*

X

Vagabundos escriben un hecho sobre sí mismos; sus respuestas son inesperadas (VIDEO)

Buena Vida

Por: pijamasurf - 12/04/2014

Una organización para ayudar a los indigentes de Orlando les pidió a varios que escribieran algo relevante sobre su historia en pocas palabras. Esto fue lo que dijeron

b2ap3_thumbnail_Rethink-Homelessness-17-685x414

Basta con un pequeño acto de voluntad para volverlos invisibles. Pero siempre están ahí, contundentes como el hambre y la falta de casa. Los vagabundos son los que llevan la nada a cuestas y la ciudad les pertenece. Pero hay algo fundamental que nos separa de ellos, y eso es que son los espejos del destierro: uno de los últimos espejos donde queremos vernos reflejados porque acaso, dentro de las posibilidades que nos esperan, está la suya. La posibilidad de vivir errando de cara al frío de la banqueta y de ser propietarios de nada más que nuestra propia humanidad. El horror.

De esa separación que marcamos con ellos casi por supervivencia proviene que no conozcamos sus historias. Es verdad que difícilmente sabremos la valiosa información callejera que guardan en su temperatura y su casi mimética adaptación a las calles porque nunca, de no perder nuestra casa, podremos acceder a ella, pero sí hay manera de saber por qué llegaron ahí; y saberlo desintegra ese margen que los vuelve invisibles para nosotros.

La organización Rethink Homelessness les pidió a algunos indigentes que escribieran un hecho acerca de sí mismos que otras personas no podrían adivinar sólo al pasar junto a ellos. Sus respuestas desbaratan muchas de nuestras ideas predefinidas sobre su historia. Nos invitan, precisamente, a repensar la indigencia. 

 

Para activar los subtítulos en español da clic en “subtítulos”, en la esquina inferior derecha. 

Te podría interesar:

"Florida Man": ve aquí el documental que explora la extraña decadencia de los hombres de Florida

Buena Vida

Por: pijamasurf - 12/04/2014

Bizarria y psicodelia redneck en las calles de Florida... un documental que muestra un mundo abyecto transfigurado en una comedia humana

Florida_Man_2309483247

Hombres acabados, borrachos, en busca de peleas en estacionamientos, pululando tiendas de autoservicio, viviendo en el coche, tomando pastillas, acosando mujeres o con daño cerebral. Este parece ser el estereotipo de los hombres del estado de Florida, el bajo fondo de Estados Unidos. En los últimos años se ha creado el meme del "Florida Man", resultado de los reiterados crímenes relacionados con drogas, nudismo o violencia perpetrados por hombres de Florida, tal que si se escucha que alguien fue detenido por fumar crack o tomar sales de baño y pasear desnudo por Walmart o intentar violar a una cabra, se piensa que es un "Florida Man" (más allá de que viva o no en el estado geográfico, Florida es ya un estado (de insania) mental). 

La  subcultura del Florida Man ha llegado a su punto crítico con el nuevo documental de Sean Dunne, Florida Man, en el que público se encuentra con numerosos filósofos de lata de cerveza, retirados y arruinados, con las más estrambóticas teorías, en el Sunshine State. Uno de los personajes de la fauna urbana de Florida dice: "Cuando me mude aquí era un maldito yankee. Aquí subí de nivel a redneck". Dice otro: "Ven a Florida en tu periodo vacacional y regresa en libertad condicional", una alusión al alto índice de personas encarceladas en el estado.

Si el documental por momentos te parece naufragar a la deriva, no te equivocas. El director Sean Dunne tuvo la idea de realizarlo después de tomar hongos mágicos y ver videos de YouTube de "hombres con cámaras de vigilancia". Y el plan de filmación constó simplemente de manejar sin destino por poblados de Florida y parar cuando veían a alguien interesante --las personas interesantes para Dunne son vagabundos, freaks, cabezas-de-pastilla o dipsomaníacos de las calles, los cuales son fáciles de abordar, generalmente desesperados por contar sus historias y romper su aislamiento (especialmente para poder beber una cerveza con alguien). Florida Man es como un viaje eterno al minisúper a comprar alcohol en la noche, con apenas unos centavos en el bolsillo, en el que uno se encuentra con otros borrachos y se va enfrascando en tercas y fascinantes conversaciones que no hacen sentido pero que podrían ser, también, revelaciones cósmicas.