*

X

2015, el año dual entre México y el Reino Unido (¿pero año dual de qué?)

Por: Alejandro Echeverría - 01/15/2015

El año dual entre ambos países ha comenzado; una visita de Peña Nieto a Londres se enfila para el mes que entra y con ello se esperan más explicaciones a sus colegas europeos sobre la fantasía de un "momento mexicano" en el mundo.

mx-uk-060115-752x300

Como mexicano radicado ya por un rato en Europa y con el comienzo del dual entre México y el Reino Unido, nunca dejo escapar una u otra conversación sobre México porque por estos lares del mundo poco se escucha sobre nuestro país. Aprovecho toda ocasión para tantear las aguas de cómo marchan las cosas cuando me encuentro con compatriotas en tránsito por la capital británica.

Hace unas semanas tuve el placer de tener una charla con un viejo amigo del bachillerato que, tras darle un reporte breve de mis últimos 6 años fuera de México, forcé la plática a la temática mexiquense. En tan sólo unos minutos empezaba él a quedar sorprendido por lo que le contaba de cómo la imagen de México en tan poco tiempo pasó de la moda a la sombra. Le comentaba lo siguiente…

Hace un rato, en una charla en la Escuela de Economía de Londres (LSE), escuché por primera vez el concepto del “Momento mexicano” o “Mexican Moment”, gracias a un funcionario público que llevaba algo relacionado con la campaña presidencial de Enrique Peña Nieto. El término, reflejo de la ambición tanto del nuevo gobierno de Peña Nieto como la de muchos mexicanos, sin importar su afiliación política, no sólo cobró fuerza rápidamente, sino que era el reflejo de la moda y el ruido que México generaba en tierras foráneas.

Se leía sobre las aperturas de los sectores estratégicos, las reformas y el progreso social a nivel nacional. Y cómo no, en Londres sólo la reforma energética daba cabida a foros y eventos donde la fauna de sector público y privado parecía no poder contenerse de la emoción sobre lo que representaba. Y así en otros temas como el de las telecomunicaciones, vivienda, transporte, empleos y demás; Aeromexico lanzaba su primer vuelo directo entre las capitales de ambos países.  

México estaba de moda. En el transcurso de no más de 2 años, la ciudad inglesa quedaba inundada de parafernalia mexicana: restaurantes auténticamente mexicanos, la cerveza Sol sinónimo de “cool” y pintarse la cara de calavera al estilo Posadas era lo más estiloso en las fiestas de Halloween. Por fin las multitudes cosmopolitas hablaban generalmente de manera positiva sobre nuestro país y atrás quedaban los comentarios sobre el crimen, violencia y drogas.

Y así, aprovechando las sinergias que se cimentaban a niveles transatlánticos, en 2013 se decidió lanzar el año dual en 2015, para celebrar los lazos entre ambos países.

“¡Está chingón!”, recuerdo me comentaba una funcionaria del Banco de México mientras visitaba Londres por allí de verano. “Ya vente, están todas las oportunidades en México”.

“¿Nos regresamos?”, nos decíamos una y otra vez los mexicanos que estábamos por acá.

Se acercaba el final del verano y algunos espectros del pasado comenzaban a aparecer mientras otros nuevos surgían.

En menos de 1 año y medio el “Mexican Moment” se topaba con la primera de muchas paredes. El “Mexican Moment” iba muriendo poco a poco y así, la sociedad quedaba atónita ante los eventos y cómo se desvanecía la ilusión…

El año dual entre ambos países ha comenzado; una visita de Peña Nieto a Londres se enfila para el mes que entra y con ello se esperan más explicaciones a sus colegas europeos, explicaciones que han dejado mucho que desear. El 2015 se encamina a ser un año difícil, no sólo en México, sino a nivel mundial. Esperemos como mexicanos poder rescatar ese “momento” este año a pesar de la incertidumbre global y poder, ya sea en Europa, Asia, México u otro lugar, ser reflejo de un país que progresa en toda materia y no sólo en un progreso material para pocos, como ha sido la norma más allá de ilusorios "momentos".

Te podría interesar:

Squirting: ¿la eyaculación femenina es orina o no?

Por: pijamasurf - 01/15/2015

La diferencia química entre los líquidos expulsados durante el orgasmo permite saber que hay orina presente en el squirting --pero también antígeno prostático, y nunca en una concentración demasiado grande

girl_water_squirt_gun_photography

Si bien el orgasmo femenino y la anatomía de los órganos sexuales tiene realmente poquísimo tiempo de haber sido abordado por el saber médico (en realidad, el mapeo del punto G --cuya estructura sigue siendo sujeto de acalorados debates-- data de finales de los 80 del siglo pasado), el fenómeno de la eyaculación femenina o squirting es una novedad para muchos y muchas, además de una categoría borboteante en el porno comercial. Tal es su auge que el gobierno británico ha amenazado con prohibir su distribución en video, al confundir la eyaculación femenina con orina. 

