*

X

Estas son las conductas sexuales masculinas que impiden la evolución del placer, según una letrada dominatrix

AlterCultura

Por: pijamasurf - 01/30/2015

El hombre también ha sido víctima del patriarcado y sus conductas atávicas (y retrógradas) hacen que sigamos sufriendo la sexualidad; la posibilidad del éxtasis sexual y el compañerismo emocional está del otro lado de estas taras

Screen shot 2015-01-30 at 12.14.03 PMMargaret Corvid es una dominatrix que recibe clientes masculinos que buscan explorar roles sexuales que son tabú en la sociedad. Como tal parece ser una buena psicóloga de la sexualidad masculina, sus taras y sus represiones. Escribiendo para la revista The New Statesman, Corvid advierte que: "mientras el patriarcado perdure, los hombres nunca serán libres de expresarse como en realidad son, y tratar a las mujeres como deberían de ser tratadas". Aquí ya detectamos quizás el gran problema de la sexualidad patriarcal, que en su supuesta dureza y perenne afirmación de su fuerza, niega la expresión de sus sentimientos y el valor mismo de las emociones y de la sensibilidad.

Esto es lo que nuestra sociedad espera sobre un hombre, según Corvid:

Se espera que pueda presentar un aspecto masculino en su apariencia, gusto y hábitos. Se espera que sea seguro de sí mismo, extrovertido, social y que sepa pelear. Los hombres son socializados para desear un tipo específico de mujer, casarse, tener hijos y ser los proveedores de una familia. Se espera de un hombre que sea completamente heterosexual y monógamo. Y aunque la sociedad le tiende una rienda más suelta que a las mujeres... sólo se le permite penetrar, no ser penetrado; controlar, pero no entregarse; disfrutar de la gracia y de la sensualidad femenina, pero nunca mostrar esas características él mismo.

Este modelo hoy en día claramente resulta anticuado, pero no sólo a luz del feminismo y los derechos de género, sino porque lo que un hombre recibía a cambio por encajar en este paradigma de la masculinidad ya no está disponible de la misma forma. La sociedad es mucho más compleja y si bien sigue propagando estos modelos atávicos que programan nuestra sexualidad, en su interior y sobre todo en sus bordes más fluidos, esta rigidez ya no rinde dividendos sino que crea conflictos y nos enfrenta con una insoportable represión. Ser así antes era una buena fórmula para que un hombre obtuviera la esposa deseada, una familia, dinero y sobre todo para sentirse cómodo con su visión de mundo; hoy en día esto ya no es así. Lo cual, al parecer está incrementando la cultura de la violación y a una horda de hombres enojados. En la mente de estos hombres, la mujeres son las cadeneras de la sexualidad y esto les frustra:

En algún nivel sienten que las mujeres los están privando del sexo que merecen y sienten rencor porque, en su mente al menos, tienen que librar tantos obstáculos para obtenerlo. Algunos, sospecho, piensan que no hay forma de "obtener" sexo sin torcer las esquinas, con mutuo consentimiento, y resienten que el feminismo ha hecho que esto sea más difícil.

Ante esta frustración, la solución parece ser la aceptación. Aceptar la evolución de la sexualidad femenina, pero sobre todo despojarse del lastre del patriarcado que no sólo afecta a las mujeres, es una losa profunda sobre la psicología masculina. La visión de impotencia ante mujeres que detentan el poder del sexo y que ya no se pueden seducir u obligar a entregarlo con los viejos trucos del patriarcado se puede fácilmente mitigar si tan sólo el hombre abraza su propia sexualidad. Es decir, es necesario liberarse de la idea paralizante de que la sexualidad sólo es penetrar a una mujer. El hombre debe aprender en este sentido de la mujer que disfruta, tanto o más que la penetración, el coqueteo previo, el tacto de todo el cuerpo y toda la gama de sensaciones que provee el mundo natural. Ampliar el foco del sexo de los genitales para incluir a todo el cuerpo, incluyendo el cerebro y el corazón. El hombre debe erotizarse con el mundo y erotizar su mundo (el Sol, el agua, la piel, los sonidos, los aromas: una pansexualidad). Esto significa también entrar en contacto con y expresar sus emociones (lo cual es un paso vital para poder realizar sus fantasías políticamente incorrectas y liberar añejas represiones). Llevar su sexualidad al mundo cotidiano, extender lo íntimo; esto significa, para temor de muchos, reconocer la sexualidad que existe entre amigos y familiares. Para el ejercicio pleno de la sexualidad es necesario integrar la sombra de la homofobia y de alguna manera volverse vulnerable: dejarse penetrar y poseer por el mundo también. Por otro lado, como observó el psicólogo James Hillman, tradicionalmente los hombres más creativos son los que tienen ciertos rasgos afeminados o que al menos no reprimen ese aspecto; las mujeres más creativas tienen más desarrollado su aspecto masculino. En la alquimia, la gran obra era representada con la figura del hermafrodita (Hermes y Afrodita), la unión de los opuestos, no sólo en una pareja sino dentro de cada uno. 

