*

X

¿Puede un solo individuo destruir el mundo? ¿Cuándo?

Por: pijamasurf - 01/31/2015

Los recursos necesarios para realizar un daño irreparable a las condiciones de supervivencia humana en la Tierra podrían estar a la mano de individuos o pequeños grupos en el lapso de una o dos generaciones
megamind

Megamind (Pixar, 2010)

 

Vivimos en tiempos narcisistas donde el individualismo puede ser a la vez motor de cambio mundial (caso Malala en Pakistán, o las filtraciones de Edward Snowden) y la experimentación subjetiva se promueve y alienta; pero en este contexto, es inevitable pensar en su reverso siniestro: el hecho de que una sola subjetividad en esteroides pudiera infligir un daño irreparable, del tamaño de una extinción, a las condiciones de vida de la especie humana. Filmes como Trascendence Her, para nombrar solamente dos ejemplos recientes, se preguntan sobre las implicaciones de que un solo grupo, un solo programa o una sola mente maestra ejerza un poder considerable de manera discrecional. La figura del genio diabólico, de la corporación criminal, del programa de computadora que enamora o destruye son sólo caricaturas: el poder económico y tecnológico del 1%, concentrado cada vez más, podría ser una amenaza real en un tiempo relativamente cercano; una o dos generaciones.

Para evaluar estas preguntas, el sitio io9 habló con algunos expertos en seguridad: futuristas fuera de toda categorización cuyo trabajo es plantearse con toda seriedad y desde diversos marcos teóricos las amenazas plausibles en el futuro cercano para la humanidad. Uno de ellos es Philippe van Nedervelde, oficial de inteligencia del ejército belga con entrenamiento en defensa nuclear, biológica y química.

Algunos riesgos de procedencia humana resaltados por van Nedervelde (pues recordemos que, en un universo indiferente y caótico, existen riesgos para la sobrevivencia humana procedentes del exterior del planeta y que están latentes) son las pandemias ocasionadas por armas biológicas, intercambio global de agresiones con armas termonucleares, la emergencia de una superinteligencia artificial hostil a los humanos y (tal vez el riesgo más factible y menos predecible) el espectro de la nanotecnología como arma de destrucción masiva.

Amenaza invisible

El nanoteórico Robert Freitas, experto en el uso armamentístico de la nanotecnología, ha escrito sobre los "aeróvoros", conocidos también como "polvo gris" o "plancton gris"; el escenario nanotecnológico de destrucción masiva involucraría robots de tamaño molecular reproduciéndose y replicándose a velocidades exponenciales, consumiendo recursos vitales para la supervivencia de los humanos (como la atmósfera) o bloqueando por completo la luz solar a través de una exósfera opaca.

Otro tipo de nanotecnologías armamentísticas podrían atacar directamente la tierra o el agua, incluso a algunos seres vivos, para evitar que reacciones tan básicas como la respiración, la absorción de nitrógeno, carbono u oxígeno se llevaran a cabo. Una verdadera pesadilla biotecnológica que un pequeño grupo podría llevar a cabo como una pequeña travesura.

En ese contexto, van Nedervelde resalta el concepto de "Capacidad Destructiva Asimétrica" (CDA): "Quiere decir que, con el avance de la tecnología, cada vez se necesita menos para destruir más. La destrucción de gran escala se vuelve más probable con menos recursos". Y agrega: "comparado con la nanotecnología armamentística, las bombas nucleares son juguetes".

Los recursos para que un pequeño grupo de individuos pueda desarrollar nanoarmas de destrucción masivas, según van Nedervelde y Freitas, pueden estar disponibles para 2040, con un margen de error de 10 años:

Para resolverlo, un pequeño y determinado equipo buscando la destrucción masiva necesitaría los siguientes recursos, que serán modestos en los próximos años: equipo de nanoproducción de medio uso capaz de crear semillas de 'replibots'; cuatro doctores en nanoingeniería mediocres; cuatro supercomputadoras de medio uso; 4 --o menos-- meses de tiempo de desarrollo; y cuatro puntos de dispersión optimizados según patrones prevalecientes de vientos globales.

Con el avance de la tecnología, la posibilidad de realizar destrucciones de este tipo no necesitaría ni siquiera una causa política cuantitativa o una razón de mejoramiento social para pasar de la civilización de la guerra a la civilización de la autodestrucción. En ese sentido, ni siquiera se necesitaría una inteligencia demencial, genial, aunque malvada, para echar a andar esta maquinaria de destrucción y muerte: bastaría un elenco similar al de The Big Bang Theory, con acceso a tecnología desfasada, para realizar un daño considerable.

Este panorama también nos hace pensar en que la paranoia colectiva respecto a estos temas permitirá un nuevo auge de los sistemas de seguridad estatales y el Estado de información. Ciudadanos que viven con miedo son ciudadanos que confiarán en las capacidades del Estado para protegerlos...

