*

X

En mitad del invierno encontré en mí un verano invencible: un conmovedor texto de Camus adaptado gráficamente

Por: pijamasurf - 12/26/2014

El mejor existencialismo de Camus: un llamado a defender la vida y la justicia en medio de las adversidades del mundo
tree

Fotograma de The Tree of Life (Terrence Malick, 2011)

L'Été, El verano, es uno de los libros más personales de Albert Camus. En cierto sentido todos lo son, en todos los escritores, pero no menos cierto es que la habilidad literaria consiste frecuentemente en convertir los hechos y acontecimientos de la vida en una materia un tanto más perdurable. Proust, por ejemplo, cambió los nombres de las personas que conoció, fundió a dos o tres en un solo personaje, disimuló y glosó, todo con el propósito de encontrar en la memoria la posibilidad de recuperar el tiempo perdido. El verano es personal en ese sentido: un libro en que la esencia vital de Camus está ahí pero de forma evidente, palpable, emotiva, como si explorara sus fibras más íntimas y, al mismo tiempo, las expusiera para sus lectores (o para sí mismo, en calidad de primer lector), sin artificio literario de por medio.

A medio camino entre diario de viaje, memorias y ensayo, El verano (1954) lleva al lector por Argelia, Grecia y Francia en una travesía guiada por ciertos mitos fundacionales de la cultura occidental europea ―el Minotaturo, Prometeo, Helena― y la metáfora del verano como una época ambigua y de transición, una temporada en que el Sol impera pero que también, por eso mismo, es el recordatorio de un segundo momento del año dominado por las condiciones adversas.

A ese libro pertenece uno de los fragmentos más conocidos de Camus, unas cuantas líneas en que el escritor elabora un conmovedor e incluso desesperado discurso a favor de la justicia y la vida, y la búsqueda incansable de estas a pesar de las circunstancias con que nos enfrente el mundo. Estas son sus palabras.

Pero para impedir que la justicia, hermoso fruto naranja que no contiene más que una pulpa amarga y seca, se agoste, volvía a descubrir en Tipasa que había que guardar intactas dentro de uno mismo una frescura, una fuente de alegría; amar el día que escapa a la injusticia y volver al combate con esa luz conquistada. Volvía a encontrar allí la antigua belleza, un cielo joven, y ponderaba mi suerte, comprendiendo por fin que en los peores años de nuestra locura el recuerdo de este cielo no me había abandonado nunca. Era él quien, para concluir, me había impedido perder la esperanza. Yo había sabido siempre que las ruinas de Tipasa eran más jóvenes que nuestras obras en construcción o nuestros escombros. El mundo empezaba allí cada día con una luz siempre nueva. ¡Oh, luz!, ese es el grito de todos los personajes enfrentados, en el drama antiguo, a su destino. Ese último recurso era también el nuestro y ahora yo lo sabía. En mitad del invierno aprendía por fin que había en mí un verano invencible.

Mais pour empêcher que la justice se racornisse, beau fruit orange qui ne contient qu'une pulpe amère et sèche, je redécouvrais à Tipasa qu'il fallait garder intactes en soi une fraîcheur, une source de joie, aimer le jour qui échappe à l'injustice, et retourner au combat avec cette lumière conquise. Je retrouvais ici l'ancienne beauté, un ciel jeune, et je mesurais ma chance, comprenant enfin que dans les pires années de notre folie le souvenir de ce ciel ne m'avait jamais quitté. C'était lui qui pour finir m'avait empêché de désespérer. J'avais toujours su que les ruines de Tipasa étaient plus jeunes que nos chantiers ou nos décombres. Le monde y recommençait tous les jours dans une lumière toujours neuve. Ô lumière ! c'est le cri de tous les personnages placés, dans le drame antique, devant leur destin. Ce recours dernier était aussi le nôtre et je le savais maintenant. Au milieu de l'hiver, j'apprenais enfin qu'il y avait en moi un été invincible.

Este pasaje ha circulado profusamente en onternet, entre otras, bajo esta forma gráfica en donde la desolación del invierno aparece bajo el aspecto de la ruptura amorosa.

1

2

3

 

4

verano

Esta adaptación gráfica se publicó originalmente en inglés en el sitio Zen Pencils, y la traducción poco después en el sitio en español elguindilla. De esta combinación, que no es del todo nueva, también hemos compartido un discurso breve de Alan Watts y un perturbador poema de Charles Bukowski.

Por otro lado, sobre el texto y sobre Camus ofrecemos una digitalización en francés de L’Été y un post de nuestra Biblioteca Pijama Surf en donde se encuentran varias obras del escritor.

Te podría interesar:

El diccionario manuscrito de Nick Cave (FOTOS)

Por: pijamasurf - 12/26/2014

El diccionario del gran Cave, escrito a mano en 1985, nos dice un poco sobre sus letras absolutamente singulares

El terrible Nick Cave de principios de los Bad Seeds, erótico, misterioso y románticamente apocalíptico, llevaba consigo siempre una libreta de bolsillo en la que anotaba, en orden alfabético, todas las palabras que no conocía y le parecían interesantes. Algunas páginas contienen pensamientos que cobran sentido entre su nuevo vocabulario; otras simplemente aluden al significado de cada una. Una sección de las letras A y M se exhibió en The Western Australian Museum hace un par de años, en la que se incluyen palabras como Autochtony, Auto-eroticism, Autogamy, Micturition, Machination y Motet.

Al parecer resultó una excelente dinámica para el desarrollo de sus novelas y por supuesto, de algunas de las letras de sus canciones; por ejemplo, las primeras líneas de "No Pussy Blues", del primer álbum de Grinderman de 2007, se pueden ver escritas en uno de los pedazos de papel: "I can’t help but drink, stading up here in all this applause and gazing down".

Las letras de Nick Cave son absolutamente singulares. Conforman un híbrido de erotismo violento, muerte visceral (asesinatos, enfermedades, de lo más realista) y oscuridad saboreada con un tanto de amor y melancolía, a veces expresada en nítidos versos y rimas que nos recuerdan a Lou Reed, Tom Waits o Leonard Cohen. Los salmos y la prosa brutal del Antiguo Testamento fueron su principal inspiración (gracias a la educación religiosa que recibió desde pequeño), pero el enfant terrible, que compartía banda con el misántropo Rowland S. Howard en The Birthday Party, en realidad quedó enterrado hace mucho tiempo. Las capas de madurez intelectual ahora lo sitúan, sin duda alguna, entre los mejores crooners posmodernos de la composición clásica.

Te dejamos el video en vivo de una de sus canciones más lucidas en cuanto a vocabulario refiere: We Call Upon The Author” (probablemente consultó su diccionario para escribirla).