*

X

La moda te distingue (haciéndote exactamente igual a los demás) (FOTOS)

Por: pijamasurf - 12/30/2014

Creemos que nuestro gusto en el vestir nos distingue y nos hace quienes somos, pero se trata solamente de otra trampa del capitalismo. Más que diferenciarnos, la moda nos vuelve uniformes, y estas imágenes lo comprueban

fc724b666

Hans Eijkelboom es lo que podríamos llamar "un fotógrafo de moda", aunque no en el sentido usual. Se ha dedicado desde 1993 a fotografiar a completos extraños en grandes capitales del mundo, así como en pequeñas ciudades, los cuales tienen en común vestirse igual a los demás. En otras palabras, este fotógrafo lleva 20 años documentando cómo la moda nos uniforma, más que distinguirnos.

CityLab describe a Eijkelboom como "un ojo agudo para lo banal", pues su procedimiento se basa en llegar a una calle muy transitada, acomodar su equipo y elegir un tema, digamos, una bolsa para hombres Louis Vuitton o un "canadian tuxedo" (pantalón y abrigo de mezclilla) y esperar. Como un experto cazador, Eijkelboom encuentra en un par de horas decenas de personas portando exactamente el mismo atuendo, o cargando bolsas de la misma tienda de ropa.

Sus imágenes nos hacen pensar en lo aburridos que somos realmente como consumidores. Más que sorprendernos, nos hace pensar que el mercado establece los signos distintivos de lo que está de moda, pues finalmente la mayoría de la ropa que usamos es manufacturada industrialmente; esto significa que "nuestra" playera favorita, ese vestido que nos queda "único" o nuestros zapatos de la suerte en realidad se producen por millones.

Si crees que tu ropa te distingue, échale un ojo a estas imágenes:

ef655ecd2 d3a5eb49f b345a3362 6ac28e4ae 15d34cea6 91a13ce6f 34095443e

Te podría interesar:
Esta comunidad mundial está integrada por jóvenes lectores que comparten, en vídeos de YouTube, sus experiencias literarias

Screen Shot 2014-12-31 at 12.23.06 AM

Mucho se habla de las mieles de la lectura. Me refiero a los incontables beneficios que este hábito conlleva para quien lo practica, por ejemplo el fortalecer la memoria, cultivar la empatía o desarrollar diferentes habilidades cognitivas. Sin embargo, y a pesar de que nadie parece dudar de que leer es algo benéfico, existen todavía muchas sociedades entre las que la lectura es poco promovida y, curiosamente, aún menos practicada –por ejemplo, según la Encuesta Nacional de Lectura en México no alcanzamos a promediar tres libros por habitante en 1 año–.   

Con la consagración de internet y su galaxia de dispositivos electrónicos, además de la masificación de formatos multimedia, muchos temen que la lectura, en especial el acto de tomar físicamente un libro y sumergirte en él, termine erradicándose. Generalmente internet se presenta como un enemigo frontal de la lectura tradicional, pero si nos detenemos un poco a observar el escenario, entonces emergen posibilidades digitales que terminan por, tal vez paradójicamente, incentivar la lectura tradicional. Y en este sentido el booktubing, una tendencia cada vez más popular, es un perfecto ejemplo. 

Entre las generaciones que somos cada vez más, radicalmente, audiovisuales, promover la lectura por medio de videos parece una fórmula ideal. Booktube es una especie de subcultura digital –ya que posee sus propios códigos–, originada entre usuarios angloparlantes hace unos 6 o 7 años y que desde hace un par de años se ha popularizado también en español.  

Screen Shot 2014-12-31 at 12.27.16 AM

En pocas palabras se trata de una comunidad, o una red de comunidades, integrada por personas que además de disfrutar la lectura, acostumbran compartir sus experiencias lectoras en YouTube –es decir, se autograban en video exponiendo su vivencia literaria–.

Uno de los aspectos más cautivantes del booktubing es la honestidad con la que los usuarios abordan y comparten sus lecturas, y pocos pretenden fungir como críticos o autoridades literarias. En lugar de eso la premisa es transmitir el sabor o sensaciones que un libro te deja, y las reflexiones que su lectura detonó en ti. Otro es que además de combinar los nuevos hábitos digitales con el tradicional acto de disfrutar un libro, el booktubing transforma una experiencia esencialmente solitaria, el leeren una dinámica colectiva, pues no sólo compartes sino que recibes comentarios o recomendaciones, e incluso se generan discusiones alrededor de tu experiencia lectora. 

Ya profundizando un poco en la subcultura booktubera, notamos que existen varios subgéneros de este formato. Por ejemplo, hay reseñas casuales, pero también hallazgos (charlar sobre libros potencialmente desconocidos), tours por tus repisas (recorridos a través de tu biblioteca personal), "novel notions" (discusiones alrededor de un tópico en particular de una novela contemporánea de ficción) o tags (respuestas a preguntas virales).

En inglés hay cientos de canales booktuberos que suben semanalmente videos y que acumulan millones de views al mes. Por ejemplo, encontré Little Book Owl o Booktalk. También, por suerte, ya existen decenas de canales en español, entre ellos Las palabras de Fa (joven mexicana con más de 120 mil suscriptores y al parecer una de las pioneras en habla hispana), El coleccionista de mundos (joven español con casi 100 mil suscriptores) o Abriendo libros (otro mexicano, con más de 60 mil suscriptores). Con un poco de paciencia tal vez encontrarás a tus booktubers favoritos (yo aún no lo logro), aquellos con los que te identificas en cuanto a actitud o preferencias literarias se refiere. 

En todo caso, más allá de las particularidades de cada booktuber, lo fascinante es que cada uno de ellos son francos promotores de la lectura, personajes que montados en esta tendencia o comunidad transmiten, y en muchos casos contagian, una genuina pasión por leer –algo que, lamentablemente, los educadores y autoridades de muchos países no han sabido hacer–. Así que la próxima vez que pienses en internet como el enemigo público número uno de la lectura, recuerda que también existen "hacks" pro literarios en las estepas digitales, o mejor aún, trata de imaginar nuevas herramientas interneteras que incentiven la comunión con la literatura.  

 Twitter del autor: @ParadoxeParadis