciar a los niños en la materia del corazón

Arte

Por: Adolfo Cordova - 02/03/2015

Los niños se enamoran y para inspirarlos en sus primeras conquistas, estas lecturas sobre el comienzo de las palpitaciones
[caption id="attachment_90899" align="aligncenter" width="521"]montt Ilustración de Alberto Montt para el libro El niño en el hotel al borde de la carretera.[/caption]

"Estar enamorado te hace soñar despierto que alguien quiere atacar a la niña que te gusta y tú vas a defenderla y le rompes la cara al malo", explica Omar, de 9 años. "Yo siento que no quiero faltar a la escuela porque no lo quiero dejar de ver y odio las vacaciones", dice Ana Paola, de 10. Los niños se enamoran y para inspirarlos en sus primeras conquistas, estas lecturas sobre el comienzo de las palpitaciones.

 

Fonchito y la luna
Mario Vargas Llosa

Fonchito quiere besar en la mejilla a Nereida. Ella acepta con una condición que parece imposible. ¿Cómo podría regalarle la Luna? Descubre página a página el plan de Fonchito y la sorpresa que se lleva Nereida. Las palabras de este autor, que siempre escribe para adultos, aquí te parecerán más juguetonas, con una brevedad que da lugar a ilustraciones muy poéticas, lisas y limpias; te darán ganas de pasarles la mano para acariciarlas.

565656.pdf

Yo no soy un conejo
Pepe Márquez y Natalia Colombo

Sí, tiene orejas largas y come zanahorias, pero no es un conejo. Es un zombi que vive en un bonito departamento. ¿Y esa vecina qué es? ¿Le habló a él? ¿Será tambien un zombi? Un libro para leer con los hermanos menores y compartir la emoción de descubrir al otro. Con ilustraciones que enternecerán a todos. 

Márquez_Yo no soy un conejo_Forro.indd

Stefano
María Teresa Andruetto

Después de dejar su casa, en Italia, Stefano empezará de cero, en un país extraño: Argentina. Ahí el paisaje estará hecho de palabras que desconoce. Las conversaciones y los nuevos encuentros expandirán su mundo, e Italia quedará lejos, igual que su infancia. Stefano entenderá que ya no hay marcha atrás, pero hacia adelante habrá alguna niña que animará su espíritu.

stefano

Buenas noches, Laika
Martha Riva Palacio

Esta primera historia de amor no es nada típica, Sebastián no entiende muchas cosas, pero recuerda aquel año cuando los rusos lanzaron al espacio a una perra llamada Laika. Parece oír sus ladridos allá arriba y la ve cavar hoyos negros y beberse la Vía Láctea. Mientras, en la Tierra, él sigue los pasos de Marina, vestida de rojo, en aquella fiesta… los dos dentro de un clóset. Marina, la extraña equilibrista que lo hará preguntarse por qué suceden algunas cosas en el universo, cosas que él hubiera preferido que no sucedieran.

Una vez que empieces a leer esta novela, no podrás parar. Te lo garantizo. Cada palabra está tan bien elegida que sentirás claramente cómo flotas en el espacio y luego bajas a la escuela. Y entre subidas y bajadas te toparás con otro sentimiento, muy distinto al amor, uno que tiene que ver más con el desasosiego, un sentimiento del que casi nadie se atreve a hablar.

Riva Palacio_Buenas noches Laika_Forro.indd

Ka súut naj: Vuelta a casa
Antonio Malpica

Él es un esclavo maya en plena explosión de la Guerra de Castas. Lo encerraron injustamente, no se declarará culpable de un delito que no cometió. Resiste porque piensa en Ofelia. Quiere casarse con ella aunque sus patrones se lo prohíban. Los días transcurren, él le envía cartas. Pero ella no contesta. Una novela breve, triste y poderosa. 

Vuelta a casa

El niño en el hotel al borde de la carretera

Jairo Buitrago y Alberto Montt

Cada año la niña y su familia van a bañarse a la alberca de un hotel al borde de la carretera. A ella le gusta subir al cuarto a escribir poemas sobre los bañistas… pero un día ve a un niño, y ya no querrá escribir ni dibujar nada que no sea de él. Una historia distinta y entrañable, con palabras que suenan a vacaciones, a bulla, pero también a espacios vacíos y a besos que se dan a escondidas. Las ilustraciones son una explosión de rojos y verdes brillantes, con algunos azules, azulejos de la piscina. Las caras de narices grandes y ojos pequeños te harán reír, y la historia de amor tal vez te haga quedarte callado un momento, pensar, cerrar el libro, volver a abrirlo, ver el beso otra vez, la despedida… 

el niño en el hotel al borde

El ladrón de gallinas
Béatrice Rodríguez

Este libro no tiene palabras pero sí muchos paisajes. En uno de ellos verás a un zorro que se roba a una gallina; en otros, una persecución. Un oso y un conejo ayudan a su amigo el gallo a salvar a la pobre gallina y van tras el zorro. Pero fíjate bien en cada detalle y encontrarás otra historia, con un final romántico e inesperado.

Ladrón de gallinas

Cuentos y leyendas de amor para niños

Las lágrimas de Potira, El canto del Chiquirín, Por el amor de Guabonita… Once cuentos, de once países latinoamericanos, llenos de la magia que surge cuando dos personas se encuentran. Argentina, Brasil, Ecuador, República Dominicana, Nicaragua, Perú… en todos las latitudes se cuentan historias de amor.

cuentos y leyendas de amor para niños

Historia de un amor exagerado
Graciela Montes

Todo comienza cuando Santiago Berón, el más pequeño de la clase, ve entrar por la puerta a una niña nueva, Teresita Yoon. Ella es coreana, saluda de otra manera, usa un delantal muy blanco y tiene el pelo muy negro. Santiago siente que las palmas de las manos se le ponen rojas y calientes, que le zumban los oídos y le entran unas ganas terribles de partirle la cara a unos niños que se han reído de Teresita. Unas ganas que irán creciendo y transformándose, que lo harán expresar un amor por Teresita que parece el más grande del mundo. 

amor exagerado

Twitter del autor: @cordovadolfo

Blog del autor: http://linternasybosques.com