*

X

¿Es la muerte lenta del cáncer la mejor forma de morir?

Por: pijamasurf - 01/07/2015

El médico Richard Smith hace una apología a morir de cáncer como algo mejor a morir súbitamente o de demencia senil. Vale la pena considerar su argumento

o-CANCER-900

La mayoría de las personas, si uno les pregunta cómo les gustaría morir, dirían: “dormido”. Es decir, de muerte súbita. Nadie responde que le gustaría morir de demencia senil y mucho menos de cáncer, esa enfermedad que ha marcado al mundo de modo tan profundo que su interpretación ha sido usada para interpretar la sociedad misma. Pero he aquí una interesante apología del cáncer, por el doctor Richard Smith.

Hay, como he repetido mil veces, cuatro maneras de morir: la muerte súbita; la muerte lenta y larga de la demencia; la subibaja muerte del fallo de órganos, donde es difícil identificar el declive final y los doctores se ven tentados a seguir tratando por demasiado tiempo; y la muerte de cáncer, donde puedes colear por un buen rato pero descender usualmente en cuestión de semanas. El suicidio, asistido o no, es una quinta, pero dejaré eso a un lado por ahora.

Smith continúa diciendo que morir súbitamente sea quizá la menos traumática de las muertes para la persona que muere. Al mismo tiempo, una muerte súbita es casi seguramente la más traumática de todas para los seres queridos:

Puede ser demasiado fuerte para los que te rodean, particularmente si dejas una relación lastimada y sin sanar. Si quieres morir súbitamente, vive cada día como tu último y asegúrate de que todas las relaciones importantes están en buenas condiciones, tus asuntos en orden e instrucciones para tu funeral escritas limpiamente en un cajón a la mano; o quizá mejor en Facebook.

Smith dice que la muerte por demencia sería probablemente la peor, aunque a medida que pasa tu identidad se habrá debilitado tanto que morir “podría ser igual que un suave beso”. El fallo de órganos te pondrá en el hospital a mano de doctores. Smith desconfía de los esfuerzos médicos para prolongar una vida condenada.

Y luego está el cáncer:

Así que la muerte por cáncer es la mejor… Puedes decir adiós, reflexionar sobre tu vida, dejar últimos mensajes, quizá visitar lugares especiales por última vez, escuchar tus piezas de música favoritas, leer poemas queridos y prepararte, de acuerdo a tus creencias, a conocer a tu creador o disfrutar del eterno olvido.

Esta es, lo reconozco, una perspectiva romántica de morir, pero es realizable con amor, morfina y whisky. Pero aléjate de oncólogos sobreambiciosos, y dejemos de gastar billones tratando de curar el cáncer que potencialmente nos dejará morir una muerte mucho más terrorífica.

Te podría interesar:

"Stairway to Heaven": el himno de la iniciación psicodélica tiene forma de loto (VIDEO)

Por: pijamasurf - 01/07/2015

"Stairway to Heaven" apareció por primera vez en Led Zeppelin IV, hace 43 años. Para celebrar, Jimmy Page cuenta de primera mano cómo el tema se desenvuelve y crea su mística atmósfera

Algunas tiendas de guitarras tienen una tradición: está prohibido tocar "Stairway to Heaven" de Led Zeppelin. Si recuerdas Wayne's World de 1992, aparece un signo que lo prohíbe expresamente. ¿Por qué? Existen muchas teorías: primero, porque seguramente quien está probando la guitarra no es Jimmy Page, así que su interpretación no será tan buena; también porque dura 7 u 8 minutos, y se trata de probar la guitarra solamente.

stairway

A pesar de todo, "Stairway to Heaven" es un tema clásico del rock, tanto de las bandas de covers como de las que apenas comienzan, y escucharla de punta a punta es un deleite del que nadie debería privarse de vez en cuándo: su comienzo acústico y sutil crece poco a poco hasta convertirse en una enigmática mezcla de folclor celta y rock eléctrico, terminando con un clímax vocal por parte de Robert Plant que algunos consideran insuperable.

En una reciente entrevista, Jimmy Page ha hablado extensamente del proceso compositivo y conceptual de "Stairway...":

La idea con "Stairway" era tener una pieza que siguiera desdoblándose en más y más capas, en más atmósferas y con suerte en más intensidades --o sutilezas e intensidades-- que componen la yuxtaposición de la composición pudieran de hecho acelerarse a medida que siguieran avanzando a cada nivel. A cada nivel emocional, a cada nivel musical. De modo que sigue abriéndose a medida que continúa, como una suerte de umbral [passage].

El dayjob de Page durante mucho tiempo fue trabajar como músico de estudio. Esta experiencia le enseñó a "no acelerar", es decir, a mantener un ritmo continuo y confiable. Para "Stairway..." la idea fue utilizar ese ritmo perfecto adquirido con los años y forzarlo a acelerarse muy sutilmente, a medida que otros instrumentos van entrando en escena. Esto se aprecia, por ejemplo, cuando entra la batería de Bonham, pero especialmente en el momento de la transición al solo de guitarra, a cuyo concepto Page se refiere como "fanfarria".

DA-DA-DAAA

DA-DA-DAAA

DA-DA-DAAA-DAAA-DA

Page y Plant hicieron la primera versión durante unas vacaciones en Gales, en un lugar llamado Bron-Yr-Aur, que con el tiempo se ha vuelto un sitio de peregrinación obligado para los fans de la banda. La versión del disco se grabó en los estudios Basing Street de Londres y Headley Grange de Hampshire, entre 1970 y 1971.

Zeppelin tocó "Stairway..." por primera vez en vivo en el Ulster Hall de Belfast, el 5 de marzo de 1971, con Page usando la famosa Gibson SG de dos cabezas. Según John Paul Jones, a partir de entonces "Stairway to Heaven" se volvió "la canción más solicitada en la radio estadounidense", y la tocaron en todos los shows a partir de entonces. Tal vez sea por eso que las tiendas de guitarras no te dejan tocarla: es hermosa de principio a fin, pero la hemos escuchado miles de veces...

Taurus sigue clamando venganza.