*

X

La hipótesis térmica de las rayas de las cebras

Por: pijamasurf - 01/17/2015

Ícono de la moda salvaje, la piel rayada bicolor de las cebras posee una importante función reguladora de la temperatura corporal

zebra-stripes-explained-flies_48530_990x742

La piel de las cebras (o zebras, cuya grafía es más exótica) es una de las más reconocibles en la "moda" animal, ¿pero cuál es su verdadera función? Algunos biólogos creen que el patrón de rayas blancas y negras les sirve como camuflaje cuando se mueven en grupos; otros dicen que tiene que ver con rituales de apareo. Estudios recientes (pues las rayas de las cebras parecen ser un campo en boga para la zoología) afirman que incluso sirven para repeler mosquitos y las enfermedades que conllevan.

Pero existe otra posible explicación: las rayas pueden servir para refrescarse en hábitats calurosos.

La doctora Brenda Larison, investigadora en la Universidad de California, participó en un estudio que demostró la relación entre las rayas de las cebras y la temperatura del medio ambiente: "Las cebras en áreas con temporadas de clima frío tienen menos rayas que aquellas en áreas con temperaturas cálidas sostenidas".

Para llegar a esta conclusión se analizaron 16 zonas de África y la relación entre los patrones rayados de las cebras y 29 variables ambientales más (desde el clima y los depredadores hasta la densidad de mosquitos).

La teoría es que las rayas negras y blancas crean corrientes de convección con el aire circundante: en otras palabras, el aire se mueve más rápido sobre las rayas negras y más despacio sobre las rayas blancas, creando algo así como una zona templada de aire acondicionado.

Observaciones de campo demostraron que la temperatura corporal de las cebras (84.6°F) es significativamente menor a la de los antílopes (90.5°F), similares en tamaño pero de piel parda. Los investigadores concluyen que la piel de las cebras y su misteriosa bipolaridad cromática no responden a un solo factor evolutivo, sino a un conjunto de ellos; la temperatura parece ser solamente la más sofisticada de las funciones de su piel.

¿Qué hace tu cerebro con toda esa información que ya no le sirve?

Por: pijamasurf - 01/17/2015

Las particularidades de la memoria humana aún guardan muchos más secretos de lo que nos gustaría

Memory-hippocampus-brain-631.jpg__800x600_q85_crop

Tras reconocernos sumergidos en plena "era de la información", hoy muchos de nosotros hemos ya experimentado lo que significa una sobredosis de data. Incluso existe la teoría de que el exceso de información que hoy consumimos podría ser peor que su carencia, algo que caracterizó buena parte de la historia humana –antes el problema era que no estaba disponible, y ahora que hay demasiada.

Conforme el escenario cambia, entonces los retos que enfrentamos a nivel psicológico y cognitivo también varían. Actualmente pareciera que un preciso discernimiento automatizado es lo que necesitaríamos para lidiar con los caudales de data que florecen a nuestro alrededor. Pero, si ya estuvimos en contacto con ese bit de información, entonces ¿qué necesita hacer nuestro cerebro para desecharlo o neutralizarlo? Y aún más allá, ¿cómo decide mi cerebro qué data eliminar al incorporar algo nuevo, y por qué a veces olvidamos cosas que nos parecen mucho más relevantes o significativas que algunas de las recién sumadas?

Nuestra memoria, ese lienzo dinámico que nos permite recordar algo, tiene dos componentes esenciales: por un lado el almacenamiento (la codificación de un recuerdo) y la recuperación (el traer al presente ese bit almacenado). Además, se divide en dos grandes sectores, la memoria a corto plazo (15-30 segundos de duración y una capacidad de almacenar hasta siete elementos) y la memoria a largo plazo, depositario al cual llegan algunos de los datos que trascendieron la primera aduana pero que, con el tiempo, pueden terminar siendo eliminados ante la llegada de nuevos integrantes. 

Estamos lejos de saber cuál es el límite, siquiera el rango, de la capacidad de almacenamiento y recordación de nuestro cerebro. A pesar de los notables avances neurocientíficos parece que buena parte de la memoria, de su funcionamiento y capacidades, se mantiene en el misterio. Lo que parece un hecho es que la inclusión de nueva data a nuestra memoria tiene alguna relación con nuestro archivo activo. Es decir, cuando agregamos un dato similar a otro ya existente, en algunas ocasiones se complementa ese micromapa, pero la mayoría de las veces nuestra memoria privilegia al recién llegado, y entonces termina bloqueando la posibilidad de recordar eso que ya está almacenado. A este proceso se le conoce formalmente como interferencia retroactiva. 

El punto aquí es que quizá el hacer consciente cómo funciona nuestro cerebro, y en particular la memoria, ante la nueva información que vamos captando, podría acelerar ese proceso de adaptación cognitiva que hoy requerimos para hacer frente a los cúmulos de data a los cuales nos enfrentamos cotidianamente. De algún modo somos una generación "puente", en el sentido de que nos encontramos ante un escenario radicalmente novedoso, al cual llegamos en muy poco tiempo, y por eso debemos procurar adaptarnos lo más rápido posible a sus nuevas exigencias. 

A fin de cuentas se trata de algo así como "aventuras en la era de la información". 

Más info en Smithsonian Magazine: "How Our Brains Make Memories".