Aquí podemos hacer una especie de paréntesis para recordar que las relaciones de pareja son algo que ha cambiado con el tiempo y que en realidad el concepto del amor (romántico) que tenemos es algo relativamente nuevo y revolucionario. La palabra "amor" empezó a usarse en la Provenza alrededor del siglo XII para describir una nueva emoción asociada con la pasión delicada y el cortejo afectivo. Esto es el amor cortés; se ha argumentado que el amor como lo conocemos, galantería, cortejo, seducción, sensualidad y gentileza del corazón en realidad no existía hasta esa época, en la cual se desarrolló una nueva sensibilidad y un nuevo lenguaje para dar realidad a esta emoción. El poeta Robert Bly escribe: "La Iglesia sintió que los admiradores de Amor eran enemigos, y la adherencia a Amor fue una de las razones por las que la Iglesia lanzó la Cruzada Albigense, que destruyó efectivamente la cultura provenzal. Podemos decir hoy que el hombre que sintió Amor se hizo transparente al "Gran Femenino", sin tener que negar su masculinidad o convertirse en una imitación de la mujer".

En el famoso libro The Femenine Mystique de Betty Friedan, se dice: "me di cuenta que los hombres no eran los enemigos --eran víctimas también, sufriendo de modos obsoletos de mística masculina que los hacían sentir innecesariamente inadecuados cuando no había osos que matar". Corvid recoge esta idea de pareja, un modelo de pareja con diferenciación: "Las feministas deben de hacer saber esto... sólo cuando el feminismo logré canalizar la ansiedad masculina, en vez de convertirla en enojo, la podremos transformar en solidaridad y esperanza".

El regreso añorado a la sexualidad sagrada, a la sexualidad de Pan y Afrodita, la sexualidad sensible a la belleza del mundo y a la cualidad del momento, parece estar muy lejano a nuestra realidad. Sin embargo, esta es una de las fantasías dominantes del patriarcado: el paraíso como un lugar de placer perpetuo, lleno de dulce erotismo y comunión extática. Paradójicamente cualquier acercamiento a esa fantasía, de manera colectiva o individual, requiere de la renuncia de la conciencia patriarcal; el hombre que quiere acercarse al éxtasis femenino necesita abrirse y entregarse al mundo, reimaginar la sexualidad ya no como un bien que se obtiene sino como una experiencia que se comparte, que nace naturalmente de una forma de ser.

 

 

Te podría interesar:
La tempestuosa vida de Sinead O'Connor ha dejado varias enseñanzas. A sus 48 años Sinead no es un ejemplo para todos, pero sí para aquellos que no temen vivir y morir en el corazón de la flama y prefieren decir lo que sienten antes que conformarse a las normas y a los juicios sociales

Sin-ad-O-Connor-wallpaper-sinead-oconnor-35216775-1660-900

 

I didn't want to be a fucking pop star. I wanted to be a protest singer.

Sinead O'Connor

Sinead O'Connor ha tenido una vida difícil, atravesando numerosas adversidades creciendo y luego durante su carrera --enfermedades mentales, intentos de suicidio, escándalos mediáticos-- pero siempre se ha mantenido fiel a sí misma, con una rara autenticidad y un compromiso político (más allá de que coincidamos o no con sus posturas) que la han aislado del mainstream cultural (donde esto es tan poco común). Con una de las voces más potentes y desgarradoras de la música moderna, con su cabeza rapada como un hermoso ángel extraterrestre ("conehead" flamante) y su sinceridad desbocada, Sinead logró avivar y amenazar a un mundo sintético y plastificado y prefabricado. Su vehemencia emocional y su capacidad de fortalecerse (de sembrar las cenizas, de protestar en la boca del lobo) pese al abuso infantil y al aislamiento (en sus propias palabras, ser "el fénix de la flama, aprenderá, se alzará... me verás regresar") la hacen un notable y poco convencional ejemplo para nuestra generación apática. Pero más que las ideas de Sinead, algunas de las cuales vienen de una luminosa sensibilidad femenina y otras son erráticos exabruptos juveniles, lo que queremos rescatar aquí es su forma valiente de encarnar y encarar las cosas sin concesiones, su forma de dejarse poseer por la vida (por lo divino y lo demoníaco) y vivir siempre en la yema del fuego... su actitud y su belleza (la ruptura con el paradigma de lo bello y lo bueno como atavismos psicosociales) y sobre todo su pasión, un ejemplo de llevar al límite los dictados del daimon. Haciendo una recapitulación de sus videos y sus actuaciones en vivo, no podemos dejar de ver esa pasión trágica irlandesa rebosante de espíritu; Sinead siempre incendiaria (nacida bajo el signo del fuego filosófico), en el trance de la música. Una artista que transmuta el sufrimiento en conciencia política, imposiblemente no política, una voz alquímica donde el dolor se convierte en conciencia y liberación, en un puente emocional, de emociones eternas transpersonales y de arquetipos desenterrados.

