*

X

¿Es la muerte lenta del cáncer la mejor forma de morir?

Por: pijamasurf - 01/07/2015

El médico Richard Smith hace una apología a morir de cáncer como algo mejor a morir súbitamente o de demencia senil. Vale la pena considerar su argumento

o-CANCER-900

La mayoría de las personas, si uno les pregunta cómo les gustaría morir, dirían: “dormido”. Es decir, de muerte súbita. Nadie responde que le gustaría morir de demencia senil y mucho menos de cáncer, esa enfermedad que ha marcado al mundo de modo tan profundo que su interpretación ha sido usada para interpretar la sociedad misma. Pero he aquí una interesante apología del cáncer, por el doctor Richard Smith.

Hay, como he repetido mil veces, cuatro maneras de morir: la muerte súbita; la muerte lenta y larga de la demencia; la subibaja muerte del fallo de órganos, donde es difícil identificar el declive final y los doctores se ven tentados a seguir tratando por demasiado tiempo; y la muerte de cáncer, donde puedes colear por un buen rato pero descender usualmente en cuestión de semanas. El suicidio, asistido o no, es una quinta, pero dejaré eso a un lado por ahora.

Smith continúa diciendo que morir súbitamente sea quizá la menos traumática de las muertes para la persona que muere. Al mismo tiempo, una muerte súbita es casi seguramente la más traumática de todas para los seres queridos:

Puede ser demasiado fuerte para los que te rodean, particularmente si dejas una relación lastimada y sin sanar. Si quieres morir súbitamente, vive cada día como tu último y asegúrate de que todas las relaciones importantes están en buenas condiciones, tus asuntos en orden e instrucciones para tu funeral escritas limpiamente en un cajón a la mano; o quizá mejor en Facebook.

Smith dice que la muerte por demencia sería probablemente la peor, aunque a medida que pasa tu identidad se habrá debilitado tanto que morir “podría ser igual que un suave beso”. El fallo de órganos te pondrá en el hospital a mano de doctores. Smith desconfía de los esfuerzos médicos para prolongar una vida condenada.

Y luego está el cáncer:

Así que la muerte por cáncer es la mejor… Puedes decir adiós, reflexionar sobre tu vida, dejar últimos mensajes, quizá visitar lugares especiales por última vez, escuchar tus piezas de música favoritas, leer poemas queridos y prepararte, de acuerdo a tus creencias, a conocer a tu creador o disfrutar del eterno olvido.

Esta es, lo reconozco, una perspectiva romántica de morir, pero es realizable con amor, morfina y whisky. Pero aléjate de oncólogos sobreambiciosos, y dejemos de gastar billones tratando de curar el cáncer que potencialmente nos dejará morir una muerte mucho más terrorífica.

Te podría interesar:

¿Sabías qué tus malos hábitos están encogiendo tus testículos?

Por: pijamasurf - 01/07/2015

La atrofia testicular es un mal que afecta a millones de hombres; en la mayoría de los casos, se debe a estas malas prácticas

Screen Shot 2014-11-08 at 1.59.22 PM

Además de ser esencialmente primitiva, la asociación entre el tamaño de los testículos y la virilidad de un hombre también tiene un par de argumentos fisiológicos: es aquí donde se produce la testosterona (lo cual define la musculatura, el vello facial y la potencia sexual). Pero, curiosamente, los testículos de millones de hombres alrededor del mundo se están encogiendo, producto de una condición llamada atrofia testicular.

La razón del encogimiento masivo de estos varoniles ovoides se debe a una serie de malos hábitos en los que incurre una buena porción de la población mundial. A continuación te compartimos una lista de causas, compiladas por el sitio Medical Daily, que podrían estar llevando tus testículos a la liga de descenso.

Falta de sueño: además de las incontables consecuencias negativas que conlleva el dormir poco o mal, se puede incluir la facilitación de atrofia testicular. 

Demasiado alcohol: el exceso en el consumo de alcohol provoca un trastorno en el metabolismo energético de los testículos, lo cual, entre otras afectaciones, deriva en esta condición. 

Aluminio: diversos alimentos contienen este metal, ya sea por los empaques que los contienen o por los utensilios que usas para cocinarlos. Exponer tu organismo al aluminio reduce la producción de espermas y promueve el encogimiento de tus testículos. 

Marihuana: fumar habitualmente ganja es otra causa de los síntomas anteriores. 

Es muy probable que al menos incurras en un par de estos hábitos, lo cual explicaría porqué tus testículos están, aunque no te hayas dado cuenta o no lo quieras aceptar, yendo de bajada.