*

X

¿Cuáles son los países más y menos corruptos del mundo?

Por: pijamasurf - 12/11/2014

Chile y Uruguay son, por mucho, los países menos corruptos de América Latina, de acuerdo al Corruption Perceptions Index de Transparencia Internacional

 Screen Shot 2014-12-11 at 1.32.52 PM

Ceder a favor de tu beneficio personal, a costa de un perjuicio colectivo. Así podríamos definir a grandes rasgos el acto de la corrupción entre funcionarios públicos, lo cual, si además tomamos en cuenta que su propósito original es el de servir a la sociedad (razón por la que cobran un sueldo que proviene del pago de impuestos o del usufructo de la riqueza nacional), entonces implica la perversión de la razón de existir de dichas autoridades. 

La institucionalización de este acto, es decir el imprimir este halo degenerativo en el funcionamiento cotidiano de una administración pública, ha probado ser uno de los mayores males que enfrentan ciudades, estados y naciones alrededor del mundo. Además de implicarle costos incalculables a las arcas públicas de decenas de países, la instauración de la corrupción como modus operandi conlleva otras nefastas consecuencias, por ejemplo, favorece la impunidad o promueve la injusticia, y aunque es una pauta marcada por el propio sistema, esta termina permeando la dinámica social y absorbiendo a la ciudadanía (la cual se vuelve copartícipe de este fenómeno).

Como cada año, la organización Transparencia Internacional publica su Índice de Percepción sobre Corrupción, un listado que incluye a 175 países. Entre los múltiples efectos que acarrea la corrupción en estas naciones no sólo se encuentra el saqueo de recursos públicos en detrimento de los sectores más necesitados de la sociedad (algo que repercute en carencias educativas o de salud pública, entre otros rubros), sino que se "vulneran el desarrollo económico y de justicia, además de destruir la confianza pública en el gobierno y las autoridades". Es decir, más allá de las consecuencias tangibles que acarrea el instaurar la corrupción como parte de la administración de un país, esta práctica termina por enturbiar la atmósfera de manera significativa generando, así, costos a mediano plazo que son particularmente complicados de revertir.

En cuanto al Índice, el cual está basado en la opinión de expertos alrededor del mundo, mide los niveles de percepción en torno a la corrupción del sector público. Sobre los resultados y el valor jerárquico, Transparencia Internacional advierte:

Una baja calificación es generalmente una señal de soborno recurrente, falta de castigo contra los actos de corrupción e instituciones públicas que no responden a las necesidades de sus ciudadanos.  

Los 10 países con menor corrupción son:

10. Canadá

9. Luxemburgo

8. Holanda

7. Singapur 

6. Suiza

5. Noruega

4. Suecia

3. Finlandia

2. Nueva Zelanda

1. Dinamarca

Mientras que en el ocaso de la honestidad y la transparencia se ubican:

174. Somalia

173. Corea del Norte

172. Sudán

171. Afganistán

170. Sudán del Sur

169. Irak

168. Turkmenistán 

167. Uzbekistán 

166. Libia

En cuanto a Latinoamérica, los dos países mejor ubicados son Chile y Uruguay, compartiendo la posición 21, mientras que España aparece en el 37 y México, empatado con Bolivia, en el lugar 103.

Consulta aquí el Índice completo.

Te podría interesar:

El caso de la mujer que alucinaba dragones en rostros humanos

Por: pijamasurf - 12/11/2014

Sin señal alguna de daño fisiológico, esta mujer era incapaz de conservar un trabajo, pues veía todos los rostros a su alrededor como los de feroces dragones

Chinese-dragon-in-a-dragon-dance

En julio de 2011, una mujer de 52 años llegó a la clínica del neurólogo Oliver Sacks. ¿La razón? Durante una buena parte de su vida, la mujer había visto los rostros de la gente cambiar a rostros parecidos a dragones.

Estos emisarios del cielo que aparecen virtualmente en todas las culturas del mundo se le presentaban a la paciente "negros, muy largos, con orejas puntiagudas y un hocico prominente, y mostrando una piel reptiloide y enormes ojos brillantes [color] amarillo, verde, azul o rojo".

Las alucinaciones --pues como tal fueron tratadas-- no se producían solamente cuando la mujer miraba rostros reales, sino que parecían venir de cualquier lugar y en cualquier momento: de las paredes, de los contactos eléctricos, incluso de la pantalla de la computadora, inclusive en ausencia de pareidolia (o patrones que recordaran rostros). Según Sacks, la mujer también los veía en la oscuridad.

La mujer que veía dragones fue sometida a exámenes neurológicos, de sangre y electroencefalográficos. El scan MRI mostró unas pequeñas anormalidades blancas, aunque en realidad no pudieron establecer en ellas la fuente de ninguna anomalía. El curioso diagnóstico es prosopometamorphosia, un rarísimo tipo de alucinación que fue controlada, en el caso de esta paciente, con dosis de rivastigmina, un medicamento contra la demencia.

Antes de la medicación, la mujer no podía ni siquiera conservar un trabajo, pues sus relaciones sociales se limitaban a dragones. Luego del tratamiento, la mujer ha permanecido en su trabajo durante 3 años. Sin embargo, trasladando este raro caso al diván psicoanalítico, ¿no se preguntará la mujer si los dragones saben que ellos mismos son alucinaciones? Si la palabra del otro es tomada al pie de la letra, entonces la medicación consiguió que la mujer lograra alucinar rostros humanos ahí donde, en realidad, hay dragones.