*

X

El clima extremo convirtió esta montaña en un impresionante espacio escultórico

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 12/26/2014

Un espectáculo de seres oníricos, petrificados, fue documentado en una gélida montaña de Eslovenia

MarkoKorosec1

Esto es lo que sucede cuando un lugar está sometido a la nieve, el viento y el hielo por un largo período, sin que nadie intervenga con el escenario. El tiempo se congela en formas caprichosas o muchas veces sugestivas de algo más, algo como alas de pájaros, olas furiosas, caballos desbocados.

El fotógrafo Marko Korošec capturó el arrobador espacio escultórico del clima en un punto muy alto del Monte Javornic, en Eslovenia, que lleva 10 años formándose sin que nadie lo vea. Los altísimos vientos congelaron niebla, árboles, rocas y una torre. Korošec dice que algunas de las esculturas horizontales miden más de 2 metros.

La razón por la que la mayoría nunca hemos visto un espectáculo como este es que para que se formen las esculturas y se congele el viento el lugar tiene que estar a una altitud difícil de alcanzar para un humano promedio. Pero por fortuna, tenemos las fotografías.

MarkoKorosec6

MarkoKorosec5

MarkoKorosec4

MarkoKorosec2

MarkoKorosec3

Te podría interesar:

El océano está lleno de polvo estelar: estas son las criaturas más diminutas que hay (FOTOS)

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 12/26/2014

Estas criaturas, casi invisibles para el ojo, llenan el océano de nebulosas y estrellas

m4x5qouno7kdgxe7wkhc

Hay una razón adivinable por la cual los científicos se enamoran tanto de las cosas diminutas: todas se parecen al cosmos. Así los copos de nieve, el polen, los granos de arena (en los que William Blake vio el infinito alguna vez).

Hace poco la National Oceanic and Atmospheric Administration nos mostró unas fotos en que aparecen las criaturas marinas más pequeñas que viven en nuestros mares y océanos. Más pequeñas que el plancton, más diminutas que las diatomeas, parecen fotografías del Hubble de nébulas y estrellas.

css4esifyidkbdiumkxf

Además, el tener que acercarse a ellas a través de los microscopios más poderosos sólo les añade maravilla. El científico detrás del lente está realmente descubriendo un mundo entero de criaturas tan extrañas, pero a la vez tan familiares, que no es sorprendente que le generen una infatuación inmediata. Sin estas miniaturas invisibles para el ojo, simplemente no habría vida en los océanos. 

vtcbrfoxv954t9ujbhqn

ak5yfbgbaduohksma6qi

p7caeqfyz6t5ccrqyfxb

tva7wojdpx4dhzw5mmlj

wi5qnnjc6sgybtq9zqvr