*

X

¿Qué proponen los mexicanos? Las 100 palabras más constantes del #YaMeCansé, "por eso propongo"

Por: Ana Paula de la Torre - 01/25/2015

Los temas más sonados de esta propuesta que busca llevar la indignación de las calles a compromisos puntuales por parte de los políticos

Suele pensarse que las personas somos eficientes señalando los problemas pero inefectivos para imaginar soluciones y convertirlas en acciones. En México hace unos meses un hartazgo generalizado por la impunidad, la corrupción y la pobreza, empujó a las calles a miles en un movimiento insólito en los últimos años para manifestar un repudio colectivo. 

Muchos cuestionan el que rara vez las manifestaciones suelen encausarse en acciones o propuestas concretas por parte de la sociedad, como si estas fuesen un reclamo que se congela en un grito que después se derrite silenciosamente. Para cambiar esto, un grupo de ciudadanos entre los que participan artistas, académicos, cineastas, escritores, actores y diseñadores, y al que incluso se ha sumado la organización Amnistía Internacional, ha elaborado un proyecto para que la sociedad haga llegar vía digital las propuestas que han imaginado para que México sea un país más digno. 

La iniciativa #YaMeCansé, por eso propongo nació hace 2 meses y ya ha logrado recabar al menos 6 mil postales con propuestas civiles, y ha reunido a unos 20 mil fans en Facebook. Puedes ver su canal de YouTube aquí.

Se seguirán recibiendo propuestas hasta finales de este mes, por lo menos (quizá sea extendido el plazo) y luego serán entregadas en un evento público a funcionarios públicos que se comprometerán a darles seguimiento. 

De entre este mar de propuestas, algunos temas han sido los más reiterados. Lo anterior nos da una foto más clara de aquello que los ciudadanos más repudian (aunque bien que lo intuimos) y por lo cual han también imaginado soluciones. 

Las 100 palabras más constantes del "YaMeCansé, por eso propongo"

 

wordcloud

En este link puedes seguir enviando tus propuestas (no hay límite). Los organizadores han fraguado una manera para retar silenciosamente a aquellos que están convencidos de que las protestas generalmente suelen desgastarse antes de trascender. El caudal de inconformidad será llevado a la esfera pública con este proyecto que no quitará el dedo del renglón. 

Se trata de un paso más allá en la organización ciudadana; una que no olvida luego de haber asistido a una manifestación, y que persiste en su indignación canalizada aún después de que los movimientos han parecido diluirse tras la euforia de una coyuntura. 

Twitter del autor: @anapauladelatd

 

 

Te podría interesar:

William Burroughs celebra su cumpleaños número 101 (la altercultura está de fiesta)

Por: pijamasurf - 01/25/2015

Este próximo 5 de febrero se celebran 101 años de una de las figuras más importantes de la fábrica cultural del siglo XX

 Screen Shot 2015-01-26 at 11.36.57 PM

Pocas figuras más prominentes, activas y populares en la altercultura del último siglo que William Seward Burroughs. Novelista estadounidense y padrino de múltiples creadores, personaje fundamental entre la generación beat y amigo de  Andy Warhol, John Giorno, Lou Reed, Patti Smith, Bill Laswell, Francis Bacon, David Bowie, Keith Haring, Peter Ackroyd, Gilles Deleuze, J. G. Ballard, Angela Carter, Laurie Anderson, Gus Van Sant, Susan Sontag, entre miles más, heroinómano y brujo, influencia importante para Roger Waters, Genesis P-Orridge, Ian Curtis, Tom Waits, David Cronenberg y Kurt Cobain. Estos son sólo algunos de los innumerables roles que Burroughs jugó en vida.

Su magnética personalidad, su perversa lucidez y su agilidad metafísica le permitieron penetrar y luego trascender algunos de los canales más interesantes de la fábrica cultural del siglo XX. Entre el delirio y la brillantez, Burroughs fue confabulando una red  de talento y subversión alrededor de su propia figura.

burroughs-danger

Su carrera artística podría segmentarse en cuatro etapas. Por un lado la de sus trabajos tempranos, a principios de los años 50, en la que el exceso de sustancias y su estancia en la ciudad de México y Sudamérica crearon una sinergia para estimular la intensa locura creativa de William Seward. En esta etapa, por cierto, escribió obras como Junkie Queer. Posteriormente vendría el periodo cut-up, con viajes por Tánger, Londres y París, marcado por obras como Naked Lunch y, obviamente, The Cut-Up Trilogy. Una vez trascendida está intensa etapa, inauguraría su periodo de experimentación psíquica y multimedia entregándose a vanguardistas abstracciones sonoras, fílmicas y metafísicas. Finalmente vendría Burroughs el abuelo, etapa en la que ejercería una influencia casi paternal en decenas de talentosos artistas y pensadores, mitificando su vida (que siempre fue de por sí mítica) y reemplazando su característica vitalidad con una desbordante experiencia. 

Burroughs nació en St. Louis, Missouri, en el seno de una familia acomodada (su abuelo era el dueño de Burroughs Corp, fabricantes de calculadoras y otros dispositivos). Tras estudiar antropología en Harvard y algo de medicina en Viena, se entregó por completo al llamado dionisíaco y en poco tiempo conocería a Ginsberg y Kerouac, un encuentro que derivaría en el híperinfluyente movimiento literario de la Generación Beat. Después de eso vendría la red de Indra, una estructura caprichosa que, alimentada por la toxicomanía y la creatividad, terminaría por forjar a un pilar altercultural del siglo XX.

Este próximo 5 de febrero se celebra el centenario del nacimiento de Burroughs, un tipo polémico, en algún sentido grotesco, pero innegablemente trascendente. 

Algunas frases que condensan la personalidad y filosofía de WSB:

Los artistas son los verdaderos arquitectos del cambio y no los políticos o legisladores que aplican el cambio luego de que sucedió.

El sueño americano es precisamente un intento de borrar el sueño de existencia. El sueño ocurre espontáneamente y, por tanto, es peligroso para un sistema de control creado por la falta de soñadores. 

La droga es el producto ideal... La mercancía definitiva. No hace falta literatura para vender. El cliente se arrastrará por una alcantarilla para suplicar que le vendan... El comerciante de droga no vende su producto al consumidor, vende el consumidor a su producto. No mejora ni simplifica su mercancía. Degrada y simplifica al cliente.

Soy un fantasma que desea lo que todos los fantasmas -un cuerpo- después del largo tiempo que estuve cruzando avenidas inodoras del espacio sin vida al no olor incoloro de la muerte...

Obras literarias:

  • Y los hipopótamos se cocieron en sus tanques (1953) / con Jack Kerouac
  • Yonqui (1953)
  • El almuerzo desnudo (1959)
  • La máquina blanda (1961)
  • Nova Express (1963)
  • Los chicos salvajes (1971)
  • Exterminador (1973)
  • Ciudades de la noche roja (1981)
  • El lugar de los caminos muertos (1984)
  • Queer (1985)
  • Tierras del Occidente (1987)
  • Gato encerrado (1986)
  • El fantasma accidental
  • Las últimas palabras de Dutch Schultz
  • La revolución electrónica (1970)
  • Snack
  • Mi educación
  • El metro blanco
  • El ticket que explotó