*

X

Upskirts de luz: japoneses desarrollan faldas iluminadas por dentro con LEDs

Por: pijamasurf - 01/28/2015

Una forma brillante de coquetería juvenil desarrollada por la visión vanguardista de la moda de los japoneses

Hikaru-skirt5-550x824

La iluminación está, literalmente, debajo de su falda. El diseñador japonés Kiyoyuki Amano ha combinado la tecnología y el cosplay con el fashion, creando la "Hikaru Skirt" o "falda brillante", equipada con luces LED y un sensor gyro que permite que el patrón de las luces cambie conforme a los movimientos del usuario, tal vez mutando de una gama más colorida y juvenil a una sensual --tal vez roja-- en momentos más íntimos, añadiendo un elemento de fotoerotismo.

Hikaru-skirt-550x825 

Amano dice que lo mejor de la falda es cómo la luz crea diferentes momentos estéticos para las piernas. Ciertamente lleva la coquetería a un nivel de fantasía y ciencia ficción difícil de encontrar en otro sitio, siempre fruto de la fértil estilización de la vida de los japoneses. 

Hikaru-skirt2-550x825

 

Si te gustó la falda con upskirt de LEDs, tal vez te interese combinarla con una sonrisa de LEDs.

Te podría interesar:

Esto es parte del botín médico del pirata Barbanegra (no para débiles del corazón)

Por: pijamasurf - 01/28/2015

Jeringas inmensas para inyectar mercurio en el pene y otros materiales médicos de los piratas del siglo XVIII

queenannesrevenge

El famoso barco hundido del pirata Barbanegra, el Queen Anne’s Revenge, ha revelado detalles casi increíbles de la vida de los piratas en el siglo XVIII. Pero recientemente, los arqueólogos que estudian el barco desenterraron equipo médico que demuestra qué tan incómodo y doloroso era enfermarse siendo pirata.

El Queen Anne’s Revenge fue un barco esclavo que Barbanegra capturó, en parte, porque su tripulación estaba tan enferma que no podía luchar en las batallas. De ese barco retuvo a tres cirujanos franceses, y sólo abandonó el navío cuando este encalló cerca de Carolina del Norte en 1718.

Los materiales médicos que encontraron –muchos con grabados en francés– dejan claro que ser un hombre de batalla no era fácil. La tripulación de Barbanegra estaba acostumbrada a amputaciones, enfermedades crónicas periódicas, extracción de muelas, quemaduras y otras aflicciones indescriptibles.

Una de ellas era la sífilis, y la cura era casi tan terrible como la enfermedad misma. Los arqueólogos descubrieron una “jeringa uretral” que se usaba para inyectar mercurio, el cual aliviaba los síntomas de la sífilis.

urethral-syringe-615x260

En el naufragio también encontraron una “bomba de lavado”, que se usaba para bombear fluido directo al recto y tratar casos severos de deshidratación.

Blackbeard-medicine-4

De hecho, Barbanegra necesitaba tanto este material médico que secuestraba puertos enteros y amenazaba con “asesinar a todos sus rehenes, mandar las cabezas al gobernador y quemar los barcos” si el gobernador no le enviaba un cofre lleno de suministros médicos.