*

X

Fotos de los muxes, el tercer sexo reconocido desde la época precolombina

Por: María José CA - 02/13/2015

"Ser muxe es una manera de ser, como el ser mujer, como el ser hombre, nada más que tiene otro comportamiento muy distinto al del gay"

*Dale clic en la imagen para verla en pantalla completa

El tercer sexo supone una manera de vivir donde se libera el binomio genérico a partir de la convivencia cotidiana con la diversidad sexual. A pesar de su antigüedad, este fenómeno no siempre fue reconocido como parte de una cultura tradicionalista… En especial, en la occidental. 

Sin embargo, en Oaxaca (México) existe el caso de los muxes (que viene del español del siglo XVI, y quiere decir mujer), el cual es un ancestral tercer sexo de origen indígena que forma parte de la estructura social del lugar. Según los textos históricos, antes de que el manto católico de la colonización española abrasara a las culturas indígenas, existían sacerdotes aztecas travestis y dioses hermafroditas. Para ese entonces la flexibilidad de género era inherente a la cultura, lo que ayudó a convertir a los muxes en símbolo de buena suerte. 

Actualmente, la cultura de los muxes en las comunidades zapotecas alrededor de la ciudad de Juchitán ha hallado su autonomía y libertad. Por ejemplo, los muxes tienden a formar parejas monógamas con hombres, aunque hay quienes se casan con mujeres y tienen hijos o deciden vivir en grupos. 

De acuerdo con Mandis, fundador de Las Auténticas Intrépidas Buscadoras del Peligro, esta experiencia sólo puede definirse como un fenómeno estructural y ambivalente al mismo tiempo: 

Ser muxe es una manera de ser, como el ser mujer, como el ser hombre, nada más que tiene otro comportamiento muy distinto al del gay. Es más apegado a la mujer, a las costumbres, a su manera de comportarse. En el caso de los gays, andan unos con otros. En el caso de los muxes, ellos no son pareja de otros. Nunca tienen una pareja muxe, ellos andan con hombres. Lo que sí es que a algunos desde que nacen se les nota.

Este modo de ser, ajeno a la cultura machista que envuelve al país, rehabilita constantemente el estado efímero entre dos géneros que brinda fortuna a los implicados. Por ello, el fotógrafo Nicola Ókin Frioli se dedicó a capturar las experiencias de 3 mil muxes de Juchitán. En sus fotografías, bajo el nombre de We are Princesses in a Land of Machos, se observa la intrigante dinámica del tercer sexo nunca reconocido, nunca respetado. 

Te podría interesar:

De cuando el amor no es suficiente: 14 consejos para superar una ruptura amorosa

Por: pijamasurf - 02/13/2015

Una breve guía práctica de supervivencia para cuando debes vivir con tu propia soledad (mientras el resto del mundo celebra el amor y la amistad)

0

En febrero, todo es amor y amistad... excepto si estás atravesando una traumática e irreparable ruptura amorosa con el amor de tu vida. Las relaciones son como seres vivos, tienen ciclos de nacimiento, cambio y muerte. Comprender un poco la psicología detrás de lo que sentimos y pensamos durante este trance puede ayudarnos a pasar por el umbral de la soltería con mejores perspectivas; podemos comenzar estableciendo la narrativa de fondo: ¿la ruptura fue deseada o no? ¿Fue el último recurso? 

Los siguientes consejos se derivan de las investigaciones de psicólogos como Xiaomeng Xu y Gary Lewandowski, y se trata en muchos casos de reducciones prágmaticas de sobrevivencia, un auténtico caso de la vida después del amor:

1. Comprende y acepta que vas a pasar por muchas emociones distintas

Todo proceso de luto comprende diversas fases y está determinado por factores particulares: si tú promoviste la ruptura o si fuiste abandonado(a), si fue de mutuo acuerdo, cuánto tiempo llevaban, etc. Sin importar esto, durante las próximas semanas serás una licuadora emocional sin mucho control.

2. Cuida de ti: come bien, duerme bien, haz ejercicio

Regodearte en el sufrimiento no hará que pase más rápido. Si te descuidas físicamente, lo único que lograrás será hacer que el malestar del cuerpo se sume al psicológico, incidiendo negativamente sobre tu autopercepción. Puedes ver la ruptura amorosa como una convalecencia médica: necesitas cuidar tus hábitos para sanar lo antes posible.

