*

X
¿Qué quiere decir pasar de un orden a otro orden?

Cellarius_Harmonia_Macrocosmica_-_Planisphaerium_Copernicanum

Hay un concepto sin el cual ninguno de los demás que me interesan se iluminan bien. Es el concepto de cambio; un “crack”. ¿Qué quiere decir pasar de un orden a otro orden?

2 mil años atrás Ptolomeo configuró un orden planetario. La Tierra en el centro y los otros planetas y el Sol girando a su alrededor. (Vamos a olvidarnos de los debates concomitantes a este de si órbitas circulares o elípticas y demás). El orden ptolemaico ocupó durante siglos el lugar de la verdad y de la realidad. Poco importaba si los registros sensoriales lo confirmaban o tendían a refutarlo; su imposición tenía una entidad superior.

Pero la humanidad es inquieta y se mueve, y en los mil 500 años posteriores trabajó arduamente sobre el orden ptolemaico. Hizo de todo con él, menos sustituirlo por otro. Epiciclos sobre epiciclos hasta niveles complejísimos de desarrollo contorsionaron el modelo hasta hacerlo decir y justificar casi todo. Solemos llamar a ese proceso incesante, lineal y continuo, “progreso”. La humanidad progresó el orden ptolemaico, le dio evolución.

Hasta que por el 1600 llegaron aires oblicuos y Copérnico se impuso.

La vida es vida desde que la muerte es muerte. Verdad basal que luego tendemos a olvidar. La duración media de la vida humana va progresando sobre la Tierra. Digamos que a razón de unos pocos años por siglo, aunque presentimos que el progreso no es constante; vienen aceleraciones. Ganamos años a la vida a una velocidad que comienza a desvelarnos. ¿Nos acercamos a los 100 años de vida media? ¿A qué tiempo estaremos de los 200? ¿Y de los 300… y de los mil años?

Progresamos en nuestra longevidad encaramados en el progreso de la ciencia. Evolucionamos.

Cuando Copérnico irrumpe, no lo hace alineado al progreso ptolemaico. Él entra oblicuo y redefine el orden básico. Copérnico quiebra. No sigue el camino de los ajustes infinitos del orden establecido. No pule el orden ptolemaico; lo contradice y lo redefine. Es otro tipo de intervención con otro tipo de consecuencias.

Copérnico sustituye aquel orden por otro orden nuevo. Es un ejercicio iniciático, básico, esencial, fundacional. Redefine el modelo sacando a la Tierra del centro del ecosistema y colocando en su lugar al Sol… Y todo eso, visto desde la Tierra.

Copérnico cambia de orden y con esa intervención redefine la realidad que él engendra. Sustituye el orden básico y ya nada es igual. Copérnico cambia.

De ese tipo de “crack” hablo. En la aparente continuidad de una progresión, de pronto y como por acaso se produce una disrupción y lo que era continuo se vuelve salto. La tranquila evolución de un orden se ve súbitamente alterada por una revolución, un quiebre que subvierte todo a partir de un nuevo orden.

Las cartas se reparten de nuevo. Son aquellos mismos planetas y su fuente solar, pero dispuestos de otro modo, en otro orden. Cambia el orden simbólico de las piezas básicas –a eso llamamos “cambio de orden”-- y entonces cambian los múltiples efectos de sentido y de valor que de él emanan.

El cambio no es efecto de la progresión, sino de la inflexión. Cae la serie semántica de proceso, desarrollo y continuidad y entra una nueva con otros padrones.

Si hablamos de cambio, entonces ya no hablamos de mejoras, de ajustes, de afinaciones y recreaciones; al contrario, pasamos a hablar necesariamente de innovación, creación, transformación y disrupción. De la conservación a la revolución.

(Hablo de lo mismo que hablara Thomas Kuhn  cuando se refería a los "cambios de paradigma" en su La estructura de las revoluciones científicas).

Es necesario para eso tener en mente un modelo gráfico de dos vectores paralelos. La continuidad del proceso sobre una recta es progreso, evolución –si va en sentido de origen a destino, y la disrupción pasa por el salto de un vector al otro, que a eso lo llamamos revolución. El punto de salto debilita al vector en evolución y el punto de caída origina el nuevo vector creado.

Salto de adrenalina –claro está, pero también –nobleza obliga-- salto de vértigo y sobre todo, salto de riesgo. Salto porque lo que se supera es un abismo, un quiebre, una falta de articulación, una nada. Es la falta misma de conexión y continuidad.

