*

X

¿Puede un solo individuo destruir el mundo? ¿Cuándo?

Por: pijamasurf - 01/31/2015

Los recursos necesarios para realizar un daño irreparable a las condiciones de supervivencia humana en la Tierra podrían estar a la mano de individuos o pequeños grupos en el lapso de una o dos generaciones
megamind

Megamind (Pixar, 2010)

 

Vivimos en tiempos narcisistas donde el individualismo puede ser a la vez motor de cambio mundial (caso Malala en Pakistán, o las filtraciones de Edward Snowden) y la experimentación subjetiva se promueve y alienta; pero en este contexto, es inevitable pensar en su reverso siniestro: el hecho de que una sola subjetividad en esteroides pudiera infligir un daño irreparable, del tamaño de una extinción, a las condiciones de vida de la especie humana. Filmes como Trascendence Her, para nombrar solamente dos ejemplos recientes, se preguntan sobre las implicaciones de que un solo grupo, un solo programa o una sola mente maestra ejerza un poder considerable de manera discrecional. La figura del genio diabólico, de la corporación criminal, del programa de computadora que enamora o destruye son sólo caricaturas: el poder económico y tecnológico del 1%, concentrado cada vez más, podría ser una amenaza real en un tiempo relativamente cercano; una o dos generaciones.

Para evaluar estas preguntas, el sitio io9 habló con algunos expertos en seguridad: futuristas fuera de toda categorización cuyo trabajo es plantearse con toda seriedad y desde diversos marcos teóricos las amenazas plausibles en el futuro cercano para la humanidad. Uno de ellos es Philippe van Nedervelde, oficial de inteligencia del ejército belga con entrenamiento en defensa nuclear, biológica y química.

Algunos riesgos de procedencia humana resaltados por van Nedervelde (pues recordemos que, en un universo indiferente y caótico, existen riesgos para la sobrevivencia humana procedentes del exterior del planeta y que están latentes) son las pandemias ocasionadas por armas biológicas, intercambio global de agresiones con armas termonucleares, la emergencia de una superinteligencia artificial hostil a los humanos y (tal vez el riesgo más factible y menos predecible) el espectro de la nanotecnología como arma de destrucción masiva.

Amenaza invisible

El nanoteórico Robert Freitas, experto en el uso armamentístico de la nanotecnología, ha escrito sobre los "aeróvoros", conocidos también como "polvo gris" o "plancton gris"; el escenario nanotecnológico de destrucción masiva involucraría robots de tamaño molecular reproduciéndose y replicándose a velocidades exponenciales, consumiendo recursos vitales para la supervivencia de los humanos (como la atmósfera) o bloqueando por completo la luz solar a través de una exósfera opaca.

Otro tipo de nanotecnologías armamentísticas podrían atacar directamente la tierra o el agua, incluso a algunos seres vivos, para evitar que reacciones tan básicas como la respiración, la absorción de nitrógeno, carbono u oxígeno se llevaran a cabo. Una verdadera pesadilla biotecnológica que un pequeño grupo podría llevar a cabo como una pequeña travesura.

En ese contexto, van Nedervelde resalta el concepto de "Capacidad Destructiva Asimétrica" (CDA): "Quiere decir que, con el avance de la tecnología, cada vez se necesita menos para destruir más. La destrucción de gran escala se vuelve más probable con menos recursos". Y agrega: "comparado con la nanotecnología armamentística, las bombas nucleares son juguetes".

Los recursos para que un pequeño grupo de individuos pueda desarrollar nanoarmas de destrucción masivas, según van Nedervelde y Freitas, pueden estar disponibles para 2040, con un margen de error de 10 años:

Para resolverlo, un pequeño y determinado equipo buscando la destrucción masiva necesitaría los siguientes recursos, que serán modestos en los próximos años: equipo de nanoproducción de medio uso capaz de crear semillas de 'replibots'; cuatro doctores en nanoingeniería mediocres; cuatro supercomputadoras de medio uso; 4 --o menos-- meses de tiempo de desarrollo; y cuatro puntos de dispersión optimizados según patrones prevalecientes de vientos globales.

