*

X

Estos son los 8 tipos psicológicos de Carl G. Jung, ¿cuál eres tú?

Salud

Por: pijamasurf - 02/08/2015

Jung creó una clasificación de los tipos de personalidad en los que encajan las personas, matizando y diferenciando entre las distintas características de los introvertidos y extrovertidos

tumblr_ng1gr0qMhk1soe7c2o1_500

La psicología, disciplina que estudia la relación entre la mente y el cuerpo humano (o en un significado profundo: el alma), cuenta con ciertos recursos para esclarecer zonas oscuras y fragmentarias dentro de la personalidad humana, en la búsqueda de clasificar -aunque sea de manera un tanto arbitraria-- los distintos aspectos de la psique. 

En la Antigüedad, Hipócrates se encargó de acuñar términos que procuraban definir algunos perfiles del temperamento: los sanguíneos, los melancólicos, los coléricos y los flemáticos (cuatro tipos que luego fueron adoptados por Paracelso, gran influencia de Jung). Desde entonces se ha tratado de teorizar, describir e inclusive catalogar el carácter, temperamento, intelecto y físico de las personas. 

Uno de los principales teóricos que procuró enlazar ciertas características y clasificarlas en tipos de personalidad fue Carl G. Jung. Esta figura predominante del psicoanálisis llegó a desarrollar su teoría continuando y en cierta forma transformando el concepto de Freud de la libido como energía psíquica, la cual puede dar la vida o dar la muerte. Dentro de esa premisa, esta energía activa, estructurada por las experiencias del inconsciente colectivo y los arquetipos ancestrales, se expresa en ocho tipos de personalidades caracterizadas por dos actitudes predominantes que perciben y actúan en una danza con el exterior o ambiente (objeto):

El primero, la extraversión, es la tendencia donde la libido se dirige hacia el medio ambiente, y se expresa en función de lo que percibe o siente par rapport con los objetos materiales y la cultura. Las personas extrovertidas tienen usualmente una moral basada en la convención social, acomodándose a los límites de la misma. Por consiguiente, sus objetivos se basan en la realización económica, el éxito laboral, estabilidad familiar, vida social admirable, etc., lo que compensa esta excesiva represión a través del desarrollo de un carácter egocéntrico e infantil. Por otro lado, esta energía psíquica dirigida hacia el exterior impide el cuidado hacia uno mismo, tanto física como emocionalmente.

El segundo es la introversión, la cual se manifiesta a través de la percepción, el pensamiento y el sentimiento de la introspección (de autoanálisis). Las personas introvertidas no siguen tanto las condiciones exteriores ni las convenciones sociales, ya que eligen una vida más interna: comunican poco de lo que hacen, por lo que pueden aparentar ser inseguros y poco sociables. De hecho, esta introversión genera una tendencia exagerada a darle una mayor relevancia a esa persona, ese ambiente cómodo o conocido, a las actividades en que permiten la intimidad entre dos personas, etc. No obstante, en ocasiones pueden ser inflexibles, víctimas de un miedo a la opinión pública o, inclusive, al deseo de ser amado en su totalidad. 

Estas dos modalidades se orientan y se adaptan a las personas en función de cuatro actividades principales: pensar y sentir (funciones racionales), percibir e intuir (irracionales). Cada individuo presenta todas estas funciones, aunque sólo una resulta predominante como un estado primitivo, inconsciente de evolución. Se trata de funciones innatas, moduladas por el ambiente social, que favorecen la adaptación del individuo en el medio ambiente y se distinguen en ocho tipos de personalidad: 

Reflexivo-extravertido: Este tipo se da en individuos que elaboran sus teorías con base en datos objetivos, obtenidos por medio de la percepción sensorial o extraídos de la cultura. Sin embargo, las emociones se consideran como irracionales, por lo que se dirigen hacia un segundo plano de la vida, lo que los hace ser intolerantes y a veces hasta tiranos al objetivizar a los demás. 

Reflexivo-introvertido: Esta persona tiende a elaborar teorías intrapersonales (y hasta conspiracionales) sin tomar mucho en consideración los estímulos del exterior. La ausencia de intuición o sentimientos lo convierte en alguien terco, tenaz, aunque explotable emocionalmente. Los demás lo perciben como inadaptado; sin embargo, una vez cerca, es muy apreciado.

