*

X

Mucho trabajo y poco sueño podrían estarte matando lentamente

Por: pijamasurf - 12/18/2014

Dormir no es opcional: a menos que seas un astronauta o circunnavegues el globo por ti mismx, tu cuerpo necesita más sueño del que (probablemente) le das

33994.original-7166

A pesar de que una persona promedio pasa 1/3 de su vida durmiendo, nuestra sociedad hipertecnológica y supuestamente "inteligente" sigue creyendo que dormir es una actividad que sólo realizas cuando ya no tienes tareas pendientes. Y por "tareas" nos referimos a "trabajo remunerado".

Racionar las horas de sueño como si fueran medicinas o como una simple tarea de la que podemos prescindir, afecta la vida física y psicológica de las personas desde las etapas de educación superior. Basta con entender que el cuerpo humano no puede funcionar como una extensión del aparato organizacional y laboral (es decir, como una prótesis de la máquina capitalista) para pensar en cambiar de hábitos.

La falta de sueño puede provocar accidentes viales, caída de puntos de coeficiente intelectual, pérdida de memoria, envejecimiento prematuro y (aquí tal vez algo que sí tomemos en cuenta) pérdida del deseo sexual. Cuando esta falta de sueño se vuelve crónica puede tener serias consecuencias para el aparato circulatorio, desencadenando problemas de presión sanguínea, fallas cardíacas y diabetes, entre otros:

Hay toneladas de estudios que muestran que la falta de sueño es perjudicial, pero la mejor evidencia que puedes tener para valorar las horas de sueño es perderlas. ¿Qué pasa cuando no duermes bien? Durante el siguiente día, tus reflejos fluctúan entre una alerta absoluta de tu atención (que compensa la debilidad física) y un estado semicomatoso; tu conversación es interrumpida por constantes bostezos; tu concentración divaga; el estómago trabaja horas extra. Las horas perdidas de sueño no se pueden recuperar nunca.

La tendencia de los workahólicos es pensar que pueden compensar la falta de sueño de los días entre semana durante los fines de semana. La lógica se parece un poco a la concepción cristiana del pecado y también al crédito bursátil: diviértete ahora, paga después. Pero el sueño no funciona como un banco.

La Encuesta Estadounidense del Uso del Tiempo examinó la agenda de 125 mil participantes, correlacionando las horas de trabajo con las horas de sueño. Los investigadores encontraron que aquellos que duermen 6 horas o menos durante la semana trabajan 1.5 horas más entre semana, y hasta 2 horas más durante los fines de semana y los días feriados. Los adultos con más de un empleo tuvieron 61% más probabilidades de dormir 6 horas o menos durante su semana. Como dijimos, los estudios sólo reportan lo más obvio. En otras palabras, no dormir es mortal. Aquí todo lo que hacemos mientras no dormimos:

También en Pijama Surf:

 7 maneras de relajarte en la noche (que no involucran alcohol)

Conoce el extraño y delicado mundo del ASMR y déjate llevar por un placer inexplicable (VIDEO)

5 grandes mentiras que la industria internetera nos dijo en 2014

Por: pijamasurf - 12/18/2014

Lejos de su origen utópico hoy internet funciona, en buena medida, a expensas de compañías que sistemáticamente engañan a los usuarios

Screen Shot 2014-12-22 at 6.22.09 PM

Lejos de aquellos momentos en los que, hace años, internet se perfilaba como una plataforma libre y descentralizada, algo así como un valle repleto de flores digitales, hoy la red se ha convertido en una especie de arena movediza en la que permanentemente se corre el riesgo de ser abusado por parte de gobiernos, corporaciones y agencias de investigación marketinguera, entre otros.

En una tendencia que por cierto muchos de los startups y pequeñas compañías parecen estar replicando, las grandes empresas de internet, aquellas que nacieron en contextos de romántico emprendedurismo, intentando cambiar los paradigmas del mercado tradicional, se fueron paulatinamente petrificando en sintonía con las viejas y nefastas prácticas de toda corporación.

Por otro lado, los gobiernos entendieron que la cantidad de información que se generaba y almacenaba en la red, alimentada por la huella de data que vamos dejando cada uno de sus usuarios, hacen de esta plataforma un sitio idílico para practicar el espionaje. Hoy, temas como la privacidad y la libertad de intercambiar información son algunos de los aspectos más preocupantes alrededor de nuestra contemporaneidad digital.

A continuación te presentamos una breve lista, compilada por el sitio The Kernel, con las más flagrantes mentiras que, por parte de la industria internetera, se nos dijeron a los usuarios:

 5) No nos encontramos en una burbuja financiera

A pesar de que reiteradamente niegan esta situación, movidas como la adquisición de WhatsApp por parte de Facebook por casi 22 mil millones de dólares sugieren que las apps sociales están sobrevaluadas por mucho, y que sus modelos de negocio nada tienen que ver con impactar el mundo físico –ingredientes suficientes para indicar que no sólo se trata de un "mercado burbuja", sino que pronto estallará. 

Lie-on-Facebook

4) Las plataformas no experimentan contigo

Cuando circuló por primera vez el rumor de que Facebook realizaba experimentos conductuales y emocionales con sus usuarios para afinar la plataforma de acuerdo a sus objetivos, muchos se escandalizaron y lo negaron rotundamente, incluidos varios "expertos". Sin embargo, fue cuestión de tiempo para confirmar que así lo hacía y que en parte, gracias a ello, ha logrado forjar una ilusión hipereficiente: "es un modelo brillante, que cultiva una adicción vacía, incontrolable e impulsada por dopamina, en donde a fin de cuentas sólo existe una gran plataforma azul de anuncios". Por cierto, también se ha comprobado que otros sitios, por ejemplo TripAdvisor, incurren en experimentos similares. 

3) Internet no discrimina a las minorías

Durante este 2014 las compañías en internet se confirmaron como una industria que no gusta especialmente de las minorías. A pesar de la imagen juvenil, abierta y relajada que proyecta, lo cierto es que la red está ampliamente dominada por hombres blancos, relegando a las mujeres y minorías raciales (y estas cifras lo comprueban).

 2) Tu información está segura en la nube

La filtración de imágenes íntimas de un gran número de celebridades fue una prueba más de que tu información en la nube es plenamente accesible. Y aunque múltiples aplicaciones y sitios, por ejemplo Snapchat, te aseguren que con ellos tu información estará a salvo, generalmente eso está lejos de la verdad.

1) El anonimato

La falsa promesa del anonimato fue, de acuerdo con The Kernel, la más flagrante y nociva mentira que se nos dosificó en este año. Diversos servicios/apps como Whisper, Secret, Yik Yak y AfterSchool se encuentran entre los principales timadores de usuarios, muchos de ellos adolescentes, quienes son monitoreados y cuya data se encuentra hoy en poder de las respectivas compañías.