*

X

La humanidad combatirá la inminente destrucción por un asteroide con un concierto de rock

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 12/15/2014

Científicos, astronautas y rockstars se unen para pedirle al mundo que se dé cuenta del inminente peligro que representa un impacto de asteroide

Asteroid impact on Earth

Científicos, astronautas y rockstars se han unido para generar conciencia sobre el peligro que significa el impacto de un asteroide. Para combatir esto se planea realizar un concierto y crear un "Día Mundial de la Conciencia del Asteroide" o Asteroid Awareness Day.

Una declaración de intenciones fue firmada por el astrónomo real Lord Rees, el astronauta Ed Lu y Brian May de la banda de rock Queen. La intención es subir a bordo a gobiernos, celebridades, corporaciones y filántropos (¿por qué no pedirle a Elon Musk que desarrolle un rayo que desvíe asteroides? ¿O mejor aún, decirle a Iron Man?).

Se planea que el Día Mundial de la Conciencia del Asteroide (así traducido suena como un nuevo culto, quizás parte de la Iglesia del Meteorito que se ha formado en Rusia) se celebre el 30 de junio de 2015, día que conmemora el impacto de un asteroide en Tunguska, Siberia en 1908, el cual destruyó un bosque de 2,000km2, hecho que inspiró la formidable obra de ciencia ficción Stalker.

Los peligros de que un asteroide destruya la Tierra, o al menos una buena parte, son considerables. En el Sistema Solar existen alrededor de 1 millón de asteroides con un tamaño suficiente para causar daños sustanciales, de los cuales, dicen los distinguidos consignatarios, "sólo conocemos alrededor de 10 mil --el 1%". 

No hay duda de que es un tema importante, que haríamos bien en no postergar. Sin embargo, lo que resulta también preocupante --o quizás simplemente es así y no debemos leer lo que dice de nuestra psique colectiva-- es que todos nuestros problemas globales, como la pobreza, la desigualdad, el cambio climático, etc., quieran ser resueltos con un concierto o con un discurso de Bono en las Naciones Unidas. Se planea que el 30 de junio se celebre un concierto estilo Live-Aid para así hacer que el mensaje sea escuchado.

 

Un enorme silencio se extiende sobre el mar: el desolado sonido de la extinción

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 12/15/2014

El músico y naturalista Bernie Krause lleva 40 años grabando sonidos de la naturaleza, pero tal es la velocidad de la extinción que ahora encuentra cada vez más silencio

422px-Haeckel_Trachomedusae

Cuando el músico y naturalista Bernie Krause sumerge su micrófono en los arrecifes de coral de Fiji escucha crustáceos, anémonas, tiburones, camarones, peces payaso y peces globo. Cada uno tiene su sonido y juntos son una orquesta que toca la música de la vida del mar.

Pero a 1km de allí, donde el mismo arrecife está severamente dañado, sólo puede escuchar el ir y venir de las olas y algunos camarones saltantes. Es, dice, el desolado sonido de la extinción.

La música electrónica de Krause ha sido usada en películas clásicas como Rosemary’s Baby y Apocalypse Now, y ha trabajado regularmente con Bob Dylan, George Harrison y The Byrds. En 40 años ha grabado a más de 15 mil especies y coleccionado 4 mil 500 horas de sonidos de muchos de los lugares más prístinos del planeta.

Dr. Bernie Krause

Pero él, al igual que el marinero Ivan Macfadyen, quien en su último viaje por el mar encontró que “el océano está roto”, estima que algo gravísimo sucede en el mar. “Un gran silencio se expande sobre el mundo natural incluso cuando el sonido del hombre se ha vueld11bab2fc0753cef7b3609be270c5150to ensordecedor”, escribe en su nuevo libro The Great Animal Orchestra:

Poco a poco la vasta orquesta de la vida, el coro del mundo natural, está en proceso de ser acallado. Ha habido un declive masivo en la densidad y diversidad de criaturas vocales clave, tanto grandes como pequeñas. El sentimiento de desolación se extiende más allá del mero silencio.

De primera mano, y como alguien que se ha dedicado tantos años a escuchar las sinfonías animales del planeta, Krause cree que todos esos sonidos que ha grabado serán muy pronto sólo un archivo de algo que no existe más, imposibles de repetir porque los hábitats ya no existen o han estado demasiado comprometidos con el ruido humano. Sus cintas son quizás el único testimonio de la diversidad original del planeta.