*

X

Lecciones tras documentar a los que viven fuera del sistema

Por: pijamasurf - 01/04/2015

Muchos estamos cansados de las implicaciones de vivir "dentro del sistema", pero no tenemos la voluntad o información necesaria para comenzar a salirnos de él

Screen Shot 2015-01-04 at 10.53.30 PM

El "sistema" es una abstracción compleja. Se refiere a un conjunto de pautas y normas que definen los límites de una realidad construida a partir de agendas culturales, financieras y políticas. Estar dentro del sistema implica, por ejemplo, pagar impuestos, depender de una autoridad central, llámese gobierno, para recibir servicios como electricidad o agua, participar activamente en las dinámicas de mercado y consumir los mensajes mediáticos para moldear tu identidad social, entre muchas otras acepciones. 

La mayoría de la población, vale la pena decirlo, ni siquiera se sabe inserta en este engranaje que, tras analizarlo un poco a conciencia, tiene más de un aspecto cuestionable. Otro sector reniega del sistema, lo cuestiona y denuncia sus múltiples vicios, pero a fin de cuentas forma parte de él, y se rige, en mayor o menor medida, de acuerdo a sus premisas. Finalmente existe otro grupo, notablemente reducido, que por diversas razones ha logrado construir una vida que bien podría calificarse como "fuera" del sistema. 

Precisamente un ejemplo de este último modus vivendi es el que documentaron Phillip Vannini y Jonathan Taggert visitando una comunidad en la Isla Lasqueti, en la Columbia Británica de Canadá, y luego recorriendo más de 100 mil kilómetros de territorio canadiense en busca de otros "off-griders". El material que resultó de esta épica travesía terminaría dando vida a un documental y a un libro, pero además dejó en los dos creadores indelebles lecciones, las cuales fueron compartidas en un artículo que publicó Alternet, y que aquí retomamos parcialmente:

El hogar – lejos de la automatización de los nuevos hogares "inteligentes", en el caso de aquellos que viven fuera del sistema su entorno hogareño es lo contrario, es decir, requiere de un cuidado paciente y un mantenimiento manual. 

La simplicidad – el simplificar voluntariamente tu estilo de vida es un axioma dentro de este credo, pero ello no lo exime de dificultades, las cuales te requerirán abandonar tus pretensiones y vivir genuinamente. 

Son como nosotros – por más épico o culturalmente espectacular que parezca el salirte del sistema, lo cierto es que a fin de cuentas las personas que tomaron tal decisión son como cualquier otra, seres humanos con virtudes, defectos, dilemas, etcétera.

Entornos urbanos – aunque la gran mayoría de "off-griders" viven en entornos rurales, incluso salvajes, también hay casos de personas que habitando una pequeña porción de tierra justo en medio de una gran ciudad, podrían calificar como tal. 

Recordando habilidades – esta forma de vida te obligará a recordar algunas olvidadas o ya abandonadas, pero también te estimulará el desarrollo de nuevas habilidades cognitivas, físicas y experienciales. De hecho, buena parte de los retos que florecerán en este camino te requerirán habilidades generalmente "muertas" en la cotidianidad convencional. 

Un vistazo a la vida de estas personas (aprovechamos para recomendarte este fotorreportaje) no sólo resulta interesante e inspirador; también, y más allá de cuál sea tu proyecto de vida, puede actuar como un gran recordatorio para revaluar o considerar medidas específicas dentro de tu propio estilo de vida. No tienes que volcarte por completo fuera de la "Matrix" para implementar una existencia más autónoma, digna, responsable y sustentable. En realidad no se trata de negros o blancos, sino de una preciosa gama de grises que son siempre perfeccionables. 

 

Te podría interesar:

Nuestro pasado remoto es el futuro distante de un universo espejo

Por: pijamasurf - 01/04/2015

Este experimento parecería demostrar que el pasado distante de otro universo podría ser el futuro del nuestro. Todo lo que hay que hacer es poner algunos miles de partículas a rebotar
[caption id="attachment_89290" align="aligncenter" width="634"]big bang La dirección del tiempo parte de la máxima cohesión al máximo desorden en un movimiento conocido como entropía, el cual, según esta teoría, le da dirección al tiempo[/caption]

Desde nuestra perspectiva, el tiempo parece moverse "hacia adelante", ¿pero cómo podemos estar tan seguros? La dirección y el concepto mismo del tiempo ha sido uno de los problemas que han fascinado a los físicos y filósofos. La proverbial flecha de Zenón (cuya paradoja afirma la imposibilidad del movimiento) indica en su mismo transcurrir la dirección del tiempo. ¿Pero por qué estamos tan seguros de que el tiempo avanza?

Una teoría propuesta por Sean Carroll y Jennifer Chen en 2004, plantea que el tiempo se mueve hacia adelante por el "contraste entrópico" entre el momento del Big Bang y nuestro presente. Esto puede ilustrarse si imaginamos que el "punto cero" del universo es compacto y ordenado (el instante del Big Bang) y que a medida que la entropía avanza, el universo se desordena. El futuro es desordenado en relación al pasado. Ese movimiento hacia una mayor entropía le da dirección al tiempo.

Partiendo de la premisa anterior, un experimento de la Universidad de Oxford dirigido por Julian Barbour buscó replicar las condiciones de entropía del Big Bang en un laboratorio. Estas condiciones, para efectos del estudio, se definen como un denso estado de cohesión molecular en un espacio mínimo y máxima uniformidad. 1,000 partículas y la gravedad newtoniana hicieron el resto.

[caption id="attachment_89291" align="aligncenter" width="634"]back Desde esta perspectiva, el pasado remoto de nuestro universo es el futuro distante del "otro" universo[/caption]

 

Dicha fuerza de gravedad permite la expansión del sistema y la dirección del tiempo; sin embargo, en el estudio esta flecha no corre en una sola dirección, sino en dos.

El modelo simple del Big Bang produjo dos universos, uno como espejo del otro. En uno de ellos, el tiempo corre hacia adelante, como en el nuestro; en el "universo espejo", el tiempo corre hacia atrás (al menos desde nuestra perspectiva). Barbour afirma que si estos modelos "se complicaran lo suficiente, ambos lados podrían sostener observadores que pudieran percibir al tiempo corriendo en direcciones opuestas. Cualquier ser inteligente podría definir su flecha del tiempo como escapando de un estado central. Ellos pensarían que nosotros vivimos en su pasado más remoto".

En estricto sentido, no sólo es posible "volver al futuro", sino que el futuro es el pasado remoto de un universo-anverso del nuestro, tal vez con forma de moneda. Star Wars indica esta misma posibilidad cuando afirma que los eventos ocurrieron en un pasado "muy muy lejano", aunque desde nuestra perspectiva parezcan futuristas.