Con el avance de la tecnología, la posibilidad de realizar destrucciones de este tipo no necesitaría ni siquiera una causa política cuantitativa o una razón de mejoramiento social para pasar de la civilización de la guerra a la civilización de la autodestrucción. En ese sentido, ni siquiera se necesitaría una inteligencia demencial, genial, aunque malvada, para echar a andar esta maquinaria de destrucción y muerte: bastaría un elenco similar al de The Big Bang Theory, con acceso a tecnología desfasada, para realizar un daño considerable.

Este panorama también nos hace pensar en que la paranoia colectiva respecto a estos temas permitirá un nuevo auge de los sistemas de seguridad estatales y el Estado de información. Ciudadanos que viven con miedo son ciudadanos que confiarán en las capacidades del Estado para protegerlos...

Artista distorsiona con Photoshop las imágenes de su exnovia y cura su alma

Por: pijamasurf - 01/31/2015

Recurriendo al arte, el artista Matthew Swarts diseña una terapia simbólica que le ayuda a trascender el dolor de una ruptura amorosa y empezar a trabajar una nueva relación

matthewswartsuntitled2014fromtheseries-beth2014_mg_9974o1920

Los rompimientos amorosos son indudablemente uno de los retos más crudos que enfrenta nuestra emocionalidad a lo largo de la vida. Síndromes como el del abandono, el miembro fantasma o "típicos" patrones de depresión son sólo algunos de los invitados a esta triste fiesta. Incluso se han realizado estudios a nivel neuronal para tratar de entender cuáles son esos ingredientes involucrados en una ruptura de pareja que hacen que duela tanto y generan tal inestabilidad en una persona. 

En 2013 el artista Matthew Swarts rompió con una larga relación y, para sobrellevar los embates emocionales que esto le ocasionó, decidió canalizar el evento a través de dos series fotográficas. Una de ellas, Beth, consiste en manipular viejas imagines de su exnovia visualizando una especie de fade out altamente simbólico, es decir, gradualmente esta persona va diluyéndose hasta que por fin termina desapareciendo. La otra serie, llamada Alternatives, se trata de trabajar imagines de su nueva novia con el objeto de representar las dificultades implícitas en el forjamiento de nuevos lazos amorosos: 

Las fotografías se convirtieron en un vehículo para lidiar con la pérdida o con el estado psicológico que estaba atravesando con mi nueva relación sentimental. 

En ambas series Swarts recurre a Photoshop para crear ilusiones ópticas y fundir las imagines originales con ilustraciones infantiles, planos arquitectónicos y otros elementos extraídos de la red. El resultado es intrigante: presencias fantasmagóricas, situaciones y espacios explícitamente editados que no sugieren una negación sino el deseo genuino de transformar algo externo, representativo de algo interno, y eventualmente lograr también el cambio interior. Se trata de una especie de neuroprogramación estética en la que Swarts inaugura un diálogo entre el afuera y el adentro, entre las representaciones simbólicas y los vívidos sentimientos.

El recurso implementado por este artista recuerda a los modelos de psicosanación que planteaba Jung a través del arte, particularmente a través de la representación geométrica de síntomas (que muchas veces terminaba conduciendo a sentimientos o estados arquetípicos) y para los cuales, en el caso de las terapias del suizo, utilizaba frecuentemente los mandalas.  

Serie Beth...

matthewswartsuntitled2014-from-the-series-beth2014b4gp4o

 

matthewswartsuntitled2014fromtheseriesbeth2014_mg_0053bo

 * Ver serie completa

Serie Alternatives...

matthewswartsuntitled2015fromtheseriesTHEALTERNATIVES2015_DSC4264b 

matthewswartsuntitled2014fromtheseriesthealternatives2014_mg_7141po

 * Ver serie completa