El imaginario cientificista que gobierna el sentido común de nuestras sociedades no consigue despegar a la ciencia de la continuidad y el progreso; es la forma estereotipada con la que pensamos los procesos. Por eso es tan difícil descontinuar, quebrar y refundar; porque el sentido común no nos deja y tiene demasiados adeptos.

Hay dos nociones de gran prestigio y fuerza política que se ven sacudidas por este debate. Me refiero a la realidad y al sentido común. El “crack” del que hablamos relativiza la realidad; y vaya sinsabor para la realidad el de verse relativizada... Lo que llamamos realidad no es otra cosa que la matriz de sentido que emana del orden establecido. Y como el orden siempre parece eterno, ella aparece como inmutable. Es un efecto, pero se nos presenta como causa y se pone como determinante.

Cuando se produce una transformación, otro orden sustituye al vigente y otra matriz de sentido y valor emerge y se impone. Hay un momento incluso en que conviven dos realidades, discontinuas y contradictorias.

La realidad, acostumbrada a su hegemonía, se ve desbancada. Revolución. Crisis. Conmoción. Emoción. Temblores. La realidad se revela como construcción y su peso político cae en descrédito. Todos dudamos. Todos somos otros.

Como se ve, el gesto disruptivo tiene un calado vertical tan profundo que incomoda al nervio. Saca de quicio, quiero decir. Por eso es infrecuente.

Y el sentido común, que era subsidiario eficiente y cómodo de la realidad impuesta, se vuelve de buenas a primeras, nada. Antes nomás era la convergencia completa de las percepciones a favor de la ratificación constante del valor de las premisas del orden vigente. Parecía que lo que sentíamos siempre confirmaba el orden vigente; política y percepción se alineaban como por causa divina. Y como nos gusta y necesitamos convencernos de que no hay nada más libre e independiente que los sentidos, entonces su ratificación caía como una sanción celestial y obturaba cualquier debate. Pero no. El sentido común es la sensación más influenciable del mundo y la más dependiente de todas; el sentido común es alienación. Él sólo responde al poder. Sólo sabe confirmar, nunca impugnar. Por eso no nos sirve. Es intrínsecamente cobarde y subalterno.

Claro que en la escuela debemos saber que hay al menos otro orden posible. Un modelo donde hay profesores, alumnos, conocimientos, aulas, materiales…. Pero no en el orden y bajo la estructura en que están hoy. No se trata de que no haya Sol, sino de qué posición ocupa el Sol en el nuevo ecosistema; lo mismo que los alumnos o la creatividad. Redefinir el orden, cambiar las posiciones relativas. Eso tenemos que hacer! Y cambiará todo.

Cómo deseo el momento en que nos gobierne la angustia de las dos realidades superpuestas e inconciliables. Eso es lo que debemos lograr. Ese movimiento nos liberará hacia la otra escuela. Un momento vertical, franco y seco que reconfigure de una vez. Un giro nuevo, hecho de un nuevo orden de piezas históricas.

No estamos en una historia de progreso. No vendrá lo nuevo por evolución de lo impuesto. No hay continuidad. Giramos en vacío y toca saltar (y todas sus connotaciones). Ni hay, tampoco, matrices de valor y sentido compatibles. Hay tensión, subversión y estampidas. Hay crisis de poder. Debe haber cambios de rumbo. Hay caos, sobre todo en los instantes de la duplicidad. En esos momentos en que dos ordenes conviven, todos vemos doble. Reina la confusión. Orilla la revolución.

Queda más, lo sé. Pero siento necesario un acuerdo robusto en este plano de la discusión para poder seguir adelante. Porque lo que sigue no es fácil; el miedo y los ridículos nos acosarán. Por eso debemos construir un sólido acuerdo de base, que nos fortalezca cuando las dudas lleguen, cuando las ratas abandonen los barcos, cuando por un momento nos sintamos solos y parezca que el calor y la falta de agua se están cargando nuestras facultades básicas.

Ellos podrían ser cualquiera –tú o yo o tú y yo. Son una pareja que atraviesa por problemas sexuales. Como tantos. Preguntan, se informan y reciben dos recomendaciones. Dos opciones, como solemos decir. Acudir a un sexólogo o visitar a un psicoanalista.

