*

X

El nuevo laboratorio de las empresas israelíes de seguridad está en la frontera de México y Estados Unidos

Por: PijamaSurf Mexico - 02/04/2015

Algunas empresas que han trabajado con tecnología en la frontera de Palestina buscan ahora impedir el paso de migrantes a EE.UU.

AR-130209786Una de las grandes promesas de la administración de Obama ha sido su reforma migratoria que, según su propuesta, legalizaría a hasta 11 millones de indocumentados. Y aunque Obama ha recurrido a facultades exclusivas del presidente para lograr avances migratorios, la realidad es que siempre ha estado dispuesto a canjear nuevas medidas migratorias por la militarización y supervigilancia de la frontera con México. 

Para formar una idea más clara de lo anterior, desde marzo de 2013 se han hecho al menos 10 mil vuelos de drones vigilando la frontera, un ejemplo de cómo en pocos años se ha intensificado la actividad de seguridad en la frontera. 

Como todas la jugadas que apuestan por la “seguridad nacional” de Estados Unidos, estas nuevas estrategias han ido de la mano de millonarios beneficios para algunas corporaciones: un ejemplo de ello es la compañía israelí Elbit Systems, una de las preferidas en la proveduría de tecnología en la Franja de Gaza. 

Así, algunos periodistas como Jimmy Johnson, han acuñado la frase de la frontera México-Palestina, aludiendo a que estos más de 3 mil kilómetros de frontera están convirtiéndose en un centro de negocios y un laboratorio para empresas israelíes, gracias al programa Global Advantage, que ha permitido la contratación de Elbit Systems.

El anterior programa permite la compra y uso de aditamentos de seguridad como vehículos de vigilancia, sistemas miniaéreos no tripulados, vallas inteligentes y barreras fortificadas con la habilidad de registrar movimientos con sensores aun sin que se les toque.

Una de las cuestiones más escandalosas es que se han previsto proyecciones para que la frontera de México sea un centro de negocios para este tipo de empresas que, por ejemplo, contratarían mano de obra barata del lado mexicano para que fabricasen los equipos que posteriormente serían usados para impedir el ingreso de sus pares. 

Todo lo anterior ha sido registrado en el libro de Timothy Dunn, The Militarization of the U.S. Mexico Border, un repaso por un fenómeno que criminaliza la presencia humana de tal manera que una inminente distopía pareciera estarse generando silenciosamente, con millonarios beneficios para algunos.

 

Te podría interesar:

El mórbido y discreto placer de picarse la nariz

Por: pijamasurf - 02/04/2015

Comezón, ardor, resequedad, humedad: no importa la razón: picarse la nariz es normal hasta cierto punto, pero puede volverse una práctica patológica si se hace en exceso

Frank-Zappa-Black-And-White-Nose-Picking

Es posible que tú, como Frank Zappa y el 91% de la gente, incurra en rinotilexomanía, es decir, en el acto de picarse la nariz con los dedos o con ayuda de algún objeto. ¿Por qué lo hacemos? ¿Qué extraño placer derivamos de esta práctica? ¿Tiene alguna función evolutiva o es sólo una más de nuestras expresiones de angustia?

Los primeros estudios del fenómeno datan de 1995. Un grupo de psicólogos envió una encuesta por vía postal a 1,000 adultos en Wisconsin, de los cuales sólo respondieron 254. De ellos, 91% confesó picarse la nariz, aunque sólo 1.2% afirmó hacerlo una vez cada hora por lo menos. Y es que el problema no es picarse o no la nariz, sino que esta aprehensión se vuelva patológica.

Ralph Wiggum (©2001FOX)

Entre niños (cuyos filtros sociales aún no están del todo desarrollados) picarse la nariz es más común. En el estudio escolar de Andrade & Srihari (que en 2001 les valió un Ig Nobel a la investigación científica más fascinantemente inútil), la mayor parte de los 200 estudiantes encuestados confesó picarse la nariz por lo menos cuatro veces al día. Los patrones son lo interesante: 13% utiliza lápices u otro aditamento para picarse; 7.6% lo hace más de 20 veces al día, y casi 20% de ellos tiene un "serio problema", pues no puede dejar de hacerlo en cuanto tiene oportunidad. Las razones expresadas fueron comezón o limpieza de mucosidades, pero 12% (24 de ellos) afirmó "picarse la nariz porque se siente bien". Nueve estudiantes confesaron, además, haber desarrollado un gusto por devorar los tesoros nasales extraídos con avidez (mucofagia).

A medida que envejecemos, los hombres tendemos a llevar al extremo esta práctica al arrancarnos los pelos de la nariz (tricotilomanía), lo que al conjuntarse con picar las fosas nasales puede provocar serios problemas. Picarse excesivamente la nariz puede desgastar el tejido interno de la nariz e incluso perforar el tabique y los senos paranasales, facilitando infecciones y provocando dolores salvajes.

nose_picking

Un hombre de 29 años experimentó ambas manías en un grado patológico, por lo que sus médicos acuñaron el nombre de "rinotricotilomanía" sólo para él: se jalaba los pelos de la nariz compulsivamente, a tal grado que la nariz se le inflamaba. Lo curioso es que, para tratarse la inflamación, le aplicaron una sustancia que teñía su nariz de púrpura. Lo extraño es que el tinte púrpura lo relajó, y junto con un tratamiento relajante, dejó el hábito.

Los médicos creen que esta compulsión es manifestación de un trastorno dismórfico corporal donde la percepción del propio cuerpo produce una fuerte angustia y donde la persona se queja constantemente de defectos reales o imaginarios. Lo curioso es que, mientras el morderse las uñas o jalarse el cabello son manifestaciones frecuentes de desorden obsesivo-compulsivo, picarse la nariz no lo es. 

¿Tiene algún beneficio? Ninguno, salvo el pequeño placer que produce. De hecho, en el año 2006 un equipo de investigadores holandeses descubrió que picarse la nariz puede ayudar a la proliferación de infecciones bacterianas. Aquellos entusiastas de picarse los oídos, la nariz y la garganta presentan estadísticamente más casos de Staphylococcus aureus que los que se abstienen...