[caption id="" align="aligncenter" width="768"] Eternal sunshine of a spotless mind (2004)[/caption]

3. Evita beber en exceso, abusar de drogas y tener sexo de revancha

Existe toda una categoría del entretenimiento dedicada a promover discursos y prácticas de autodestrucción postruptura: helado y comedias románticas para las mujeres, table dance y alcohol para los hombres, con todas las categorías intermedias. Al igual que el punto anterior, incurrir en estas prácticas puede medrar tu salud y tu autoestima (aunque en el caso del "clavo que saca a otro clavo", podría beneficiar tu autoestima a corto plazo).

4. No acoses ni amenaces a tu ex

No hay nada peor que un huésped indeseado. Además, el acoso y la violencia pueden ser motivos de sanciones judiciales. Si estás en la posición contraria (si tu ex te acosa u amenaza, especialmente si eres mujer), no temas denunciar. 

5. Acércate a personas que te den apoyo emocional

Tu relación de pareja tal vez te alejó de amigos y parientes con los que antes tenías buena relación. Recuperar y fortalecer esos lazos puede ayudarte a conformar una red de apoyo emocional para no atravesar a solas este trance. Busca con quién hablar y externar tus emociones.

6. No temas buscar ayuda profesional

No contar con la red de apoyo del punto anterior puede aislarte y provocar depresión. Si no tienes confianza con la gente que te rodea, puedes buscar algún tipo de terapia donde puedas tomar distancia de tu situación y afrontarla desde otra perspectiva. No tienes por qué atravesar por esto a solas.

7. Es normal no sentirte normal

Perder el autoconcepto (especialmente después de una relación larga) es parte del proceso natural de sanación. Nuestra subjetividad se construye en espejo a través de todas nuestras relaciones; si te construiste en-relación-al-otro, al perderlo o perderla es normal que te sientas un poco perdido también.

8. Reconstruye tu identidad

Es buen momento para hacer cambios radicales en tu imagen, en el lugar donde vives, o comenzar proyectos postergados: se trata de encontrar un lugar tuyo y nuevo. Si duele y da miedo es porque se trata de encontrar un lugar donde nunca has estado antes.

[caption id="" align="aligncenter" width="500"] 500 days of summer (2009)[/caption]

9. Concéntrate en los aspectos positivos de la ruptura

Como dijimos en el punto 2, regodearte en el sufrimiento no hará que aminore. Lo peor que puede pasar es que te construyas como una persona nueva en función de los aspectos negativos de la ruptura, como víctima, por ejemplo. Considera que las rupturas también abren umbrales a poderosas emociones constructivas como alivio, autonomía y autodeterminación.

10. Quédate con lo bueno

Probablemente este es un consejo clásico que te daría tu madre... porque es cierto. Después de una ruptura estás en posición de evaluar el tiempo que pasaste con una persona: quién eras cuando comenzaron versus quién eres ahora. Esa persona formó parte de tu vida, probablemente de tu familia también, y es un buen paso honrar el aprendizaje mutuo aprendiendo de ello. No todo pudo haber sido tan malo, si no, no dolería tanto.

11. No temas entrar en una relación de rebote

...pero sé honesto(a) con la otra persona desde el principio, y ten claro que se trata sólo de eso. Es posible que el vacío emocional/sexual te haga caer en brazos de alguien, pero debes asumir que esa persona no será (nadie podrá ser) como tu ex.

12. Si tu ex empieza con alguien más, no entres en pánico

Por desgracia, si compartes una red social o amigos en común, seguramente terminarás enterándote de cuando tu ex comience una nueva relación. Si amabas a esa persona, ¿no se supone que deberías estar feliz por él/ella? Eso no quiere decir que no duela, pero reconocer la felicidad ajena --la cual no debes disputar-- no tiene por qué hacerte sentir mal. Naturalmente, no incurras en el punto 4.

13. Tu cerebro, no tu corazón, es lo que está roto

Gran parte de una ruptura amorosa se procesa neurológicamente: tienes que aprender cosas nuevas, como nuevas rutinas y nuevas formas de estar solo(a). Tu corazón sigue latiendo, todo está bien: es tu cerebro el que está atravesando un proceso de reacondicionamiento y aprendizaje para asumir la nueva situación.

14. Todo pasa 

Como dicen, no hay nada que el tiempo no cure. Tu cerebro te ayudará si lo ayudas y si permites que tu vida se reacomode sola. Después de todo, siempre se puede comenzar de nuevo. Si ese supuesto "amor eterno" terminó, piensa que con toda seguridad el dolor derivado de su final también será un estado transitorio.