*

X

Noel Gallagher y Amorphous Androgynous: una combinación metafísicamente imposible

Por: pijamasurf - 01/22/2015

El exintegrante de Oasis despreció el material que el magnífico dúo de psicodelia Amorphous Androgynous mezcló luego de haber trabajado varios años en este

The Amorphous Androgynous-j

El exintegrante de Oasis despreció el material que el magnífico dúo de psicodelia Amorphous Androgynous mezcló luego de haber trabajado varios años en este. Los hermanos Gallagher son ya conocidos por su carácter sensible y sin embargo detestablemente mesiánico cuando de críticas diletantes se trata. Han reprobado a todos los músicos posibles llamándolos idiotas, basura, vómito, burlándose de su aspecto e incluso deseándoles el SIDA. En algún punto de los 90 también llamaron fuckin’ nipple a George Harrison, sin mencionar las fatales peleas entre ellos que obligaron a terminar con su banda, Oasis. No es nada novedoso su carácter, como tampoco sorprendente que Noel Gallagher despreciara las mezclas de Amorphous Androgynous, el dúo británico, maestros y científicos de la neopsicodelia y el IDM durante casi ya tres décadas. El material que se había estado planeando desde 2011, a la par de su primer sencillo solista, Noel Gallagher's High Flying Birds, ha sido recientemente desaprobado y desechado por el compositor, quien blasfemó que el dúo “se las arregló para conseguir el truco de grabar el CD más silencioso de todos los tiempos”. Gallagher se encontraba de gira cuando escuchó las grabaciones, que le parecieron mal mezcladas y argumentó que “no iba a lanzar otro jodido disco con ellos”. El exOasis también habló de una de las canciones de su próximo álbum, The Right Stuff, que nació desde el material supuestamente grabado con Amorphous Androgynous: "La canción de mi disco es muy diferente a la primera versión, que tenía un montón de maraña rebuscada y mierda de esa en la que se pierde el tiempo... Se ha convertido en psicodelia relajada, jodido jazz o lo que sea que quieras llamarle".

Estos argumentos sin importancia sirven de pretexto para hablar un poco sobre la historia de los dos proyectos que, químicamente, sustancialmente no lograron una combinación muy agradable. Primera, Gaz Cobain y Brian Dougans, el dúo de compositores que pasaron por brillantes transformaciones a lo largo de su carrera musical: en sus inicios, experimentaron sobre el velo de los sonidos ambientales, el IDM y el acid techno, bajo el majestuoso nombre de The Future Sound Of London. Luego explotaron la neopsychedelia como Amorphous Androgynous en su primera etapa y, posteriormente, específicamente en estos últimos años, una mutación camaleónica los posó en el jazz y la composición multiinstrumentista de alta costura. Cabe mencionar que Cobain y Dougans han trabajado en un ciento de remixes psicoelectrónicos de entre los que destaca, graciosamente, el tema "Falling Down" de Oasis, nada menos que un fascinante track de 22 minutos embellecido bajo los pinceles de una cítara, un flautín, violines y un montón de percusiones atmosféricas que acompañan las voces ahogadas en reverb.

 

A Monstrous Psychedelic Bubble (exploring your mind), es también uno de sus proyectos en donde compilan tanto canciones propias como de un puñado de bandas sumergidas en todas las categorías derivadas de la psicodelia, sin olvidar mencionar, por supuesto, sus impresionantes visuales al mando del mismo Gaz Cobain:

 

Oasis aún era una banda de garaje cuando en 1991 The Future Sound Of London daba a conocer su primer LP oficial; sin embargo, Gallagher reprocha. Afirma que este disco no verá nunca la luz y que es bastante noodling (en música, una especie de sonido aletargado, aburrido, con exceso de adornos). Por otro lado, la historia de Oasis, a pesar de haber sobrevivido demasiados años bajo peleas constantes protagonizadas por los Gallagher, resulta en realidad muy simbólica para la redefinición del britpop. Noel escribió todas las canciones y compuso los riffs más emblemáticos de todas ellas. Sea como sea, siempre tuvo el derecho de decirle a sus bandmates: o me dejan escribir las canciones y somos superestrellas o se quedan aquí en Manchester por el resto de sus tristes vidas.