Te podría interesar:

SCP, la fundación que custodia criaturas y artefactos paranormales peligrosos

Por: pijamasurf - 01/31/2015

A fin de mantener la independencia humana de influencias extraterrestres y extradimensionales, la fundación SCP posee instalaciones y vigilancia de máxima seguridad que mantienen a estos artefactos y seres extraños aislados del mundo

SCP

Operando de forma clandestina a nivel mundial, la Fundación SCP es una organización, aparentemente reforzada por los grandes gobiernos, que captura y resguarda criaturas sobrenaturales, artefactos paranormales y un infinito de anomalías peligrosas para la humanidad. A fin de mantener la independencia humana de influencias extraterrestres y extradimensionales, la fundación posee instalaciones y vigilancia de máxima seguridad que mantienen a estos artefactos y seres extraños aislados del mundo, para evitar que caigan en manos equivocadas. Algo así como una prisión extranormal. O quizás un elaboradísimo proyecto de arte hoax.

Esta fundación ocultista mantiene una extensa base de datos en su página web, en donde se recaba la información sobre los fenómenos y sus Procedimientos Especiales de Contención (Special Containment Procedures) también llamados "SCPs". Un archivo de impresionantes historias narrativas de ficción, surrealismo y terror que suceden dentro de los laboratorios de la organización mientras se realizan las pruebas fehacientes para descubrir el origen de estos objetos y criaturas. Pero lo interesante de este sitio virtual no es en sí la creepypasta que pueda similar las historias de terror de fogata o los casos de la serie de The X-Files; en realidad es una comunidad de narración: informes “profesionales” que describen los investigadores al supuestamente experimentar con los fenómenos.

Dichos objetos son clasificados en expedientes según su grado de peligrosidad: Primaria, asignados a las anomalías más frecuentes y que poseen una subclasificación: clase Segura (peligrosos), Euclid (medianamente peligrosos) y Keter (extremadamente peligrosos); Secundaria, que complementa a la Primaria, categorizados por Neutrales y Explicados; y por último, las anomalías Esotéricas que comprenden aquellas extremadamente inusuales, las más secretas, de las cuales incluso sólo unos pocos de la Fundación saben de sus ubicaciones, funciones y estado actual. En la página web se pueden encontrar casi todos los archivos enumerados y categorizados para consulta abierta. Y como toda buena escritura de horror, la manera en que su creatividad presta atención a los pequeños detalles resulta espeluznante. A la fundación no le hace falta contar con una historia sobre espectros fantasmagóricos, todo lo que necesita es jugar un poco con la curiosidad humana utilizando un gran compendio de archivos científicos que inducen a nuestra imaginación a completar la escena de morbo.

SCP

Existen cerca de 2 mil expedientes de SCP, de entre los que destacan:

La enciclopedia de enfermedades comunes: una vez tocada, el usuario comienza a engendrar los síntomas de la enfermedad de los que haya leído.

La pastilla mortal de la nueva vida: una supuesta píldora que te llevaría a una nueva vida fue alterada químicamente para que nunca pudiera ser tomada. Los usuarios mueren de asfixia e, inyectada o diluida en agua, la píldora regresa a su forma primaria

El homúnculo: un espécimen extraterrestre encontrado en las profundidades de un parque mientras se hacia una excavación arqueológica. El ser está vivo y sólo entra en un estado de trance parecido al sueño cuando no hay luz. Al ser dañado, parece no sentir dolor y simplemente se regenera.

Un consolador femenino que fue modificado en su carga eléctrica para volverse un arma peligrosa. Al parecer funciona como un reactor nuclear de 200.000kHz.

Auriculares del Apocalipsis: inalámbricos, con radio AM/FM. La duración de sus trasmisiones es imprescindible, dura segundos o hasta horas. El contenido de las mismas son mensajes que hacen mención a diferentes finales de la raza humana, relatados por voces variables. Una cantidad considerable de personas que los han utilizado sienten la necesidad de evitar estas catástrofes, asesinando o mutilando a las personas involucradas en ellos.

Cubo de gelatina cerebral: un organismo de conciencia propia y forma cúbica, compuesto de una sustancia verde gelatinosa. Posee 37 ojos a sus alrededores. Esta membrana extraña produce cerebros inteligentes en su interior cada 2 meses.

Puerta a otro mundo: una puerta de madera construida para un sótano en el siglo XIX. Cualquier persona que dé un paso a través del marco será transportada a una realidad alterna.

Jarrón de los monstruos: ánfora de cerámica que, a juzgar por su decoración, se cree que fue construida en la Grecia clásica. Los entes que emanan de ella varían en diversos aspectos pero tienden a ser pequeños, vagamente humanoides y extremadamente hostiles. Con frecuencia eligen atacar con los dientes o garras. Aunque bastante frágiles (y sorprendentemente inflamables), son bastante fuertes y en gran número representan una amenaza considerable.

Vale la pena echarle un vistazo a los expedientes completos.