Sentimental-extravertido: Se guían por el sentimiento provocado por lo externo. Su actividad intelectual y relacional se restringe a lo que sienten. Tienen facilidad para expresar abiertamente sus sentimientos, ya que se identifican fácilmente con las personas.

Sentimental-introvertido: Este tipo es incapaz de expresar sus afectos y aversiones: callado, inaccesible, difícil de comprender y, a veces, melancólico. No tiene la intención de influir sobre los demás ni de hacerse notar, ni de juzgarlos. La dificultad para percibir lo externo lo hace ver indiferente y carente de tacto, lo cual le dificulta entablar relaciones personales o ser comprendido.

Perceptivo-extravertido: En esta personalidad predomina la percepción sensorial enfocada en el objeto, sintiéndose cómodo en el campo de las realidades tangibles. Tiene una búsqueda insaciable de estímulos externos, los cuales necesitan cambiarse constantemente. Es una persona que aparenta ser alegre y vivo, aunque permite que abusen de él (y por lo tanto, es un tanto vengativo).  

Perceptivo-introvertido: Este tipo se interesa principalmente en la subjetividad de lo que percibe, porque sus percepciones contienen una pobre objetividad de la realidad. Parece que viven en un mundo irreal.

Intuitivo-extravertido: Tiene la capacidad de generar una amplia gama de posibilidades en el mundo objetivo. Suele ser muy optimista en relación con sus proyectos y objetivos; sin embargo, tiende a abandonarlos. Poseen moral propia, mostrando mínimo interés por la empatía. Por otro lado, su capacidad para despertar entusiasmo en los demás es impactante. 

Intuitivo-introvertido: Son soñadores, fanáticos y artistas. Son fundamentalmente subjetivos e inestables en las relaciones interpersonales. Desde el exterior, son un enigma. 

Te podría interesar:

La función biológica del amor tal vez sea hacer que dejemos una relación, más que mantenernos en ella

Salud

Por: pijamasurf - 02/08/2015

¿Y si el propósito del amor es separarnos para que podamos tener otras relaciones?

Couple : Silent fighting

He who loves and runs away lives to love another day. -Love in the Afternoon

Suena contraintuitivo: el amor parece ser el pegamento social, aquello que nos une y hace formar relaciones duraderas. El escritor e investigador Melvin Konner, sin embargo, considera que el propósito del amor, más que hacer que las personas se mantengan en una relación, es hacer que dejen estas relaciones y busquen otras. Konner se refiere a la parte irracional del amor, al relativo corto período de enamoramiento que inunda el cerebro de neurotransmisores como la oxitocina y la dopamina y nos hace actuar irracionalmente. La biología tampoco es racional. Pensado de otra forma, este enamoramiento, también conocido como limerencia, es lo que nos hace enamorarnos de otra persona después de cierto tiempo en el que nuestra pareja ya no genera esta misma desbordada intensidad y tal vez, en la poligamia, aumentar la progenie. El amor así pensado sólo es la máscara que la sexualidad toma bajo el hechizo de la biología; en otras palabras, es una estrategia evolutiva de los genes para apelar a seres más sofisticados, cuyo órgano sexual principal es el cerebro.

El amor romántico o amor cortés y la monogamia son invenciones relativamente modernas. 80% de las culturas humanas ha practicado una forma de poligamia; sólo entre 3% y 5% de las especies animales son monógamas. Más que progresar a la monogamia, investigadores como David P. Barash sugieren que la monogamia es la corrupción del idilio que experimentamos en el amanecer de la historia, antes de que el monoteísmo y el patriarcado proyectaran su cosmogonía de celos y prohibición. Por suerte para los que son partidiarios de la poligamia, las estadísticas muestran que cada vez más matrimonios se divorcian y que existe una clara tendencia a una mayor aceptación de prácticas sexuales polígamas.

Quizás el amor realmente no tenga ningún propósito definido y sea un epifenómeno que resulta como efecto colateral de la sexualidad y la selección sexual. Tal vez el amor sea aquello que nos acerca a un estrato de conciencia más elevado, a la voluntad consciente y a un entendimiento espiritual del universo. O es sólo la más grande ilusión, la ilusión que la biología y los genes nos hacen creer para seguir utilizándonos como vehículos. Más allá de estas especulaciones en un sentido un tanto simplista, hay algo que debe ser la causa de por qué nos separamos, y suena lógico que sea la misma por la cual nos unimos.