*

X

Esta habilidad de la vigilia podría ser la llave maestra del sueño lúcido

Por: pijamasurf - 01/27/2015

El reality check (una herramienta indispensable para los onironautas) está basado en la capacidad metacognitiva, es decir, en la capacidad de reflexionar sobre el propio pensamiento

 

La tentación de San Antonio (detalle), Leonora Carrington

La tentación de San Antonio (detalle), Leonora Carrington

La metacognición (la capacidad de observar el propio pensamiento a medida que ocurre) podría ser la llave maestra para acceder al mundo del sueño lúcido, según la doctora Elisa Filevich, en un nuevo estudio publicado en The Journal of Neuroscience.

"Nuestros resultados indican que la autorreflexión en la vida diaria es más pronunciada en personas que pueden controlar sus sueños fácilmente", afirmó. Y es que el nivel de control que uno puede tener durante un sueño lúcido es muy similar a la capacidad de la vigilia para observar con claridad los propios pensamientos; irónicamente, la lucidez de vigilia y de sueño está dada por la habilidad de no divagar, es decir, de mantener el ensueño al margen. 

Ponerle pausa a la película, no abandonarse al automatismo cinemático de la realidad. Eso es la metacognición, habilidad indispensable para el sueño lúcido. Esta pausa reflexiva llevada de la realidad al sueño se convierte en el acto de darse cuenta que se esta soñando, reflexionando sobre lo que experimentamos, la lucidez misma. En palabras del bricoleur Erik Davis: analizar el bit rate de la película onírica, la textura a veces pixelada.

En el estudio, los investigadores realizaron un cuestionario a un grupo de voluntarios sobre la frecuencia de sus sueños y sobre cuántos de ellos experimentaban sueños lúcidos. Luego, con un escáner cerebral, se les aplicó una serie de pruebas de metacognición. 

Un ejemplo de metacognición es darte cuenta de que tu mente divaga en algo que debes hacer mañana, provocándote preocupación, así que "sacas" tu mente de esa idea. "Nuestros resultados indican", afirma Filevich, "sistemas neuronales compartidos entre el sueño lúcido y la función metacognitiva, en particular en el dominio del monitoreo de pensamientos".

Parte del entrenamiento futuro sobre sueño lúcido va a tender a desarrollar esta característica, que también puede hacer más placentera y controlable la vida de la vigilia: "Este descubrimiento contribuye a nuestro entendimiento de los mecanismos que permiten una conciencia más elevada en los sueños".

"Yo tomé LSD con Steve Jobs" (VIDEO)

Por: pijamasurf - 01/27/2015

Daniel Kottke, amigo de la universidad de Steve Jobs, narra en una entrevista sus viajes psicodélicos con Jobs

 

Steve Jobs famosamente dijo que el LSD cambió su vida. La persona que vivió más cerca esta etapa formativa de Jobs fue su amigo Daniel Kottke, quien estudiaba con Jobs en el Reed College en Portland y que luego trabajó con él en Apple.

En esta entrevista para CNN, que recientemente parece tener una fijación con la relación entre Silicon Valley y el LSD, Kottke cuenta cándidamente cómo fueron sus experiencias tomando LSD. Al parecer lo que unió a los dos jóvenes fue leer el libro Be Here Now, de Richard Alpert (Ram Dass), quien fuera colega de Tim Leary en Harvard durante los primeros experimentos con psicodélicos en Divinity Lane.

Según Kottke, cuando tomaban ácido no hablaban mucho, entraban a un estado meditativo, era la época en la que querían ser monjes (de ahí el otro gran interés de Jobs: el zen). En esa época fue cuando fueron a la India; Jobs le invitó el viaje, se raparon y viajaron como monjes-wannabe.

Kottke trabajó haciendo pruebas con las computadoras en los inicios en Apple. "Una vez que Apple empezó, Jobs se concentró en hacer que Apple fuera un éxito y ya no necesitaba psicodélicos para eso", dice.

Estas confesiones nos siguen asombrando, puesto que parte de nuestra cultura se resiste a aceptar que muchas de las personas más brillantes del mundo no se comportan de manera normal ni siguen las reglas. Pero es precisamente esto lo que les permite imaginar mundos distintos e inventar cosas nuevas que transforman nuestras vidas (lo cual no significa que tomar LSD es una fórmula para volverte millonario o escribir una obra maestra).