*

X

Pilotos de Instagram "ponen en riesgo" a la tripulación para lograr imágenes increíbles (FOTOS)

Por: pijamasurf - 12/15/2014

Las imágenes tomadas desde la cabina de un avión son a la vez extraordinarias e ilegales, según cualquier regulación aeronáutica vigente

landing

Aunque sepamos que es más probable morir de un choque de autos, a mucha gente sigue dándole miedo volar. Durante varias horas vamos viendo las nubes como seguramente sólo las vio Dios antes de la existencia de los aviones, y confiamos ciegamente (no tenemos opción) en que los pilotos y personal de las aerolíneas son profesionales del aire que nos llevarán a buen resguardo de un lugar del mundo hasta otro. ¿Pero qué ocurre en la cabina de control mientras nosotros vemos una película, leemos o rezamos para llegar pronto a nuestro destino?

Una detallada investigación de Quartz ha revelado una inquietante (y hasta cierto punto, inofensiva) realidad de las aerolíneas comerciales, al recabar imágenes tomadas por pilotos y personal de aerolíneas durante el despegue, el vuelo mismo o el aterrizaje de los aviones.

landing4

Por una parte, es cierto que los pilotos tienen una vista privilegiada del cielo: atraviesan "en primera persona" las nubes, la línea de sombra del amanecer y el atardecer, y --como describió un piloto-- se sienten "como dioses" al surcar el viento a 900 km/h, con una responsabilidad enorme sobre la vida de cientos de pasajeros; por otro lado, las leyes de aviación comercial de Estados Unidos, la ONU y la Unión Europea son muy rigurosas en cuanto al uso de smartphones y aparatos electrónicos a bordo de la aeronave.

Si los pasajeros deben poner sus dispositivos en modo de avión, ¿por qué los pilotos se toman selfies y las postean en sus redes sociales?

landing2

A través de hashtags como #pilotlife, #pilotsview, #cockpitview o #igpilotsoftheweek, Quartz encontró cientos de imágenes subidas a Instagram de la vida de pilotos, que además de ser fascinantes desde el punto de vista estético, son evidencia de que las leyes de aeronáutica civil son discrecionales y, hasta cierto punto, pueden poner en riesgo la integridad de la aeronave.

Los pocos pilotos que declararon a la publicación arguyeron las largas horas de aburrimiento e inacción a las que deben someterse, especialmente en vueltos intercontinentales; sin embargo las regulaciones son claras: ningún miembro de la aeronave debe distraerse de sus vitales funciones de monitoreo.

landing3

El asunto no involucra solamente a los pilotos (#pilotlife) sino también a los miembros de la cabina (#crewlife) y a los empleados de los aeropuertos (#ramprat), quienes a menudo también taggean el avión en el que trabajan (#crj700, #b747, etc.)

¿Las aerolíneas deberían penalizar a los pilotos, los comités de aviación civil deberían penalizar a las aerolíneas, o todos deberíamos disfrutar y dar Like a las impactantes imágenes que toman los miembros de la tripulación a más de 3,000m sobre el nivel del mar?

Por qué los días nublados nos hacen pensar más claramente (o por qué la vida siempre dice "sí" y "no" simultáneamente)

Por: pijamasurf - 12/15/2014

El mal clima, de acuerdo con estos estudios, promueve el pensamiento profundo y cuidadoso porque la mente está diseñada para evitar las cosas que la ponen triste

546799_625249047500115_250992656_n

Además de producir dioses más moralizadores y duros, los climas fríos y nublados expanden nuestra capacidad intelectual. Esta teoría del profesor Adam Alter se puede rectificar hasta cierto punto pensando en lugares con climas difíciles (p. ej. Inglaterra, Alemania, Noruega, Islandia) y en los de climas “felices” (África, Malta, Bahamas, etc.). Los primeros tienden a albergar personas más “cerebrales” que los segundos. Y ello funciona de la mano de la melancolía, que también expande nuestra capacidad creativa.  

En su libro Drunk Tank Pink: And Other Unexpected Forces That Shape How We Think, Feel, and Behave, Alter MarkMeyer3proclama que “la luz del sol adormece a la mente del riesgo y el pensamiento cuidadoso”. Luego de esto corrobora su declaración con un estudio conducido por psicólogos sociales en Sidney, Australia.  

Los investigadores encontraron que en lugar de vigorizar la mente, el buen clima cancela nuestra función cognitiva. Se dieron cuenta, por ejemplo, que en días nublados la gente recuerda mejor las listas de “cosas que hacer” que en días soleados. Recuerdan mucho más elementos de lo que lo hacen en un "hermoso día”.

Su teoría es que al disminuir nuestro estado de ánimo, el mal clima nos interioriza y nos invita a pensar más profundamente, más claramente. Alter escribe:

Los humanos están biológicamente predispuestos a esquivar la tristeza, y responden a estados de ánimo tristes buscando oportunidades para reparar el ánimo y protegiéndose vigilantemente de lo que sea que pueda estar causando su tristeza. En contraste, la felicidad manda una señal de que todo está bien, el ambiente no representa una amenaza inminente, y no hay necesidad de pensar profunda y cuidadosamente.  

Esto podría ser una especie de consuelo. Unas cosas por otras. Melancolía con lucidez versus alegría con adormecimiento mental. Pero hay otro detalle: la insuficiencia prolongada de luz natural tiene efectos devastadores en nuestros relojes internos, que juegan un papel crucial en nuestras facultades cognitivas y emocionales. Como acierta María Popova, hay que recordar a Rilke en situaciones paradójicas como esta cuando dijo que: “la vida siempre dice SÍ y NO simultáneamente”.