*

X
¿Es la vida sólo un complejo proceso de intercambio de información entre cosas muertas? ¿Dónde se encuentra esa chispa, esa zona que distingue a la vida de la muerte? ¿Y, si no existe ese diferenciador entre la vida y la muerte, entonces podemos argumentar que no hay tal cosa como la muerte?

En este provocador video realizado por Kurzgesagt-In a Nutshell vemos desdoblarse un persuasivo argumento: no hay una frontera contundente entre la vida y la muerte, lo cual nos hace (meta)cuestionarnos la misma cuestión de qué es la vida y qué es la muerte y si en realidad son preguntas importantes. El video suscribe una visión completamente materialista --y no por ello poco poética: la poesía de la ciencia que se reconoce parte de la evolución y de la vastedad del universo-- en la que la información reemplaza la metafísica del espíritu o de la chispa vital. Es paradójico que se use una animación para aparentemente demostrar que no existe en la biología un principio animista, todo es simplemente complejidad emergente del arreglo de partes materiales. 

El video sostiene que  todas las cosas "vivas" están hechas de células, pero las células son fundamentalmente nanorobots basados en proteínas que se autorregulan y hacen copias de sí mismas. Pero nada en las células está vivo per se, no hay un punto específico donde se ignite la vida, "todo está formado por materia muerta que sigue las leyes del universo", por lo que surge la pregunta: ¿es la vida sólo el agregado de estas reacciones entre elementos?

Algunos argumentos para esta tesis:

Si se extrae el ADN de su célula protectora, no puede hacer nada solo (la vida sólo existe como una red entre distintos componentes materiales).

Los virus, que son solamente material genético que existe sin células, ¿están vivos o muertos? Estos genes sin cáscara pueden, en algunos casos, invadir células muertas y reavivarlas.

Las mitocondrias fueron bacterias libres que formaron una relación con otras células que las incorporaron "endosimbióticamente" y mantienen su propia información genética, pero "como individuos están muertos", cambiaron su "vida" por la sobrevivencia de su ADN, lo cual significa que la vida puede evolucionar hacia la muerte siempre y cuando sea benéfico para su propia información genética --así que, tal vez, la vida sea sólo información y los procesos de intercambio de información entre cosas "muertas". 

"¿Si todo en el universo está hecho de las mismas cosas, esto significa que todo en el universo está muerto o todo en el universo está vivo?". O es entonces irrelevante contestar y diferenciar esto, cuando todo es parte de un mismo proceso de intercambio de información. "Nunca moriremos porque nunca vivimos, somos mucho más parte del universo de lo que pensamos". 

Básicamente el video señala que no existe un elemento metafísico en las cosas vivas y que éstas están gobernadas por los mismos principios universales que las cosas muertas. Lo "vivo" es simplemente una compleja relación de cosas "muertas". Ahora bien, el hecho de que no hayamos ubicado el fantasma en la máquina, el espíritu en el fondo la materia, no necesariamente significa que no existe (es posible que el ánima no esté en ninguna parte en específico, porque está en todas). La visión materialista es convincente en su propio terreno, pero al final es sólo una perspectiva, una forma de ver el universo. Una visión en la que la materia misma --y no sólo la vida-- es una expresión más densa o más sutil del espíritu o de la conciencia, también es coherente y convincente en su propia formulación (quizás con el matiz de lógica recursiva de que nosotros somos el fantasma que busca cazar al fantasma). ¿Necesitan oponerse siempre estas visiones del mundo, o existe un principio que las reconcilie? 

Twitter del autor: @alepholo

Te podría interesar:
Es posible que, en un futuro cercano, los espejos se vuelvan obsoletos

Cybertecture-Mirror-590x472

Si uno lo piensa un poco, es muy posible que en el futuro vivamos sin espejos. Suena extraño, sobre todo tomando en cuenta el descarado narcisismo que revelan las “selfies”, pero precisamente por ello, la posibilidad es viable.

Las mujeres (y también los hombres) usan espejitos compactos para checar su maquillaje y cabello. Pero ya también están utilizando las cámaras de los teléfonos que apuntan al frente para revisar ese tipo de cosas (para quitarse comida de los dientes, etc.). Como apunta Gizmodo, ¿cuánto falta para que esas cámaras sean lo suficientemente buenas como para que podamos usarlas mientras aplicamos el maquillaje? Sólo es cuestión de perfeccionar el mínimo desfase de realidad aumentada que existe hoy, y ya están trabajando en ello. De hecho, cuando el espejo sea una pantalla conectada a una cámara, se abrirá un mundo de posibilidades.

Imagina que mientras te maquillas o peinas un estilista profesional te va diciendo cómo hacerlo, o que tu espejo te pruebe ropa sin que tengas que ponértela físicamente. O bien, que las cámaras del futuro nos mostraran nuestra imagen como realmente nos ve el mundo, es decir, sin invertirla.

ocvuipgthl7gdgrisospLos espejos de los automóviles también van volviéndose obsoletos poco a poco. Ahora una pantalla en el tablero nos avisa si podemos cambiar de carril o estacionarnos, y no tiene un punto ciego como los espejos retrovisores y laterales. Quizá los únicos espejos que sobrevivan al avance digital sean los que componen microscopios, telescopios, proyectores o láseres, pero ninguno para que el humano se refleje invertido y mercuriano como lo ha hecho por al menos 6 mil años.