*

X

Bots podrían ayudarte a catalizar el poder de sanación de la escritura

Salud

Por: pijamasurf - 12/07/2014

Escribir sobre ti mismo es una práctica que se ha revelado como altamente benéfica, y ahora puedes utilizar a un bot amigo para facilitar el proceso de llevar un diario

floral-pattern-piano-typewriter-vintage-writing-machine-Favim.com-79331

En los últimos años varios estudios han documentado los muchos beneficios para la salud física y emocional que puede brindar la escritura, especialmente la escritura introspectiva. A esto se suma un ya largo historial del uso de la escritura en la psicoterapia (desde la escritura automática y asociativa hasta la escritura como vía para expresar lo que de otra forma un paciente no puede comunicar a sí mismo o a seres cercanos). Este gran potencial, sin embargo, no es tan fácil de emplear como podría parecer, ya que para muchas personas la disciplina de escribir resulta de difícil de aplicar.

"Escribir diarios tiene muchos beneficios", dice Albert Lee, el creador de Emojiary, "pero es un problema de alta fricción, ya que para muchas personas colocarlas ante una página en blanco las deja sin saber cómo empezar".  El estrés de la página en blanco como reflejo de la psique exteriorizada puede paralizar a algunos, ciertamente, y por ello Emojiary ofrece una forma muy sencilla para superar este escollo. Con esta app cada día recibes un texto de un bot, el cual te pregunta qué estás haciendo y cómo te sientes, motivando a que le describas tus sensaciones del día con un emoji. El bot recibe tu emoji y, a veces, busca que te extiendas un poco más utilizando el texto. La idea es que externes tus sentimientos más viscerales al bot --el cual tiene la particular característica de no juzgar lo que le dices. Y sientes el alivio.

emoji

Emojiary busca de esta forma ayudarte, casi sin que te des cuenta, a que lleves un diario. El diario a su vez se convierte en un soporte al cual puedes regresar y analizar tus pensamientos para cobrar mayor "autoconciencia", o simplemente un mecanismo de ventilación de la psique.

El poder de sanación de la escritura ha sido investigado recientemente por Qian Lu, de la Universidad de Houston. En su estudio, pacientes con cáncer obtuvieron mejoras en diferentes métricas de salud después de realizar ejercicios de escritura expresiva. El pionero en el campo es James Pennebaker, quien realizó estudios en los 80, los cuales mostraron que sesiones de tan sólo 20 minutos de escribir sobre un evento estresante tienen beneficios en la salud física.

Para los que buscan ir más profundo, el psicólogo arquetipal James Hillman desentrañó en su libro Healing Fiction el poder de la escritura y de la narrativa de catalizar la imaginación para detonar procesos de sanación.

Las razones por las que la escritura puede ayudarnos a sanar son diversas. Entre ellas se cree que el escribir es una forma de desapegarse del problema, de verlo desde fuera y de crear un espacio para respirar sin el cauce obsesivo que suele acompañar a una patología. Por otro lado escribir es una forma de depurar el significado de las cosas y el encontrar significado en la vida es uno de los motores más poderosos de la salud, como claramente descubrió Viktor Frankl en los campos de concentración durante la Segunda Guerra Mundial.

Si lo tuyo es el bienestar a través del uso de bots, puedes también utilizar el software de Headspace para facilitar la meditación.

La monogamia será emblema del pasado en unos cuantos años, según expertos

Salud

Por: pijamasurf - 12/07/2014

¿Eres de los que sobrevalora la fidelidad? Tal vez necesites relajarte y saber que los mamíferos somos promiscuos por naturaleza

 

cisnes monogamia

Hasta hoy, no se tiene evidencia biológica para afirmar que los seres humanos somos monógamos por naturaleza. De hecho, todo lo contrario. La antropología se ha encargado de revelarnos las raíces promiscuas del hombre en la era Paleolítica, cuando aún era nómada y el sentido de “pertenencia” no figuraba en sus tribus. El concepto de infidelidad comenzó a tener sentido tras la llegada de la agricultura, que marcó de manera definitiva los asentamientos grupales y la propiedad privada. De esta manera la estructura de la sociedad entonces, y hasta nuestros tiempos, se ha apoyado en las relaciones humanas monógamas. Sin embargo, un gran número de científicos y futurólogos hoy apuntan a que las relaciones sexuales y amorosas con estricta fidelidad no forman parte de nuestra esfera biológica e incluso tampoco nos hacen más felices.    

La monogamia ha sido un neologismo surreal y sobrevalorado en la sociedad humana. Se calcula que sólo entre 3 y 5% de los mamíferos mantienen relaciones sexuales de esta índole por periodos largos aunque no del todo eternos. Estudios recientes en Melbourne comprobaron la traición de muchas de estas especies, como es el caso del cisne, símbolo de máxima lealtad de pareja: ahora se sabe que la hembra escapa de su maridaje en busca de nuevas parejas sexuales.

Pero el valor que por tantos años le hemos dado al concepto de infidelidad está cambiando de manera exponencial. Helen Fisher, investigadora de la Universidad Rutgers afirma que la idea del matrimonio ha cambiado más rápido en los últimos 100 años en comparación a los previos 10 mil años de la evolución del ser humano, y podría cambiar aún más en los próximos 20 años. Algunas parejas hoy en día aceptan los encuentros sexuales ocasionales de su pareja e incluso afirman que resultan liberadores para la tensión de la relación. También se da con más frecuencia el poliamor (a veces tolerado inconscientemente) y los matrimonios en grupo. La futuróloga Sandy Burchsted aludió a sus puntos de vista en la conferencia de la Word Future Society donde comentó que, en un futuro cercano, la mayoría de la gente se casará al menos cuatro veces y mantendrá relaciones extramatrimoniales con poca censura pública.

Muchas personas aún creen que la monogamia es la clave de la felicidad eterna, sin embargo, los estudios dicen lo contrario. Las relaciones polígamas han revelado mayor nivel de satisfacción que las monógamas, así como reducción en los niveles de estrés, paranoia y celos.

Adquirir parejas androides para ejercer nuestro espíritu natural de promiscuidad está también entre una de las predicciones de los antropólogos. Tomando en cuenta la tecnología exótica de nuestros tiempos y la cantidad de invenciones al servicio de nuestra sexualidad (juguetes, lubricantes, Viagra, porno), llevar relaciones polígamas con robots será cuestión de unos cuantos años. El autor del libro Love and Sex With Robots, David Levy, nos dice: "A medida que los robots se vuelvan más sofisticados, un gran número de seres humanos aventureros entrarán en relaciones íntimas con estos robots inteligentes". Tal vez esta modalidad nos haga dejar por completo la monogamia en el pasado y disfrutar de nuestra sexualidad hasta donde el cuerpo humano sea capaz: bienvenidos al futuro.