Por razones prácticas –digamos, acuden primero al sexólogo. El Doctor los escucha un poco, los alienta mucho y los guía después. Paso a paso en la evolución sexual del matrimonio. Epiciclos de epiciclos que les devolverán el goce perdido. Artes y artilugios para recuperar el placer. Reconexión. Progreso. Un paso adelante. La solución.

Salen felices; sienten que se han recuperado. Saben cómo y por dónde y tienen un pronóstico. Es sólo hacer y esperar. Aplicar. Reconocerse. Recuperarse. Y lo hacen… y suben… y vuelven a bajar. Lo que duran esas (auto)ayudas.

El problema se reinstala, de nuevo; repetimos, infelizmente. Toca probar la otra opción. Y van.

Los recibe el psicoanalista, que habla menos y escucha más. No calma. ¿Qué hará?

Deja que el silencio reorganice las piezas. El problema es de ellos y la solución, si viene, también deberá venir de ellos. No se pone en el lugar de la solución; se presenta como gestor de las relaciones relativas. Arma el orden de las cosas.

Y luego pregunta, sin connotaciones: ¿ustedes se aman?

Su intervención está en otro plano. Es de otro modelo. No va en busca de los nuevos epiciclos de aquel sexo desgastado. Se detiene y escala un nuevo orden; robusto y sano. El del amor. Y si no viene, pues entonces no hay nada que hacer.

Ya más computadoras iguales no vale la pena hacer; o se hacía la Mac o mejor no se hacía nada –volvió gritando Jobs. Eso hace el psicoanalista: pone a Job ante el dilema ético de si está dispuesto a abandonar su lugar de mártir y migrar a fiel. Si sí, entonces habrá futuro; si no, entonces sólo se sucederán repetición y espejismos.

Luego, como siempre, la vida tiene sus matices.

Twitter del autor: @dobertipablo

Te podría interesar:
Habría que denunciar el absurdo institucional y conceptual que es la escuela, buscando que ella cambie

StateLibQld_1_100348

…Y también gracias a un gran amigo por quien llegó a mis manos un librito titulado Contra la alegría de vivir. Me gustó. Qué buena posición de partida para una colección de ensayos hoy día. Y mejoraron aún más las sensaciones con la bajada de portada que presenta “una animada perorata contra la presunción del saber vivir, contra la pantomima de estar disfrutando del aquí y ahora”. Y mi disposición siguió creciendo cuando me fui a la índole de la colección, bien llamada VERSUS, que reza que “se propone reivindicar las pequeñas discrepancias y las opiniones insalvables que sacan de quicio, describen nuestras manías y terminan por caracterizar nuestra personalidad”. El proceso tocó alturas inusuales de goce cuando recorrí el listado de los libritos ya publicados, entre ellos Contra la originalidad, el amor, las buenas intenciones, los hijos, el copyright, el trabajo, la vida activa, los no fumadores y hasta el México lindo. Como era de esperar, no conseguí la mayoría de los títulos en Gandhi. Leí el ensayo contra la alegría de vivir y me pareció bueno; a la altura del atrevimiento de la colección.

Casi de inmediato sentí que faltaba por lo menos un título imprescindible: Contra la escuela. Y que debía escribirlo yo, rápido. Usaré esta nota como borrador; un intento de poner en orden las primeras ideas de esa nueva tarea autoimpuesta.

Derrumbar como la colección derrumba iconos positivos de la cultura moderna es una tipología política. Exige estrategias lúcidas que partan de un planteo claro. Necesitas saber que en principio nadie estará “de acuerdo” contigo y que en esa tensión, en medio de esa rara energía que envolverá tu relación con tu lector, estará lo picante de la acometida. Debes saber también que horrorizarías a quiénes sin dudas no te leerán. Y no debe importarte, claro. Es más, debes saber que te disfrutarán sólo aquellos sujetos contra-sistema en quienes tu trabajo no va a tener un impacto político significativo. Son los que ya son “versus”; están fuera; los autoexcluidos de todo. Precisamente por eso leerían un ensayo que se llame Contra la escuela.

Luego debes encontrar el tono. Leí uno de los ensayos (contra la alegría…) y curioseé otro (contra el arte contemporáneo). El primero se asienta en la ironía ácida, en la rebeldía resignada del fino esteta marginal. Un escritor francotirador inofensivo de una inteligencia insoportablemente aguda que desmonta todo lo tradicionalmente montado, por vanidad y exhibicionismo; y lo hace muy bien. Él está tranquilo; fuma y dispara y todo le da exactamente igual. Es un peligro para las inteligencias que andan buscando vitrinas. El segundo se va al terreno más árido del desmontaje político. No se ríe de nadie y se indigna de todo. Está bravo. Se molesta y por eso escribe. Denuncia. Se ha tomando en serio lo del versus. Hace política resignada. Consume frustración.

