*

X

La ciencia revela un sencillo gesto para evitar resfriados esta temporada

Salud

Por: pijamasurf - 12/23/2014

Si sientes que te estás enfermado, no te preocupes; esta es la solución

10-abrazo-blogConsiderando cuán común es la enfermedad en estos tiempos de invierno (y el cambio emocional que conlleva), la ciencia ha realizado otro estudio para descubrir cómo evitarla. Encontraron que los abrazos son una de las grandes medicinas que tenemos a la mano.

Los investigadores de la Carnegie Mellon University observaron que un abrazo cálido varias veces al día parece fortalecer el sistema inmune y reforzar la respuesta del cuerpo a la enfermedad. Para su experimento expusieron a 404 voluntarios sanos al virus de la gripa común y midieron sus niveles a lo largo de la infección resultante. Todos ellos reportaron sus hábitos cotidianos de abrazar a personas queridas durante el experimento.

El resultado fue claro: los abrazos no son sólo apoyo moral o “buenas vibras”, sino tremendos agentes para luchar contra enfermedades. Las interacciones sociales positivas (incluidos los abrazos) dieron un levantón al sistema inmune de los participantes y redujeron los efectos negativos del estrés relacionado con la enfermedad. De acuerdo con el estudio, los abrazos contaron como 1/3 del efecto protector del apoyo social.

Los doctores también encontraron que los abrazos compensan la susceptibilidad aumentada hacia la enfermedad que viene con conflictos interpersonales; demostraron que el poder de un abrazo incluso aligera la tensión social.

Así, los abrazos, por su poder antiestrés, son una buena manera de fortalecer el sistema inmune en estos tiempos, o de hacer más llevadero el periodo de resfriado y ayudarnos a salir de él más rápido. “Aquellos que reciben más abrazos están de alguna manera más protegidos contra infecciones”, concluyó uno de los doctores.  

También en Pijama Surf: ¿Estás congestionado? Ten sexo

Te podría interesar:

Budistas sostienen que monje "momificado" lleva 200 años meditando en estado de iluminación

Salud

Por: pijamasurf - 12/23/2014

"Un practicante realizado pertenece en el reconocimiento de la naturaleza de la mente en el momento de la muerte, despertando en la Luminosidad de la tierra en donde se manifiesta"

Mongolia_monk_3186441eDe acuerdo con el budismo, un ser iluminado es aquel que ha trascendido las limitaciones humanas y escapado de la ilusión de este mundo. Se cree que algunas personas han logrado este estado, gozando de una vida eterna en el “cultivo de la mente”.

Según algunos budistas este  monje momificado lleva 200 años de meditación y aún “no está muerto”. Hallado en el distrito Songino Khairkhan, en Mongolia, el monje, cuidadosamente sentado en posición de loto, está a un paso de transformarse en un Buda de la vida real.  

Gankhüügiin Pürevbat, fundador del Instituto Mongol de las Artes Budistas en la Universidad Budista de Ulan Bator, explica que “el lama está sentado en una posición de loto llamada vajra, donde la mano derecha está abierta y la izquierda simboliza la predicación de un Sutra. […] Este es un signo de que el lama no está muerto, pero en una meditación muy profunda de acuerdo con la antigua tradición de los lamas budistas”. De hecho, se insiste que este es un estado espiritual muy raro y especial, al cual se conoce en el Libro tibetano de la vida y la muerte como tukdam:

Un practicante realizado pertenece en el reconocimiento de la naturaleza de la mente en el momento de la muerte, despertando en la Luminosidad de la tierra en donde se manifiesta. Él o ella puede quedarse en este estado numerosos días. Algunos practicantes y maestros mueren mientras están sentados durante varios días. Algunos practicantes y maestros mueren mientras están sentados en posición de meditación, y otros en ‘la posición del león dormido’. Además de su perfecto equilibrio, donde existen otras señales que muestran su estado en la Luminosidad de la tierra: aún hay cierto color y brillo en su rostro, su nariz ya no se hunde hacia adentro, la piel permanece suave y flexible, el cuerpo no experimenta rigidez, sus ojos se mantienen con un brillo de compasión y suavidad, y todavía hay cierta calidez en el corazón. Se debe tener mucho cuidado de que el cuerpo del maestro no entre en contacto con otro, y que el silencio se mantenga hasta que él o ella salgan de este estado de meditación. 

Aunque se desconoce todavía la identidad de este ser en estado de gracia (¿o es sólo una momia bien conservada?), se cree que su cuerpo debió morir en el siglo XIX. Con este tipo de casos se ponen en oposición las limitantes de la mente racional y la fantasía religiosa.