*

X

Profesora de Harvard advierte que pronto mosquitos drones extraerán tu ADN para el gobierno

Política

Por: pijamasurf - 01/27/2015

Científicos ven acercarse un estado de vigilancia biométrica orquestada por drones miniatura, en una señal más del fin de la privacidad

32589dronemosquito

En la siguiente prueba de la consolidación de la tecnocracia de supervigilancia ciudadana, la profesora de Harvard Margo Seltzer anunció ante líderes mundiales en Davos, que la privacidad está muerta y predijo que en el futuro cercano robots del tamaño de mosquitos perpetuamente monitorearán a los ciudadanos, al punto de recolectar su ADN y otra información biométrica para los gobiernos y corporaciones. Por si te parecían molestos los mosquitos, el futuro parece ser más insidioso de lo que pensabas, y es que, ¿cómo distinguir el zumbido de un mosquito --sonido que en inglés se llama "drone"--- de un dron?

Seltzer dijo: "La privacidad como la conocimos en el pasado ya no es posible... No se trata de si va a pasar o no, ya está sucediendo. Vivimos ya en un estado de vigilancia". Sophia Roosth, también de Harvard, advirtió que nos acercamos a lo que llamó una era de "macartismo genético", aludiendo a la práctica atribuida al General McCarthy de hacer acusaciones sin la evidencia necesaria y sobre todo, utilizar técnicas invasivas para investigar y limitar el disentimiento. Otro panelista en el mismo foro, Anthony Goldbloom, hizo quizás la declaración más funesta, argumentando que a los jóvenes ya nos les importa la vigilancia y están perfectamente dispuestos a cambiar la privacidad por la conveniencia. Algo que suena demasiado cerca a las distopías de Philip K. Dick, pasando antes por Orwell.

La profesora de Harvard agregó que los drones miniatura podrían ser utilizados también para cosas más positivas, incluyendo la posibilidad de que sean enviados a "combatir los gérmenes" en un campamento afectado por el Ébola.

 

Revelan que la operación de la muerte de Osama bin Laden fue un montaje mediático

Política

Por: pijamasurf - 01/27/2015

El supuesto asesinato de Osama bin Laden en una épica operación de los Navy Seals fue un montaje estilo Hollywood

bin-laden-killed_3300189b

El periodista Seymour M. Hersh ha creado una pequeña revuelta en Estados Unidos luego de que diera a conocer que la operación que supuestamente encontró y asesino a Osama bin Laden fue un montaje para los medios. Hersh, ganador del Pullitzer, revela que no se produjo ningún tiroteo; el cadáver de Osama no fue arrojado al mar ni hubo una confesión de ningún prisionero. En realidad Estados Unidos se benefició de la revelación de un miembro de ISI que dio a conocer el paradero de bin Laden pidiendo una recompensa. Al parecer, el complejo industrial militar de entretenimiento echo a andar la maquinaria para hacer de los hechos una producción hollywoodesca, siguiendo un arco dramático.

Según la versión de Hersh, el ISI tenía recluido a bin Laden en la ciudad pakistaní de Abbottabad desde 2006; bin Laden estaba enfermo y era mantenido bajo vigilancia médica. Cuando el Ejército de Estados Unidos confirmó la información de la locación se dirigió a ISI para avisarles que sabían la ubicación de bin Laden (en lo que imaginamos fue una conversación muy cándida); aparentemente, ISI no tuvo entonces más remedio que entregar a bin Laden, aunque con la condición de que no saliera vivo de la casa. Esto habría sido una petición regenteada por los altos mandos en Arabia Saudita, quienes querían mantener en secreto sus vínculos con esta organización.

De ser cierta, la investigación de Hersh probaría que Obama mintió a los estadounidenses y que la operación fue una gran ficción más, una fábula con fines políticos, como fue plasmada en la película La noche más oscura, la cual supuestamente se había basado en hechos reales. Y, según este artículo del New York Times, todo indica que la versión de Hersh está más cerca de la verdad, al menos más cerca que la versión oficial. El asesinato de bin Laden fue el clímax del primer turno en la presidencia de Obama y un claro recurso electoral. Aunque ahora las revelaciones de Hersh han provocado fuerte polémica, el episodio seguramente sólo trascenderá como una operación psicológica más en los anales de la historia, que pocas personas revisan y toman en cuenta.