Ahora: el problema está en que podría no ser una confusión.

Para investigar la naturaleza, origen y probable función de la eyaculación femenina, Samuel Salama, ginecólogo del hospital Parly II en Le Chesnay, Francia, reclutó junto a su equipo a un grupo de siete mujeres que reportan producir el equivalente a un vaso de agua en secreción orgásmica. 

Pero incluso clasificar el fenómeno con fines de exploración puede resultar truculento: algunas mujeres expulsan líquido de la uretra durante el clímax; otras reportan cantidades tales de líquido que su profusión podría confundirse a simple vista con la orina, aunque el olor y la consistencia es muy distinta. En un orgasmo poderoso, es posible que una mujer eyacule sin darse cuenta.

Civil rights protestors are attacked with a water cannon.

Salama y sus colegas realizaron estudios a las mujeres que reportaron poder hacer squirting a voluntad a través de ultrasonidos y mapeos de sus glándulas de Skene, estructuras pequeñísimas conectadas con la uretra. Se sabe poco de ellas, pero se cree que son paralelas a la próstata masculina, aunque su forma y tamaño difieren en gran medida entre las mujeres.

A cada una de las siete voluntarias se le pidió una muestra de orina; luego, el ultrasonido confirmó que la vejiga estaba vacía. Acto seguido, la mujer se masturbaba en el laboratorio (a solas o con una pareja), un proceso que podía tomar entre 25 y 60 minutos. 

Un segundo ultrasonido tenía lugar antes de que la mujer llegara al orgasmo (cómo fue posible esto sin restarle inspiración a la mujer, es un misterio de la medicina), luego de lo cual se tomaron muestras del fluido expulsado y se realizó un nuevo escaneo pélvico. A pesar de haber orinado, el segundo escaneo reveló que las vejigas de las mujeres se habían llenado por completo, lo que explica la sensación que tienen muchas mujeres de querer orinar después de tener sexo. Sin embargo, el escaneo final, realizado después del squirting, reveló las vejigas vacías.

Esto fue traducido triunfalmente por algunos sitios web como que, puesto que provenía de la vejiga, el líquido expulsado durante el squirting es orina. Pero es un poco más complicado.

Los análisis que se efectuaron en las muestras de fluido mostraron que, al menos en dos de las mujeres, los químicos presentes eran los mismos en la orina que en los expulsados durante el orgasmo. Otras cinco mujeres presentaron antígeno prostático específico (APS) en las muestras de fluido expulsado, una enzima no detectada en la muestra de orina inicial.

Los hombres producen APS en la eyaculación, y su función es ayudar a nadar a los espermas. En las mujeres, el APS se produce en las glándulas de Skene. 

Barry Komisaruk, médico de la Universidad de Rutgers, opina que "este estudio presenta evidencia convincente de que el squirting en las mujeres es químicamente similar a la orina, y que también contiene pequeñas cantidades de APS, presente en la eyaculación masculina y femenina".

Más que probar convincentemente que la eyaculación femenina es orina, el estudio permite "reconciliar la controversia entre los fluidos que muchas mujeres reportan expulsar durante el orgasmo: evidentemente hay dos tipos diferentes de fluidos", continúa Komisaruk, "con dos fuentes diferentes. Ya sea que alguno tenga un papel fisiológico o no --es decir, que cumplan alguna función adaptativa-- no se sabe".

Geiser_de_Ixtl_n_de_los_Hervores_Jos_Luis_Trejo_

Todas las mujeres son capaces

A pesar de las diferencias de tamaño y forma de las glándulas de Skene, Salama cree que todas las mujeres son fisiológicamente capaces de producir estos orgasmos explosivos "si su pareja sabe lo que hace". La declaración cundirá como pólvora (finalmente, muchas mujeres saben producirse mejor el orgasmo solas que acompañadas), por lo que Salama no abunda en el punto, y se dedica a investigar si los riñones trabajan a más velocidad durante la estimulación, o no, y por qué.

A pesar de demostrar que fisiológicamente todas las mujeres pueden expulsar este líquido (pues se trata de una técnica, no de una condición presente en algunas mujeres y no en otras), irónicamente el estudio permite reforzar la prohibición del porno de squirting en el Reino Unido, a causa de la presencia de orina en el líquido expulsado. 

No deja de ser interesante también el empeño que se pone en analizar desde tantos ángulos un fenómeno fisiológico que, dado que se encuentra presente en la órbita del placer, tiende a mistificarse o a interpretarse como un mito. Una ironía suplementaria es que, para conocer mejor el placer femenino, debamos utilizar nuevas etiquetas y categorías para lo que ocurre dentro de los cuerpos de las mujeres.

El cuerpo, finalmente, es de tal modo fascinante que tal vez nunca terminemos de conocerlo.