Tengo ganas de leer otros; al menos el de los hijos, el del amor y el del copyright. A ver cómo le entran al asunto.

Yo busco mi voz. No quiero el cinismo onanista del que desmonta por desmontar. No quiero ostentar ese deporte menor de no dejar a nadie en pie desde mi bunker irrelevante. No quiero reírme de nadie. Quiero ir contra la escuela porque me interesan como casi ninguna otra cosa en el mundo la educación y los procesos de enseñanza y aprendizaje. Quiero denunciar el absurdo institucional y conceptual que es la escuela porque quiero que ella cambie, a escala. Quiero escribir ese ensayo porque no quiero desperdiciar ninguna oportunidad de ganar adeptos; aún los descreídos de siempre.

…Pero mientras escribo me gana la preocupación de que un ensayo Contra la escuela es probable que sólo tenga lectores atípicos, de gueto, inversos a ese  sentido común con el que cuenta la colección y que da sentido al título. Ese es un verdadero problema de mi ensayo y de la colección: su enemigo no subirá a este ring. Lo de VERSUS se haría atractivo precisamente si quien nos leyera fuera uno de aquellos millones que cree ciega e ingenuamente en aquello que se está contrariando. Pero no es así. Me es imposible imaginar la escena de una devota y recatada coordinadora pedagógica de una satisfecha escuela primaria de por ahí comprando este perdido ejemplar menor de un autor poco conocido cuyo título sea –precisamente-- Contra la escuela. Como tampoco consigo pensar a uno cualquiera de los miles de miles de papás que entran y salen a diario del banco entrando a la librería y haciéndose del volumen Contra los hijos; o del asiduo e acrítico paseante de todo museo o galería de arte yendo encima del Contra el arte contemporáneo. Menos –claro-- logro imaginar al periodista o el editor que se interese genuinamente en aquel del Contra el copyright.

No me gusta esta conclusión a la que llegué. Me da más ganas de proponer entonces un título engañoso, una frase capciosa como Gracias a la escuela, para que no me importe si me lee o no quien seguramente me reconocería y me halagaría, pero que haga caer desprevenida pero letalmente al que se sentirá incomodado, si no ofendido e indignando, con lo que digo en las primeras 100 palabras de mi ensayo (palabras que leerá aunque no quiera, al menos para justificar su gasto). Quisiera que me leyeran aquellos para los que lo escrito por mí, en un ensayo titulado con el naif Gracias a la escuela –y cuyo título secreto y verdadero sería Contra la escuela, resultara toda una agresión, una aberración, una flagrante falta de respeto, una provocación inadmisible. Lo quisiera porque ellos son el enemigo. Y yo soy un soldado de esta batalla, no su analista histórico. Lo quisiera porque sin ellos no habrá VERSUS.

Yo quiero estar frente a frente con el enemigo. Quiero combatir. No quiero ejercicios intelectuales menores con saldo político cero.

Pero debemos saber que el enemigo –entre otras cosas-- no tiene curiosidad ni cae en desafíos retóricos. Él sólo vendrá al campo de batalla engañado, creyendo que venía por otra cosa, a otro lugar. Y estoy dispuesto al ardid.

De modo que, pensándolo bien, podré o no acabar publicando mi Contra la escuela en la hermosa colección VERSUS (si sus editores si interesan, claro, y una vez que lo haya escrito), pero en cualquier caso la “sacada” atractiva estará en publicarlo también, bajo su título engañoso, en un medio menos selectivo, menos “targueteado”, donde me encuentre con aquellos soñados lectores casuales que le entran a todo aquello que en ese momento, por interés repentino o por mero aburrimiento, les genera alguna llamada.

…Luego, estará en mi arte usar muy bien los primeros dos párrafos (los únicos de lectura garantizada), no para atraer sino para indignar lo suficiente a mi querida desprevenida y hacerla quedarse aunque más no sea para insultarme, que será un buen saldo para mí. Y de ahí en adelante, con la adrenalina de la indignación en el cuerpo de quien me lee y mi habilidad para trabajar con ella, jugaré en lo que reste de mi ensayo mis mejores cartas políticas.

Twitter del autor: @dobertipablo