*

X

Juegos divinos: compañía quiere hacer que sus clientes diseñen nuevas formas de vida

Ciencia

Por: pijamasurf - 01/08/2015

Cambrian Genomics sostiene tener las bases tecnológicas para que sus clientes puedan jugar a crear nuevas formas de vida, escribiendo con ADN vida digital

adn7

La Biblia, el texto más leído del mundo, dice que el hombre fue creado a imagen y semejanza de Dios. Paradójicamente es la ciencia y no la religión la que desea fervientemente hacer efectiva esta analogía y crear vida, como el Dios bíblico que, según el Génesis, dispuso la vida en la Tierra como si fuera una especie de proyecto de diseño genético. 

Anteriormente ya hemos visto el trabajo de Craig Venter, líder del proyecto del genoma humano y quizás la primera persona en crear una forma sintética de vida. Ahora Austen Heinz, CEO de Cambrian Genomics, quiere democratizar la creación y permitir que tú puedas también diseñar vida. 

"Cualquiera en el mundo con unos pocos dólares puede hacer una criatura, y eso cambia el juego", dice Heinz. Su compañía por el momento utiliza lásers para diseñar ADN personalizado para farmacéuticas. Pero su intención es reunir fondos para llevar esto a un zona más radical, al borde del sci-fi: flores que cambian de color, leche sin vacas, carne no-animal para hamburguesas, pastillas que le dicen al médicos si te has tomados tus medicinas o un examen que detecta enfermedades con una sola gota de sangre son algunos de los proyectos de su empresa, dedicada a "imprimir la vida".

Heinz no escatima en su ambición. Imagina que en 20 años "las personas diseñarán a sus hijos digitalmente" y planea diseñar y añadir nuevos especímenes a la vieja Arca de Noé: "queremos diseñar organismos que nunca han existido antes".

Cambrian Genomics (cuyo nombre hace referencia a la Explosión Cámbrica, el periodo de evolución acelerada de hace 540 millones de años) ha recibido más de 10 millones de dólares de diferentes inversionistas, incluyendo el transhumanista Peter Thiel, uno de los angel investers de Facebook. En los últimos años la tecnología para editar el ADN se ha vuelto mucho menos costosa; Cambrian ha construido máquinas que crean secuencias de ADN de manera masiva, incluyendo errores en el código. De millones de secuencias se generan algunas correctas, que pueden ser usadas para programar formas de vida. "Es la tecnología más poderosa jamás creada. Las bombas de hidrógeno pueden destruir planetas enteros, pero esta tecnología puede crear planetas. Este es el más grande logro de la historia --la habilidad para leer y escribir vida, porque eso es lo que somos", dice Heinz con un poco de la soberbia del que quiere hacer como Dios.

 

Te podría interesar:

La panspermia de Fred Hoyle: ¿sembraron extraterrestres la vida en la Tierra enviando virus al espacio?

Ciencia

Por: pijamasurf - 01/08/2015

Las extrañas teorías de un reconocido astrónomo

hoyle1Sir Fred Hoyle fue un reconocido astofísico británico que desarrolló la teoría de la nucleosíntesis estelar --por la cual estuvo cerca de ganar el premio Nobel-- y que en sus últimos años ideó extrañas y controversiales hipótesis sobre el origen de la vida. Le debemos a Hoyle la noción hoy aceptada de que la gran mayoría de los elementos se producen en los núcleos de estrellas --es decir, la comprobación de que estamos hechos de "polvo de estrellas".

Hoyle, quien acuñó el nombre "Big Bang" de manera despectiva, ya que no consideraba que había evidencia para sustentar esta teoría, fue también precursor de lo que se conoce como el principio antrópico, que sugiere que es altamente improbable que las leyes de la física se hayan afinado de manera aleatoria para producir la vida en el universo. Hoyle escribió que "un super-intelecto debería de haber diseñado las propiedades del átomo de carbono, de otra forma la probabilidad de que yo encontrara un átomo así siguiendo las fuerzas ciegas de la naturaleza es absolutamente minúscula". 

Hoyle quien también escribió novelas de ciencia ficción --y seguramente tenía una gran imaginación-- trabajó en el controversial concepto de la panspermia, junto con su alumno Chandra Wickramasinghe. Sus cálculos señalan que la probabilidad de obtener las enzimas para la forma de vida más sencilla sin la panspermia es de  1040,000, lo que hace palidecer al número de átomos del universo conocido, 1080, y por lo tanto, en su opinión, pone seriamente en duda la teoría de la abiogénesis. La comparación que usaba Hoyle era que la vida sin la panspermia eran tan improbable como que un tornado ensamblara un Boeing 747 soplando en un basurero.

Hoyle no es el único científico reconocido en trabajar la hipótesis de la panspermia; también el descubridor de la doble hélice del ADN, el biólogo Francis Crick, creía que la vida había sido sembrada desde el espacio. En el caso de Hoyle su visión era un poco más radical. Hoyle creía que los cometas contenían una gran cantidad de moléculas orgánicas --algo que es cierto y fue bastante adelantado para su tiempo--, incluyendo virus y bacterias que constantemente influían en la evolución de la vida en la Tierra.

panspermia

Hoyle y Wickramasinghe escribieron:

La vida en la Tierra se deriva de lo que parece ser un sistema viviente ubicuo en la galaxia. La vida terrestre tiene sus orígenes en el gas y las nubes de polvo del espacio, que más tarde se incorporaron y amplificaron dentro de cometas. La vida se derivó de fuentes exteriores a la Tierra y sigue haciéndolo. 

Hoyle consideraba que los virus del espacio eran los responsables de producir las mutaciones que llevan a  organismos a dar saltos evolutivos --en esto coincide con varios escritores de ciencia ficción: William Burroughs, que decía que "el lenguaje es un virus del espacio" y de otra forma, su amigo Arthur C. Clarke, quien en sus novelas desarrolló en repetidas ocasiones la idea del diseño inteligente y de la evolución asistida por extraterrestres que buscaban guiarnos hacia la madurez cósmica.

En los últimos años de su vida Hoyle seguía publicando artículos científicos, pero había sido marginado de la comunidad académica por expresar ideas como la siguiente:

Los seres humanos son solamente peones en un gran juego de ajedrez que está siendo jugado por mentes alienígenas que controlan los movimientos de la humanidad... Están en todas partes, en el cielo, en el mar y en la Tierra... No se trata de una inteligencia de otro planeta. En realidad es de otro universo que entró al nuestro desde el principio del tiempo.

Lo anterior seguramente es una idea poco científica, que difícilmente aspira a soportar el escrutinio racional. Pero más allá de esto, la teoría de la panspermia dirigida o no dirigida es fascinante. Actualmente la ciencia no descarta la posibilidad de que la vida haya podido originarse a través de bacterias extremofílicas que pudieran haber logrado superar las condiciones adversas del espacio. Estas bacterias podrían haber surgido simplemente de las condiciones aleatorias y combinatorias de los elementos de otro planeta o algún otro objeto espacial y no necesariamente del diseño inteligente. Pero tampoco resulta científicamente riguroso descartar la posibilidad de que seres inteligentes más avanzados podrían estar creando sistemas de vida en mundos distantes --esto, bien visto desde la perspectiva de la conciencia y el deseo de expansión, también resulta bastante natural.