A continuación 9 enseñanzas a partir de momentos y frases de Sinead O'Connor que pueden servirte, sobre todo si no buscas llevar una vida normal y estás dispuesto a afrontar la pirotecnia existencial (always wild at heart) sin reservas, arriesgándolo todo. Hay cosas que seguramente no aprenderemos de Sinead, como pensar las cosas antes de decir lo que sientes, como no vivir con furia o no hacer las cosas con enojo y tener tacto diplomático. Para esto hay muchos otros ejemplos. Y más que el texto de este artículo --que es un pretexto-- las enseñanzas están en oírla y ver la pasión que imbuye a su música, ese es el tributo y ese es el pacto del conocimiento entre el público y el artista. Aquí esta extracción de filosofía pop, solve et coagula:

1. "No hago nada para causar problemas. Sólo ocurre que lo que hago naturalmente causa problemas. Estoy orgullosa de ser un agitador [troublemaker]". Sinead fue votada tanto la mejor y la peor cantante el mismo año; generando siempre sentimientos encontrados, nadie se mantiene indiferente ante ella. Siempre generando enfrentamientos, moviéndose con naturaleza en la fricción...  La enseñanza: el mundo necesita el caos, la crisis. Que Troya arda. Necesita que alguien mueva las aguas y nos haga cuestionar los valores establecidos. Los artistas no sólo son los vehículos del cosmos, también lo son del caos; no sólo los que crean el nuevo orden sino los que lo destruyen. Dejarse poseer, ser espontáneos, no conformarse; no tener más causa que la naturaleza que fluye es una forma de dar entrada a esta energía del caos.  

2. En esta entrevista en el late night show de Arsenio Hall vemos a la verdadera Sinead O'Connor, fresca, rara, nerviosa, melancólicamente seductora, fiel a sí misma, llena de chispa. Explica por qué renunció a los Grammys en 1991: "La industria musical promueve la idea de que el éxito material traerá la felicidad". Una de las formas en que nuestra cultura promueve esto es a través de "los premios y los shows de concursos que se enfocan en el éxito material y no en la sinceridad". Si Madonna es la "Chica Material", Sinead O'Connor puede considerarse la "Chica Anti-material", o al menos tuvo una larga y profunda etapa donde se dio el lujo de renunciar a la fama para no traicionarse a sí misma. La enseñanza: no hagas las cosas para obtener resultados, para ganar loor y éxito. Hazlas sólo porque sí, porque lo sientes. El tiempo no es dinero, es arte.

3. I Do Not Want What I Haven't Got: El título de su segundo disco dice mucho. La enseñanza: la aceptación es paradójicamente el camino para dejar atrás lo que nos duele y también para potenciar lo que somos. Sinead nunca negó su pasado de abuso y sus problemas familiares; se manifestó contenta con lo que es (aunque no con los abusos y la violencia del mundo). La industria de la música la orilló. Años después Sinead dijo: "He intentado ser una mujer normal. Hay mucha presión para ser una mujer normal desde el minuto que naces, así que era un deber que tenía que intentar. Pero soy anormal. Ya no intento no ser anormal".  Follow your weird. O, también, sigue tu daimon, aunque te lleve a la marginación, al sufrimiento o a la enfermedad: ese es tu único camino.

4. En una ocasión Sinead dijo: "A los hombres les cuesta mucho trabajo expresarse, suelen ser anales, retentivos, muchas veces esto es el problema de las mujeres porque les decimos a nuestros hijos que no lloren porque los niños no deben llorar". Y luego agregó: "De todas maneras dormiría contigo, no me tienes que decir que me amas". La lección: aunque Sinead ha tenido etapas de promiscuidad un tanto escandalosa y eso puede alterar la lectura de sus palabras --con los típicos prejuicios, la lección es simple, los hombres no tiene que crear todo tipo de construcciones sentimentales falsas y fomentar expectativas engañosas para seducir a las mujeres. Lo mejor que pueden hacer es simplemente expresar lo que sienten y conectar en términos más reales y equitativos con las mujeres. Además, decir cosas que no sientes es una bomba de tiempo que fragmenta la psique y te excomunica de tu propio reino.