 

Y aunque el compositor guste de revolcarse en la supremacía de la arrogancia y magnanimidad, hay algo de cierto en una de sus frases más populares: "La cosa con nosotros es que somos honestos. Si nos preguntan si tomamos drogas, decimos que sí".  

A continuación una de las canciones del proyecto Noel Gallagher's High Flying Birds en colaboración con Amorphous Androgynous:

Sueños idílicos en la naturaleza: fotos vintage de comunas hippies de finales de los 60

Por: pijamasurf - 01/22/2015

En 1969 existían numerosas comunas en las que los hippies intentaban comulgar con la naturaleza y proponían un estilo de vida fuera del sistema

America’s 1970s Hippie Communes (1)

 

Uno de los momentos más interesantes en la historia reciente sin duda fue el movimiento hippie, particularmente en Estados Unidos, donde muchos jóvenes optaron por salirse del paradigma socioecómico y buscar hacer una vida distinta con mayor cercanía con la naturaleza. "El verano del amor", como le llamaron al momento más representativo de la explosión de la conciencia hippie en San Francisco, introdujo otra vez en el imaginario el sueño de regresar a natura y crecer en una especie de mundo nuevo sin la corrupción de las urbes modernas con sus transacciones pecuniarias. Impulsados por fuertes dosis de psicodélicos y fuertes dosis de ideas revolucionarias y espirituales (mirando hacia Oriente), los hippies formaron "comunas" en las que intentaron erigir, a veces sólo por breves momentos bajo el Sol, estados alternativos, utopías casi o lo que Peter Lamborn Wilson llama "zonas temporalmente autónomas".

Estas imágenes están repletas de nostalgia --por momentos vividos o sólo vistos en el espejo de la otredad cultural. Se trasluce cierta pureza y cierta inocencia en las vidas que dibujaban estos jóvenes de ojos brillantes. Familias hippies que dejaron las ciudades y se llevaron a sus hijos al bosque, a trabajar la tierra y a construir sus casas con sus manos, mientras fumaban marihuana y oían a Grateful Dead. Como una de las personas aquí retratadas por la revista Life dice: "Elegimos dedicarle la vida a Dios y aprender sus lecciones. Él enseña en la naturaleza".

Claro que al hablar de un "movimiento hippie" incluimos a muchas subculturas en un término paraguas. Hay los hippies más religiosos y seriamente devotos; hay también los que fueron seducidos por Pan y Dionisio y acabaron arrastrados frenéticamente en ritos orgiásticos que luego no pudieron cosecharse y participar en el mundo; hay también los hippies que regresaron al mundo (mucho de ellos fueron parte de la revolución informática de lo que hoy se conoce como Silicon Valley, en esa misma zona de California en la que se habían esparcido las ideas de Timothy Leary: "tune in, turn on, drop out": el LSD dio lugar a la PC. Asimismo, muchas de las ideas que embanderaba "la cultura del amor y la paz" y la espiritualidad ligada a la naturaleza maduraron en cosas como la permacultura, el movimiento "maker" o el DiY, entre otros.

Ver estas imágenes nos sacude el cuerpo y la imaginación: pensar en ese estilo de vida alternativo siempre será algo tentador para el hombre moderno atrapado por la vida corporativa. Afortunadamente, sueños de amor libre en el bosque siguen alimentando una parte de nuestra psique.

 

America’s 1970s Hippie Communes (19)

 

America’s 1970s Hippie Communes (3)

 

America’s 1970s Hippie Communes (14)

 

America’s 1970s Hippie Communes (8)

 

 

America’s 1970s Hippie Communes (4)

 

hippies2

 

hippies1