*

X
El nuevo metagadget de Microsoft permite hacer operaciones digitales sobre el espacio físico, borrando la frontera entre lo real y lo virtual con hologramas

holo-lens1

El proyecto más ambicioso de Microsoft en años está por ser develado probablemente este año. Por el momento se trata de un prototipo de lentes de realidad aumentada que juegan con tecnología holográfica. HoloLens, según Microsoft, permite "nuevas formas para visualizar el trabajo y compartir ideas", borrando la barrera entre la pantalla y la realidad.

La computación que conocemos ocurre en pantallas, realizando comandos en un teclado. Lo que propone la tecnología de HoloLens es computar sobre el espacio físico, borrando la frontera entre la realidad y el ciberespacio o incrustando el ciberespacio sobre la realidad. Lo que esta tecnología parece haber logrado, según Wired, es "hologramas realistas" que funcionan "engañando al cerebro para que vea la luz como materia". 

Alex Kipman líder del proyecto, señala: "Al final de cuentas, percibes el mundo debido a la luz. Si yo pudiera mágicamente usar un debugger para que podamos ver los fotones rebotando en el mundo... eventualmente  los fotones chocan de regreso a tus ojos y, a través de eso, razonas lo que es el mundo. Esencialmente alucinamos el mundo, o vemos lo que la mente quiere que veamos".

Es difícil decir si esta tecnología impactará el mercado o será de una adopción más problemática, como Google Glass. Por el momento, la NASA ya ha solicitado la tecnología para utilizarla para misiones simuladas.

Si tecnología como estos lentes holográficos llega a volverse de uso masivo es posible que se borre la línea que separa mente y materia o lo real y lo virtual, bajo riesgo de que la simulación, la hiperrealidad llegue a sustituir al mundo real, con todo lo que esto implica: un vértigo ontológico, una especie de sueño cibernético colectivo pero también una noción de que la materia es sólo información y puede ser programada a voluntad. A fin de cuentas, esto que parece totalmente artificial, tal vez sea lo más natural del mundo, si es que algunos físicos están en lo cierto y el universo es una simulación holográfica.

Te podría interesar:
Un increíble ejemplo de cómo la tecnología puede volvernos insensibles al mundo que nos rodea

 

perc 

La cadena ABC de Estados Unidos compartió esta imagen de un hombre demasiado "ocupado" con su teléfono celular para darse cuenta de una ballena que pasaba cerca de su embarcación en Redondo Beach, California. Según Eric Smith, quien tomó la imagen, el hombre con el celular nunca notó a la ballena, se quedó aparentemente texteando sin percatarse de lo que sucedía alrededor, en un epic fail de la distracción.

"Podía estar enviando un mensaje a su madre en el hospital, por todo lo que sé, pero en ese momento pensé que era terrible que se perdiera de una situación tan maravillosa que estaba ocurriendo a 1 metro de distancia", dijo Smith, quien es fotógrafo profesional.

El caso es sin duda sintomático de nuestra época, donde muchos prefieren llevar vidas en burbujas digitales y cada vez estar menos atentos a lo que les sucede alrededor. Este caso habla de una especie de atrofiamiento perceptual. Nuestra tecnología nos permite amplificar nuestros sentidos y percibir lo que está a miles de kilómetros de distancia pero, al mismo tiempo, amputa nuestra percepción de lo inmediato o hace que lo que sucede a nuestro alrededor pierda interés al no poder competir con los estímulos electrónicos y las plantillas de nuestros aparatos. Todo esto ya lo había notado claramente hace 50 años Marshall McLuhan, pero hoy es más evidente que nunca. 

Nuestros teléfonos, además de smartphones, también son dumbphones.