5. "No creo en la segregación ni en la segmentación, ni en la música ni en el arte; no creo en nacionalismos o en el patriotismo, creo en la raza humana. Sólo creo en el arte", dijo Sinead en la etapa en que estaba inspirada por Bob Marley. La enseñanza: de nuevo una lección sencilla pero siempre poderosa, especialmente para los artistas. No es necesario caer y creer en géneros y defender ideales nacionalistas (esto es algo en lo que coincidía Borges, aunque en el caso de Sinead no significa un distanciamiento político, sino una afirmación de humanismo ecuménico). La conciencia debe de extenderse más allá de ilusorias barreras como las banderas, las fronteras y los países y sus luchas de poder.

6. "Estos son días difíciles. Decir lo que sientes es cavar tu propia tumba", dijo Sinead en los 90. La lección: esto sigue aplicando especialmente en la industria del entretenimiento y en una sociedad un tanto hipócrita. Puede que decir lo que sientes te meta en problemas, pero ¿hay otra forma de vivir, una mejor alternativa? No hay duda que esto le ha costado caro en su carrera, pero es exactamente lo que la hace grande.  

7. En mayo de 2005 declaró a Entertainment Weekly: "Soy 3/4 heterosexual y 1/4 gay. Me inclinó un poco hacia los tipos peludos". La lección: estos comentarios vinieron después de una fallida relación lésbica, pero está bien experimentar, equivocarse a veces. La sexualidad puede ser una cosa fluida, no tienes que ser una sola cosa. Sinead declaró que era lesbiana y luego se contradijo (pero esa contradicción es lo que la hace genuina). El temor a equivocarse es peor que la equivocación en sí misma.

8. Todos conocen su controversial aparición en Saturday Night Live quemando una efigie del Papa, en un momento en el que todavía no estaba bien visto denunciar los abusos sexuales de la Iglesia. No hay duda que el acto fue irrespetuoso y ofensivo, aunque sus motivaciones obedecían a un digno sentido de empatía con las víctimas y de enojo contra las instituciones. Esto es lo que piensa Sinead de la Iglesia Católica:

La Iglesia Católica es un castillo de arena y se ahoga en un mar de amor condicional... la idea de que Cristo necesita un representante es risible y en realidad blasfema... necesitamos rescatar a Dios de las religiones, se han convertido en cortinas de humo que distraen a las personas del hecho de que hay un espíritu santo pero, si estudias los textos, no necesitamos intermediarios para hablar con Él... Nos creímos esto de necesitar intermediarios y eso está bien, no somos malas personas, pero tenemos que despertar. Dios estaba antes que la religión; está ahí a pesar de la religión; estará ahí cuando la religión desaparezca.

La lección aquí, más allá de que creamos o no en Dios, es liberarnos de los dogmas y experimentar la espiritualidad directamente, es decir, que sea experiencia más que creencia. Lo sagrado y lo divino no deben de ser celados o restrictos dentro de un protocolo excluyente.

Miley-Cyrus

9. La más reciente controversia de Sinead fue su escaramuza pública con Miley Cyrus. Sinead le escribió una carta abierta a Miley, cuyo tour reciente llego a niveles de enajenación pornográfica, convirtiendo a la exprincesa de Disney Channel en una especie de encarnación mediática y un tanto vulgar de Babalon. 

Me preocupa que pienses que es "cool" estar desnuda lamiendo martillos en tus videos... Sólo vas a salir lastimada a la larga al permitir que te exploten y de ninguna manera te empodera a ti o a ninguna mujer, ya que mandas un mensaje de que debes de ser valorada más por tu atractivo sexual que por tu evidente talento... [El mundo del espectáculo] ve las cosas así, no te hagas ilusiones. Todos te quieren porque están haciendo dinero de tu juventud y tu belleza... El verdadero empoderamiento como mujer vendría si en el futuro te niegas a dejar que exploten tu cuerpo o tu sexualidad para que hombres hagan dinero de ti.

La lección es muy clara aquí. La Tía Sinead habla con conocimiento de causa, aunque algunos la criticaron por supuestamente querer agenciarse atención mediática. De cualquier forma sus palabras apelan a algo que la mayoría de las mujeres reconoce: que seguir el juego de la objetificación de la sexualidad femenina, más allá de algunos dividendos a corto plazo, sólo sigue perpetuando un entorno psicosocial nocivo, violento y poco propicio para la convivencia sexual evolutiva.