*

X

Terroríficas representaciones vintage de Santa Claus (FOTOS)

Por: pijamasurf - 12/23/2014

Advertencia: estas viejas fotografías podrían cambiar la forma en la que percibes al buen Santa Claus

ui30pyuvt8ezycicrinvi7ztdv9mr5stkqfr9sqixvpwibojej1hfybkrwzba1zh.jpg

La Navidad es una celebración que, al menos con el paso del tiempo, se ha consagrado como una festividad "dualista". Por un lado es una temporada asociada con un período de recato y misticismo, pero a la vez se erige como el pretexto idóneo para el consumismo voraz y la angustiante materialización del deseo. Para muchos es una época obligadamente feliz, emocionante y risueña, mientras que otros la vinculan con los momentos más tristes del año. Y, a juzgar por estas fotografías que documentan viejas representaciones de Santa Claus, uno de los iconos navideños, la naturaleza de este personaje, que generalmente representa la generosidad y la magia, también resulta un tanto dualista: y es que en estas imágenes aparece como una entidad francamente terrorífica, espectral, incluso protagonizando escenas que atormentarían a más de un valiente...

Santa Claus a punto de robar el alma a un pequeño durmiente.

 

Santa Claus poseído junto a una víctima, también poseída.

 

 

 Santa Claus con niño, tras participar en un ritual satánico donde ingirió metanfetaminas. 

Zdzisław Beksinski, o pintar el oscuro rostro de los sueños (FOTOS)

Por: pijamasurf - 12/23/2014

El arte de Beksiński no estaba hecho para ser desmenuzado críticamente, sino experimentado sensorialmente con los ojos del sueño: una realidad ajena que la minuciosidad vuelve tangible

Zdzislaw-Beksinski-theginpalace.com_

¿Qué tipo de obra saldría de un hipotético híbrido entre Leonora Carrington y H. R. Giger? A pesar de que la obra del polaco Zdzisław Beksiński fue desarrollada entre la década de los 60 y 90 del siglo pasado, su pasión milimétrica por el detalle, su enarbolada minuciosidad para retratar la sombra del sueño, en fin, más allá de la técnica, su capacidad para ver el espejo lúcido del "otro lado", lo vuelve cercano al surrealismo de principios de siglo.

Pero Beksiński desconfió toda su vida de los exégetas. Autodidacta y experimental desde joven, en su madurez afirmó: "Deseo pintar como si fotografiara sueños". Su aversión a las etiquetas fue tal que decidió no dar título a la mayoría de su trabajo, para no cooptar el significado.

Zdzislaw-Beksinski-theginpalace.com-21

A pesar de que sus atmósferas están llenas de paisajes yermos, reverberantes de esqueletos tocando trompetas con sus propios dedos, y rostros sin facciones, descarnados y melancólicos, el trasfondo es extrañamente optimista: no es necesario buscar demasiado en los cuadros de Beksiński para encontrar una inesperada fuente de luz, un ave roja, un elemento ordenador que nos hace partícipes de lo observado desde el asombro. Es una forma de humor hermética, como la sonrisa enigmática del loco o del sabio.

Tímido y reservado, se dice que Beksiński ni siquiera asistía a sus propias inauguraciones, a pesar de haber contado con el favor de la crítica y el público desde sus comienzos. Su fin trágico (fue apuñalado por un adolescente en su propio departamento en 2005) no debería ensombrecer una obra que trata sobre las posibilidades de la luz en el fondo de la oscuridad humana: facciones sin rostro, gestos sin carne, lo que vería un sueño si se mirara a sí mismo en el espejo.

Zdzislaw-Beksinski-theginpalace.com-5

Zdzislaw-Beksinski-theginpalace.com-4

Zdzislaw-Beksinski-theginpalace.com-3

080-93tcb

089-sdD67

098-IE0cl

022-IuKo8

005-OkRjS

016-4AVu9

002-fKJxI

012-jxMFq

001-JK0Ii

011-chRDt